Un amante de la lectura

Para Ignacio dedicar unas cuantas horas a pasar -comprendiendo- las hojas de un libro es una alegría. Así, comenta que cuando le mandan en clase que se lean algún libro, al contrario que para otros compañeros que puede ser casi un suplicio, para él ha sido siempre un regalo. «No suelo tener faltas de ortografía y si tengo alguna la corrijo rápidamente y eso es por lo mucho que leo», explica este alumno de segundo de bachillerato de Ciencias Sociales que el próximo año cursará primero de Derecho.

Ignacio reserva todos los días un rato para la lectura. Dice que cuando tiene que estudiar no todo lo que le gustaría, pero todas las noches antes de acostarse le dedica un rato al libro que tenga en ese momento entre manos. Ahora «estoy leyendo la segunda parte de ‘Los Pilares de la Tierra’». Es ‘Un mundo sin fin’ de Ken Follet.

Esta pasión por la lectura le viene a Ignacio desde pequeño. Al preguntarle con qué libro se inicio en este viaje, reconoce que no lo recuerda bien, no obstante, el hábito de leer no se le ha olvidado. Tanto es así que si en algún momento no tiene en casa ningún título nuevo se vuelve a leer alguna de las obras que le haya gustado más. Como los buenos lectores Ignacio siempre busca sumergirse en la historia que le gusta y lo hace en varias ocasiones.

Lee libros de todos los géneros, pero este futuro estudiante de Derecho reconoce que los que más le gustan son los policiacos y los históricos. Al decirle que se piense cuál es su libro favorito lo tiene un poco más complicado. Como cualquier buen lector. No obstante, al final da un título: ‘La Catedral del Mar’, pero no como favorito sino como el que más le ha gustado. Por eso, este joven motrileño se ha leído ya tres veces este libro escrito por Ildefonso Falcones. Eso sí, especifica que no ha sido el único, hay algunos otros títulos que se ha leído varias veces.

Ignacio confiesa que en verano en una semana se puede leer entre tres y cuatro libros. Por eso, al preguntarle que si cuando tiene dinero lo gasta antes en ropa que en libro contesta rápidamente: «En libros, sin duda». Especifica también que un libro como ‘La Catedral del Mar’ -no hay duda de que le gustó porque a la hora de hablar para hacer el reportaje lo menciona varias veces- lo termina en tres o cuatro días.

Entre libro y libro Ignacio también tiene tiempo para los videojuegos. «Hay que hacer de todo». Por eso, cuando está con los amigos dedica tiempo a las nuevas tecnologías y deja claro que se puede hacer de todo. En verano es cuando más lee y en esta estación del año será quizás cuando se decida algún día a ser él quien escriba algún libro. «Algún día cuando tenga algo que contar lo contaré», dice. Desde luego es uno de los sueños de este joven a quien le gustan mucho las letras. Eso sí, puntualiza que las Matemáticas o la Economía también le gustan.

Ignacio es un buen estudiante que todos los días dedica dos o tres horas al estudio. Va a clases particulares de Inglés y Matemáticas y todo sin dejar de lado su gran afición: La lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *