¡La Gramática no es antipática!

Desde luego la sintaxis no es una profesión, al menos no por sí misma y tampoco aparece en el Trivial, con lo que no pueden lucirse ante sus amistades, así que el reto consistía en hacer atractivo algo que, a primera vista, no lo es.

Arte

Habíamos comenzado explicando en clase los términos más usuales como los sintagmas, su estructura, los diferentes tipos de complementos, etc, por lo que los alumnos manejaban los conceptos teóricos pero les faltaba el aprendizaje práctico.

Así que un día, aparecí en la clase cargada de cartulinas de colores, rotuladores, pinturas con purpurina, pintura de dedos, tijeras y pegamento. Les propuse hacer una serie de murales de los diferentes elementos de la oración en donde tenían que explicar al resto de sus compañeros de instituto esos elementos de manera que cualquiera que estuviera en los pasillos viendo sus murales entendiera cada uno de los ejemplos que ellos mismos tenían que inventarse. Y, ¡manos a la obra!, en mis clases estaban trabajando en silencio y, sobre todo, muy interesados en el trabajo que tenían entre manos.

Conforme iban terminando sus murales me los iban enseñando para que se los corrigiera y estaban todos muy bien, incluso los ejemplos que se habían inventado correspondían perfectamente con el tipo de función sintáctica que les había tocado.
Pero fuimos más allá y aprovechando los esquemas que habíamos realizado en clase me propusieron hacer unas camisetas con el lema: «la gramática no es antipática», y así lo hicimos.

Los alumnos diseñaron unas camisetas lingüísticas en las que enumeran las diferentes partes de la oración y los distintos complementos que pueden aparecer. Una iniciativa simpática y, sobre todo, una manera diferente de aprender y disfrutar de la Lengua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *