La Escuela de Arte de Huéscar, homenajeada por la provincia

La Escuela de Arte de Huéscar está viva. Su alumnado -un centenar- y su profesorado son los encargados de que sea así. Su actividad es digna de reseñar. Se si trata de hablar de su alumnado, desde el propio centro explican que , en líneas generales, el nivel sociocultural es medio. La edad del alumnado es muy variable dependiendo de del ciclo en que se matriculen, los más jóvenes (16 y17 años) corresponden a los matriculados en el bachiller artístico y ciclos de grado medio, de los 18 en adelante en los ciclos superiores.

En cuanto a los resultados académicos en términos de éxito-fracaso, destacan que en el Bachiller Artístico está en tono al 80% que superan la etapa. En selectividad los resultados son muy positivos ya que desde que «impartimos el bachiller pasan la prueba casi la totalidad del alumnado que la realizan, llegando al 100% de aprobados en el curso anterior». Desde una perspectiva global el alumnado de la Escuela de Arte de Huéscar que ha finalizado los estudios del Bachillerato artístico y de los ciclos formativos artísticos, tiene múltiples vías de inserción laboral o de continuidad en el mundo académico.

Al hablar del alumnado, se debe hacer referencia al «destacable interés general que despierta en ellos la realización de exposiciones en el centro y la participación en las mismas dado que, prácticamente en el seno de la comarca de Huéscar, constituyen tales eventos uno de los pocos focos de iniciativas culturales y artísticas. Y se les da la oportunidad de dar a conocer sus trabajos a los empresarios de la zona para su futura contratación».

La otra parte importante del centro es el profesorado que lo integran 18 personas; 4 pertenecen al cuerpo de maestros de Taller de Artes Plásticas y Diseño, 11 al cuerpo de profesores/as de Artes Plásticas y Diseño, 3 profesores/as de Enseñanza Secundaria, uno de Religión y el profesor de Educación Física que es compartido con otro centro de la localidad. El profesorado existente en el centro es relativamente joven y está constituido por seis mujeres y 12 hombres.

La implicación de este profesorado en el centro «es muy importante y es que, en gran medida, el éxito del proyecto educativo y de las actividades programadas por el centro en cada curso depende en parte de él». La Escuela de Arte y el equipo directivo fomenta las relaciones del profesorado propiciando encuentros, donde se puedan exponer las inquietudes de cada uno, para que los proyectos que abarcan sean por consenso general y aporten a su experiencia docente, conceptos innovadores para su posterior aplicación.

La Escuela de Arte de Huéscar como se ha indicado es un centro abierto. Colabora con muchos sectores del pueblo y de la comarca en general. Son muchos los proyectos que desarrolla. El centro recibe, por ejemplo, las visitas del alumnado de Primaria y es «aquí donde la colaboración es mas intensa con el profesorado de Primaria, puesto que el lenguaje y la terminología para explicar en cada exposición los objetivos de la misma, no los maneja el profesorado del centro y necesita de su asesoramiento para utilizar el vocabulario adecuado en cada etapa. Para cada exposición se tienen una serie de reuniones para adecuar conceptos y adaptarlos al perfil de los visitantes y que los objetivos de la muestra queden lo más claro posible para el alumnado visitante. Se preparan unidades didácticas para cada una de ellas y se trabajan en sus respectivas aulas». Cuidan todo en su trabajo para llegar al mayor número de personas y con una gran claridad.

Uno de sus proyectos estrella es el de coeducación: ‘Coeducando con el arte’. Con este proyecto el centro «se mete de lleno en la coeducación. No solamente es y será el claustro de profesores y su alumnado el que lo lleve a cabo, sino que implican a profesorado de otros centros de la localidad para realizarlo. En líneas generales es un proyecto generador de imágenes conceptuales para que los docentes en sus aulas puedan educar en valores». En esta línea, argumentan desde el centro que para conseguir estos fines, el proyecto abarca tres grandes grupos: ‘la singularidad de lo femenino’, representado con la maternidad; ‘la violencia’, centrada principalmente en la violencia de género; y ‘la igualdad, como conclusión y paliativo de la violencia.

Son sólo algunas pinceladas de un proyecto que ha trabajado ideas y conceptos que se han plasmado en varios trabajos que se han mostrado en varios espacios. El proyecto continúa.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *