Un ejemplo de implicación y compromiso con la educación

«Está previsto que alumnos de 6º de Primaria tengan un contacto previo con el Instituto, y que antes de incorporarse hagan algún tipo de actividad, por ejemplo, prácticas en el laboratorio. Además, nos gusta que los padres también puedan participar en alguna actividad de tarde», analiza. Pretende conseguir una toma de contacto con el centro en el  que esos alumnos iniciarán sus estudios, «se pretende que el paso de Primaria a Secundaria no sea traumático.

El IES Albalonga recibe el 50% de alumnos del Colegio Julio Rodríguez. Tienen hermanos, amigos y mantienen vínculos entre ellos. En el mes de mayo, una vez finalizado el proceso de escolarización, se hace una reunión con personal de los dos centros –incluidos orientadores– y se hace un trasvase de información de todos los niños que van a ir al IES para que la integración sea más rápida.

Con el tiempo, la colaboración es rutinaria. Por ejemplo, han cambiado el nombre del programa ‘Escuela , espacio de paz’, por el de ‘Armilla, espacio de paz’, porque intervienen los cuatro colegios del municipio y los dos institutos y, así mismo, hacen intervenir a otras instituciones u ONG, como al Ayuntamiento, a la Cruz Roja…
El programa de Acompañamiento también lo llevan de manera conjunta y coordinada. Tienen mentores, no monitores, porque son profesores. Y se llaman a sí porque lo hacen a través de una empresa a la que le dicen lo que quieren hacer y cómo llevarlo a cabo. Están pensando realizar actividades deportivas por la tarde para facilitar la integración del alumnado.

Como los dos centros tienen un 10% de inmigrantes, esperan que le concedan el Programa de Apoyo Lingüístico y el de Cultura Materna. El primero consiste en alumnos que tienen poco conocimiento de la lengua española, para  que no se convierta en un obstáculo y el segundo está destinado a que no se desarraiguen, hacen participar  a padres, relatándoles cuentos, transmitiéndoles su cultura.

El curso pasado realizaron una semana multicultural con talleres de cuenta cuentos, cine intercultural, o juegos del mundo organizados por Cruz Roja – en el que los alumnos pudieron conocer a qué juegan los niños y niñas de otros países–. Hubo también carteles, talleres de escritura –los niños escribían sus nombres en distintos idiomas–, músicas del mundo y gastronomía.

El Colegio Julio Rodríguez participa en los siguientes programas: ‘Escuela, espacio de Paz’, ‘Deporte en la Escuela’, ‘Coeducación’, ‘Plan de Apertura’, ‘Plan de Acompañamiento’, ‘Aprendo a sonreir’ (programa buco dental), y el Instituto Albalonga es centro de Calidad, bilingüe, TIC, Lectura y Biblioteca y  Forma joven que informa y ayuda al adolescente. El compromiso de calidad de ambos centros es sobresaliente.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *