Un árbol por y para la mujer

La Escuela de Arte de Huéscar se fundó en 1947, el proyecto de coeducar en valores se puso en marcha hace seis años. Algunas de las imágenes de las mujeres mayores que se pueden ver en este árbol son las de las jóvenes de entonces. Las recuerdan a ellas y a muchas otras. «Para honrar a todas las mujeres cuyo sufrimiento la mayoría de las veces no remunerado ha hecho posible que muchos de nosotros estemos aquí hoy, hemos levantado este singular árbol de Navidad con imágenes de algunas de esas mujeres que lucharon dentro de la opresión de una sociedad represora y conservadora para que sus hijos y nietos pudiesen tener una vida mucho mejor que la suya», justifican en el proyecto y comenta el director de la Escuela de Arte del Altiplano, Pablo Morales Ortega.

Además de esta valiosa información, el árbol está adornado con un método de proyección del siglo XIX, antecesor directo del cinematógrafo y, por tanto, del cine actual, como es el Zootropo, que consiste en un cilindro movible de metal con ranuras verticales. A través de ellas se miraban los dibujos que estaban montados dentro del cilindro. Los dibujos eran de un mismo cuerpo u objeto y estaban elaborados en posiciones consecutivas, al hacer girar el cilindro con suficiente rapidez se daba la sensación de estar en movimiento. Hay que verlo.

Así en el proyecto recuerdan que: «Esto es posible gracias a la teoría de la Persistencia de la Visión del médico inglés Peter Mark Roger, que explicaba que el ojo es capaz de mantener imágenes en la retina durante una fracción de segundo tras dejar de mirarlas: Una parte esencial del funcionamiento del ojo humano es la persistencia de la imagen en la retina. La luz se fija en la retina durante una fracción de segundo, motivo por el cual diferentes imágenes estáticas contempladas a gran velocidad crean la sensación ilusoria de movimiento. En eso se basa el funcionamiento del cine, donde la proyección de veinticuatro fotogramas por segundo nos hacen ver las imágenes en movimiento».

La Escuela ha realizado, además, otras actividades encaminadas a favorecer este proyecto de Educación en Valores No Sexistas mediante la realización por parte del alumnado de tarjetas navideñas. Así, explican desde el centro educativo del Altiplano que se ha hecho potenciando una revisión absolutamente igualitaria de elementos tradicionales navideños, enlazándolos con el pasado real de «nuestra comarca y de esas mujeres a las que les cerraron las puertas de su casa cual Angustias, Magdalena, Amelia, Martirio y Adela bajo el yugo de la matriarca Bernarda Alba».

Durante estos días este árbol lo podrán ver los vecinos de este pueblo del Altiplano y los niños de otros centros educativos también irán a la Escuela de Arte de Huéscar a verlo. También tienen un concurso de christmas.

Además de villancicos y comprobar ‘in situ’ la originalidad del árbol, alumnos y alumnas y paisanos y paisanas de Huéscar podrán repasar las dificultades de la mujer a lo largo de los siglos. Cómo fue su inclusión en el sistema educativo, su papel en las casas… Cada Navidad, desde hace un lustro, los estudiantes de la Escuela de Arte de Huéscar sorprende con un bonito regalo en forma de árbol.

En este centro educativo se imparten las clases de ciclo formativo de grado medio y superior de ebanista artístico y forja artístico y también el de cerámica artística y proyecto y dirección de obra de decoración (interiorismo), en este caso de grado superior. También se oferta el bachillerato artístico. Al centro acuden estudiantes de toda la comarca y también algún alumno y alumna extranjera acuden atraídos por la enseñanza y la zona.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *