Convivencia en las aulas y fuera

En nuestro instituto hay niños de muchas nacionalidades: Chile, Ecuador, Perú, Rumanía, Senegal, Marruecos, Portugal… En el aula , en el trabajo diario, en cada materia, se trabaja la interculturalidad incorporando en las unidades didácticas contenidos que relacionados con los lugares de origen de nuestros alumnos, participando ellos de manera activa a la hora de hablar de su pueblo y su cultura, nos acercan a sus orígenes y forma de ser. También nos visitan ONGs relacionadas con la interculturalidad con las que hacemos varios talleres.

Eso no es todo. En las actividades trimestrales complementarias como son el 25 de noviembre, día contra la violencia de género; el treinta de enero, día de la paz, o como ahora la semana cultural, llevamos a cabo siempre actividades pluriculturales en las que participa activamente todo el alumnado. Durante todo el curso están pendientes de cuidar todos estos detalles.

Colaboramos en este trabajo muchos compañeros, pues participamos activamente en el programa Escuela Espacio de Paz que en nuestro instituto lo coordina nuestro compañero Mario Marquina. El jefe de estudios José Manuel Franco Amador, coordinador incansable de la semana cultural también está muy implicado. Para nosotros, una de las expresiones culturales más importantes de un pueblo es su lengua. Por eso , en la semana cultural nos parecía muy importante que se encontrasen, se escuchasen y se viesen mutuamente todas las lenguas que conviven en nuestro centro. Por otro lado, los cuentos son una de las maneras más espontáneas con las que los pueblos   trasmiten su manera de pensar, su cultura, por eso pensé en el cuentacuentos como  una fiesta en donde las lenguas de todos los pueblos se encontraran y festejaran dicho encuentro.

Escuchar un dialecto ancestral senegalés, el árabe clásico mezclado con el árabe de Marruecos, junto al rumano, el francés, el inglés, y el castellano como lengua que traduce y es lugar de encuentro, incluso la poesía de las lenguas indoeuropeas como son el latín y el griego, ha sido para todos nosotros una experiencia que nos hace creer en el encuentro entre los pueblos. Los cuentos que nos hablan del amor, del respeto, de la muerte, la codicia,  la libertad, los viajes, la belleza, la sabiduría, han hablado en nuestro escenario, y el alumnado, como público expectante permanecía descubriendo por un lado el sonido danzarín y mágico de las lenguas de sus compañeros y, por otro, la sabiduría de la palabra hablada.

Iniciar este trabajo no es difícil, es lanzar una piedra al agua y dejar que las ondas se vayan agrandando, es así, lanzas la propuesta en las aulas, y en principio no son muchos los alumnos o las alumnas que se suman a la propuesta, pero el trabajo se inicia igualmente, y según vamos trabajando van surgiendo nuevas voluntarias y voluntarios que sienten la necesidad de que se les vea y se les oiga su voz.

Las alumnas siempre son más entusiastas para las actividades creativas, pero los chicos muestran su deseo de participación con la colaboración, con la ayuda, y entonces te encuentras momentos únicos en los que compañeros y compañeras que en el aula a penas se relacionaban, están trabajando juntos en la traducción de un cuento, en la recopilación de materiales para la escenografía, en la resolución de algún problema técnico, y cada alumno va así encontrando su espacio, su modo de expresarse y de participar.

Los ensayos siempre generan ilusión y nerviosismo, y esa energía es perfecta a la hora de crear algo nuevo. Por otra parte, el respeto, la interacción, el reconocimiento de la lengua y la cultura del compañero o de la compañera va surgiendo en el trabajo y la colaboración de una manera espontánea y natural. Así, lo que era invisible se hace visible, lo que no se comprendía, ahora resulta interesante, y el resultado final es sumamente gratificante. Las horas de esfuerzo son recompensadas más que de sobra con la alegría del alumnado, tanto del que ha participado como del público, que ha disfrutado de la magia que genera la música de las lenguas, la pluralidad, el escenario, los colores, el mestizaje y todo en su conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *