Observaciones

Un alumno levantó la mano y dijo: “¿Puedo hacer una observación?” El profesor, animado por el sorprendente interés del chaval, le dijo, por supuesto, adelante. Acto seguido, el joven se levantó, cologó su mano como visera sobre los ojos y oteó las cuatro esquinas de la clase. Y terminó: “Muchas gracias, profe”.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *