«Lo que realmente queremos es formar mentes críticas»

–De todas las novedades que hay para este curso, ¿qué es lo que más le apasiona?
–La modernización de nuestro sistema educativo y la mejora de los resultados de los centros escolares. Esas dos lineas de trabajo me apasionan. También me apasiona el Plan de Lectura y Biblioteca, el Plan de Acompañamiento Escolar… Creo que son buenos planes y pueden dar buenos resultados en la mejora de los rendimientos de los alumnos. El plan de acompañamiento, por ejemplo, al ser clases por la tarde y estar tutorizadas por profesores del centro se potencia la relación entre profesor, tutor y alumno. No se da la disfunción entre las clases regladas y el apoyo particular. Es, además, un compromiso grande del profesorado porque tienen que ir por las tardes y hacerles un seguimiento.

–Supongo que ésta es una de las preguntas que más veces habrá respondido estos días, pero, ¿es éste el ‘curso de la calidad’?
–La mejora de la calidad no es un objetivo de un solo curso. Es una carrera de fondo.

–¿Qué es la ‘calidad’ del sistema educativo?
–Hasta ahora hemos aumentado los derechos de los alumnos de manera que en las aulas tenemos desde los cero a los 16 años. Tenerlos a todos ha sido un paso muy grande. Ahora, la segunda prioridad es la calidad: mejorar las relaciones entre el centro y la familia, reducir los índices de absentismo, integrar a la población inmigrante sin que se resientan los resultados escolares, diversificar la enseñanza, mejorar el gusto por la lectura. Lo que realmente queremos es formar mentes críticas. Y no me puedo olvidar de la competencia matemática y científica. Por eso hemos puesto la asignatura de Ciencias del Mundo Contemporáneo para los alumnos de bachillerato,   para que aprendan los dilemas científicos del mundo moderno.

–Estas mentes críticas, con capacidad lectora, apasionados por la educación… Además tienen que hablar en inglés, francés… ¿Apostamos por los idiomas?
–Es una de las apuestas más fuertes: el aprendizaje de las lenguas. Es una apuesta fuerte con respuesta positiva. Las familias demandan que sus hijos estén en centros bilingües. Sin olvidar a los 700 profesores que se están formando o actualizando en competencias lingüísticas a través de las escuelas oficiales de idiomas y cursos en el extranjero. Los alumnos tienen los campamentos de inversión lingüística, intercambios con el extranjero, las escuelas oficiales de idiomas.

–Sí, las nuevas técnicas son muy importantes, pero las viejas son imprescindibles. Este año, además, libros gratis para todos, ¿no?
–Efectivamente: libros gratis para bachillerato, obligatorias y ciclos formativos… Este año entraba en el programa de gratuidad segundo y cuarto de Eso. Y ahora se ha aprobado la gratuidad para la enseñanza post obligatoria.

Las enseñanzas obligatorias también tendrán libros gratis y 400 alumnos se benefician de las nuevas rutas de transporte.

–Me he encontrado con niños que hablan del mal estado de los libros de texto que les llegan con los cheques. No es mala oportunidad para enseñar que un libro tiene más vida después de nosotros. Porque, tradicionalmente, el libro de clase no ha sido muy bien tratado…
–No, nos habíamos acostumbrado a escribir, a hacer las actividades en el propio libro… Esto significa que los alumnos tienen que aprender a cuidarlos, a valorarlos, no es un objeto que se usa y se tira. Los colegios e institutos está enseñando a cuidar bien el material. Detrás de todo esto hay una enseñanza aún más importante: compartir.

–Y este año ir a clase es más fácil, ¿no?
–(Ríe) Sí, sí. Casi 4.00 alumnos se benefician de las nuevas rutas de transporte que hemos abierto este curso. Además de zonas como Guadix, el Temple o la Alpujarra, que son fundamentalmente los alumnos que tienen necesidad de desplazarse hasta los centro educativos próximos.También 800 becas de transporte individual, para los que viven alejados de estas rutas nuevas. Así que, transporte y libros gratis.

–El año pasado terminamos con una reducción importante del absentismo escolar en la Zona Norte de Granada. Me consta que este año sigue siendo una lucha vocacional, ¿cómo se va a afrontar?
–La Zona Norte dio muy buenos resultados el año pasado. En dos cursos escolares el absentismo pasó de un 12,5% a un 7,5%. De cualquier manera, hay un plan contra el absentismo que tiene dos niveles de intervención que implica la coordinación del centro, del tutor, de las familias y de algún intermediario –como un educador social–. Si no funciona ese primer nivel de intervención, se pasa al segundo, en el que intervienen los servicios sociales del entorno. En líneas generales se está consiguiendo un éxito bastante notable. Incidimos en la Zona Norte y otros puntos de la provincia, como Iznalloz y Pinos Puente, entre otros. Por niveles, hemos mejorado mucho en Primaria. En Secundaria queda mucho por mejorar. Allí es de otro tipo, afecta a chavales que no quieren estar en la escuela. Y ya tienen 14, 15 años y no desean acabar ningún tipo de estudios. Tenemos que mejorar y trabajar con estos centros de Secundaria. Ellos están obligados a grabar en el Séneca –un programa informático– los datos de ausencias, con lo que es más fácil saber qué centros y qué alumnos necesitan ayuda. También hay comisiones locales de seguimiento de absentismo, donde están presentes los Ayuntamientos, que son piezas fundamentales. Los Consistorios tienen subvenciones para combatirlo, a través de residencias especiales para temporeros o comedores escolares para los hijos mientras los padres trabajan en alguna campaña agrícola.

–En los primeros días de clase hubo quejas de sustituciones no cubiertas, ¿está ya todo controlado?
–Todo controlado. Hay 14.007 profesores en enseñanza pública y privada, 10.921 de la pública. Los profesorados están en sus centros y se están cubriendo las sustituciones y las vacantes sobrevenidas (plazas de profesores que, en la colocación de efectivos, renuncian a esa plaza).

–Para terminar, como profesora, al final de curso hay que calificar. ¿A qué le gustaría poner un sobresaliente en junio?
–Me gustaría ponerle un sobresaliente al buen funcionamiento de los centros escolares, a los equipos directivos, al profesorado y me gustaría al alumnado porque también ha cumplido con su parte, y me gustaría ponerle el sobresaliente a las familias porque se han interesado por la educación de sus hijos…. Me quedan más sobresalientes, ¿sigo?

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *