Chica, J. Fernánez y Mª J. Sánchez: “El dominio y la práctica de la escucha supondría la tercera gran revolución de la Humanidad”

 – ¿Qué es la escucha activa y la respuesta empática?

– La escucha activa consiste en  centrarse en el otro para intentar comprender su propio mundo de referencia con la mayor aproximación posible, incluso a pesar de las palabras. La Respuesta Empática es devolverle esta comprensión, para así lograr la Empatía,   necesaria para hacer significativas las relaciones humanas. Ambas  han  de ir unidas, como las caras de una moneda. Suponen tanto actitud como habilidades  que hay que lograr, por lo que la dimensión técnica cobra una importancia inusitada.En la práctica de ambas habilidades hay que tener en cuenta de manera muy especial el papel de las emociones y los sentimientos,  para que se dé una auténtica compresión.

– ¿Qué aporta el dominio y la práctica de la E.A. y la R.E.?

– Sin lugar a dudas, mejora extraordinariamente la comunicación, permite –en su caso- establecer una sólida relación de ayuda y transforma muy positivamente las relaciones interpersonales. Ghandi decía “La tres cuartas partes de las miserias y malentendidos que se dan en el Mundo terminarían si las personas se pusieran en el pellejo de sus adversarios y entendieran su punto de vista”.

¿Cual es su fundamentación teórica?

– Sólo en las últimas décadas se ha abordado su estudio desde una perspectiva seria y científica. En los últimos cuarenta años se ha estudiado más que en todos los siglos precedentes. La fundamentación  teórica más relevante arranca de la escuela psicológica humanista, especialmente de los estudios de Maslow y , sobre todo,  Carl Rogers con su ‘terapia centrada en el cliente’; posteriormente Robert Carkhuff, discípulo del anterior, profundiza el tema, dentro de la corriente paliativista.

– ¿Cuál es la dimensión preventiva de la Escucha Activa  y la Respuesta Empática respecto a los conflictos?

Nadie desea su propio malestar, que es lo que suele llevarle  al conflicto. Cuando la persona  en dificultad se siente realmente comprendida, escuchada, tienden a desactivarse en ella los mecanismos de defensa, las tensiones emocionales  que impiden una percepción más clara y objetiva de los acontecimientos. Se da paso de esta manera al establecimiento de un clima de confianza, de respecto, que ayuda extraordinariamente a la superación de las dificultades. 

– ¿Cómo contribuye el E.A.R.E. a la convivencia?

– Cuando una madre acude al Centro, y de manera acusadora pide explicaciones sobre prácticas poco menos que xenófobas contra su hijo, y entre sollozos acaba reconociendo sus problemas de adaptación social y cultural, que hacen peligrar la estabilidad de la unidad familiar… Cuando una adolescente agresiva y boicoteadora de las clases, comienza a entender la inseguridad en la que vive inmersa debido a  circunstancias socio-familiares precisas… y así, casos y casos que afectan a todos los ámbitos de la Comunidad educativa. Entonces se entiende que la Escucha Activa y  la Respuesta Empática es mucho más que un conjunto de actitudes y técnicas para hacer más significativas las relaciones interpersonales, se revelan como un poderoso instrumento de potenciación de una convivencia gratificante y armónica. Estamos convencidos de que tras el descubrimiento del fuego, y la utilización de la rueda, el dominio y práctica de la Escucha supondría la tercera gran revolución de la Humanidad.
 

La escucha es la “cenicienta” de las destrezas de comunicación.

Por regla general la comunicación en la  actividad profesional se distribuye así: Escribir 9%, Leer 16%, Hablar 30% Escuchar 45%. Existe, por tanto, una proporción inversa entre la importancia que tienen las diversas técnicas de comunicación en la vida de las personas y el tiempo que se dedica a su aprendizaje. Mientras que al aprendizaje de la Escritura  y de la Lectura se les dedica mucho tiempo, al Lenguaje hablado y, sobre todo, a la Escucha no se le reserva espacio en el proceso educativo, siendo ésta última la destreza más empleada en la vida profesional y ordinaria, llegando a ocupar en  algunos estudios el 63% del tiempo total de comunicación.

Bibliografía básica:

BERMEJO, José Carlos (1998) Apuntes de relación de ayuda
BERMEJO, José Carlos y  RIBOT, Pere (2007) La  Relación de ayuda en el ámbito educativo
(Sal Terrae, Santander)
ROGERS, Carl. Psicoterapia centrada en el cliente
 ………………………………………….

Otras intervenciones de los integrantes de este Grupo de Trabajo son:

– Impartir un módulo de Escucha Activa y Respuesta Empática en tres cursos de formación sobre Convivencia Escolar organizados por el CEP de Granada.
– Integrar la Escucha Activa y Respuesta Empática en los programas de Escuelas de Padres de los I.E.S. Alba Longa, Pedro Soto de Rojas y Los Neveros  de Armilla, Granada y Huétor Vega respectivamente.
– La asociación de orientadores de secundaria de Granada incluyó en  el programa de la primera jornada de formación técnico-profesional de orientadores, junio de 2004, una ponencia con el título: Escucha Activa y Respuesta Empática, que quedó recogida en el número uno de la revista Orión de la citada asociación.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *