Más fruta en las escuelas

Durante este primer año, la acción se desarrollará en 900 centros de Andalucía, que imparten Educación Primaria y estará dirigido a escolares entre 6 y 11 años de edad. Estos centros se seleccionarán de entre los que participan o han participado en los programas educativos que la Consejería de Educación impulsa, en colaboración con otras instituciones de la Junta de Andalucía, y cuyo objetivo sea fomentar una dieta sana y equilibrada. 

En esta línea, hay que recordar que el Libro Blanco de la Comisión  ‘Estrategia europea sobre problemas de salud relacionados con la alimentación, el sobrepeso y la obesidad’, en el que se defiende la importancia del consumo de fruta y verdura como parte de una dieta sana, destaca la necesidad de una actuación coherente a este respecto en toda la Comunidad y llama la atención sobre el papel que puede desempeñar la Política Agrícola Común en la configuración de la dieta europea y en la lucha contra la obesidad y el sobrepeso. En él se afirma que «un plan de consumo de frutas en las escuelas […] sería un gran paso en la buena dirección».  

En este contexto, el artículo 152, apartado 1, del Tratado dispone que «al definirse y ejecutarse todas las políticas y acciones de la Unión se garantizará un alto nivel de protección de la salud humana». 

En este contexto, la Comisión propone crear un plan de consumo de fruta en las escuelas, en virtud del Reglamento (CE) Nº 288 / 2009 de la Comisión de 07 de abril de 2009, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) nº 1234/2007 del Consejo en lo relativo a la concesión de una ayuda comunitaria para la distribución de frutas y hortalizas, frutas y hortalizas transformadas y productos del plátano en los centros escolares, en el marco de un Plan de Consumo de Fruta en las Escuelas.

El programa consta de varias fases de desarrollo. La primera es la adhesión de los centros al programa. Los centros a los que se dirige el programa, recibirán un escrito de las Consejerías implicadas, informando e invitando a participar en el proyecto. Posteriormente los centros confirmarán la participación en el periodo de tiempo establecido. La segunda se centra en la información. Se desarrollará un Plan de Información específico para todos los agentes que intervienen en el proceso desde los propios distribuidores, hasta profesorado , familias y escolares.

En esta fase se pretende informar al profesorado con el objetivo de integrar estas nuevas actividades en los apartados específicos de su currículo, ayudando a reforzar y enriquecer los contenidos ya programados. Se diseñará dossier en soporte informático con una guía didáctica y propuesta de actividades, publicaciones sobre buenos hábitos alimentarios y consecuencias de una mala alimentación.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *