José Gijón y Estrella Fages: “Con pequeños cambios se pueden hacer grandes reformas”

 – ¿Por qué lo ha editado esta Fundación?

– (Contesta José Gijón). Nosotros colaboramos habitualmente con la Fundación Ecoem ya que soy asesor para temas educativos y vocal del patronato. Así que me encuentro muy a gusto con ellos. También porque hay una libertad total a la hora de escribir, tanto en el estilo como en los contenidos, y esto es muy importante.

– ¿Quiénes son los principales destinatarios?

– Nos dirigimos al profesorado de cualquier nivel educativo, fuera de la enseñanza superior. Aunque nuestro principal objetivo es el que trabaja en la educación Infantil, Primaria y Secundaria, también puede ser interesante para asesores de formación, inspectores, o investigadores educativos.

– ¿Qué pretenden aportar? ¿Cómo se estructura su contenido?

– Queremos facilitar un modelo de trabajo en la práctica para desarrollar proyectos educativos en un marco cada vez más frecuente, como el multicultural. Para ello, primero establecemos un marco general y luego descendemos hasta lo más práctico.De alguna forma, también pretendemos hacer ver que se pueden abordar pequeños proyectos, que no todo tiene que ser grande o involucrar a un gran número de personas. Deseamos que a través de este libro encuentren ellos también un “ratón de Troya” con el que poder desarrollar sus competencias profesionales.

-¿Qué le ha supuesto ilustrar un libro de estas características?

– (Estrella). En realidad no me ha supuesto ninguna dificultad, en todo caso ha sido, en cierta manera, un descanso porque no estaba condicionada por ningún requisito de tipo pedagógico o imposición de “lo políticamente correcto”. Dado el carácter positivo y motivador del libro he querido que los “dibus” provocaran una sonrisa al educador.Este libro es motivador y yo lo resumiría en la frase, con pequeños cambios se pueden hacer grandes reformas. 

– ¿Qué destacaría del mismo?

– Su estilo que es sencillo, casi coloquial y aunque yo estoy muy implicada en las investigaciones de mi marido, la verdad es que me resultó muy ameno de leer ya que tiene esa chispita de sentido del humor, muy granadino, con grandes dosis de autocrítica. Es por ese motivo que quise hacer mi aportación gráfica con el mismo espíritu positivo. No pretendía aligerar la lectura, no es necesario y no era esa la intención cuando me pidió que colaborara con él, sino que apostillara y reforzara la actitud que debe tener el educador actual ante los retos que supone la nueva sociedad española. Así que ha sido una satisfacción para mi cada “dibu”, poderme dirigir al lector adulto, poderles transmitir guiños, que lo hago también desde los libros de texto.

– ¿En qué situación se encuentra el Pacto Educativo propuesto por la Fundación Ecoem?

– La disparidad de criterios que tiene las distintas comunidades autónomas a la hora de abordar estos temas hace necesario consensuar por parte de los agentes políticos y sociales, con carácter nacional, un modelo educativo duradero y que responda con los recursos y la formación del profesorado necesaria, a los retos educativos, como el de la llegada de extranjeros que han de ser escolarizados. Desde la fundación Ecoem se ha elaborado un documento de bases para un pacto educativo  (www.fundacion-ecoem.com) en el que se tocan algunos aspectos relacionados con la cohesión territorial del sistema educativo español, la financiación y la formación del profesorado.

Mejor integración que segregación

– ¿Qué opinión os merece la propuesta de “Espacios de Bienvenida Educativa” que se está desarrollando en Cataluña para el alumnado extranjero?

– Desde el punto de vista educativo, creemos que la integración del alumnado extranjero es más positiva que la segregación, que suele dar lugar a la creación de guetos. Podríamos pensar que es un tema económico, porque los recursos necesarios son mucho mayores para que la integración funcione, pues requiere un aumento sobre todo de dotación de personal y, por supuesto, de una escolarización equilibrada, para que no se concentren los alumnos en centros determinados. Esto implica un esfuerzo económico considerable. En Andalucía ha habido en la última década un aumento importante de las partidas presupuestarias para atender al alumnado extranjero y pensamos que ha sido, aún así, insuficiente. En definitiva, se aprovechan mejor los recursos si agrupamos a los alumnos, aunque creo que el efecto integrador y, sobre todo, las expectativas de éxito escolar, son menores. La denominación de Espacios de Bienvenida Educativa la vemos un poso cursi, aunque reconocemos la dificultad de dar con nombres adecuados para las cosas y que gusten a todos. Opinamos que este nombre pegaría más en un modelo de integración bien dotado de recursos. 

 

 

Ficha de la publicación

Título: Cómo elaborar Proyectos Educativos en Entornos Multiculturales

Dirigido a: Profesorado no universitario, asesores, inspectores e investigadores.

Autores: José Gijón Puerta y Estrella Fagés.

Nº de páginas: 144

Precio: 10 euros.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *