Las mujeres ganan en las aulas de los centros

No obstante, aún queda mucho camino por recorrer. Los números que se están conociendo con motivo del Día de la Mujer -8 de marzo- así lo reflejan. Los puestos de directores de colegios están ocupados en su mayoría por hombres. En las aulas son mayoría las mujeres, pero en los cargos de dirección en las universidades son minoría. En los vicerrectorados han ganado peso, caso del equipo actual de la Universidad granadina, pero como rectoras nada de nada. Y eso que en el alumnado, más del 55% son mujeres, por ejemplo, en la UGR. En noviembre de 2005 se publicó en Andalucía por parte de la Consejería de Educación el I Plan de Igualdad entre hombres y mujeres en educación. Esta plan queda garantizado y asentado en la «rica normativa» posterior en materia de igualdad desarrollada en la comunidad autónoma.

Así, en el citado plan quedan ya contempladas algunas medidas bastante novedosas, una de las cuales es el nombramiento en cada centro de una profesora o profesor responsable en materia de coeducación, una de cuyas funciones es promover acciones en el centro en favor de la igualdad y ser agentes dinamizadores de cara a la comunidad educativa. Están nombrados, en la actualidad, casi el 100% de responsables del Plan de Igualdad en los centros públicos y concertados de la Andalucía.

Al mismo tiempo, y de forma paralela, se programó en el plan el nombramiento de personas expertas en la materia de igualdad de género en los Consejos Escolares de los centros con el fin de impulsar medidas educativas para fomentar la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.

Eso sí, todavía en la escuela perviven muchos estereotipos de género porque los centros son una reproducción de la sociedad. Por todo ello, es «preciso formar a las familias, al profesorado, en materia de coeducación. Y tiene que haber personas que, desde el claustro, desde los Consejos Escolares, impulsen actuaciones que favorezcan la igualdad en todas sus facetas».

Quienes juegan un papel muy importante son también los Centros de Profesorado a favor de la cultura de la igualdad en la escuela. Por eso, para llevar a cabo esa tarea, obligatoria para todos los centros públicos y concertados, los Centros del Profesorado han tenido y están teniendo un papel fundamental prestando especial atención a la formación de los docentes con el objeto de incorporar el desarrollo de prácticas coeducativas favorecedoras del aprendizaje y la participación activa del alumnado de ambos sexos en condiciones de igualdad.

También se ha hecho de cara al asesoramiento y colaboración en la planificación y diseño de líneas transversales coeducativas en el plan de formación de los centros, e insertando asimismo la perspectiva de género en el propio Plan de Actuación de los centros del Profesorado en actividades, cursos, entre otras cuestiones.

Desde esa perspectiva, a través de cursos, grupos de trabajo, encuentros y jornadas, formación en centros y asesoramiento individual a las personas responsables del Plan de Igualdad en los centros, ayuda en la elaboración de materiales, difusión de experiencias y buenas prácticas coeducativas, desde los Centros de Profesorado se ha asesorado, entre otros aspectos, en la elaboración de un diagnóstico del centro en materia de igualdad entre hombres y mujeres y orientado a los equipos para un uso equitativo del lenguaje.

Otras pautas han sido las de facilitar la participación y contribución de la familia, el profesorado y el alumnado para mejorar la convivencia en los centros a través del estímulo de contratos familia y escuela para la mejora de la convivencia, el reparto de tareas, la educación igualitaria de hijos e hijas sin los condicionantes de los estereotipos de género, y prevención de la violencia machista.

Así las cosas, «a pesar de que hemos avanzado, es necesaria una auténtica inserción curricular y organizativa en los centros de los valores de igualdad entre sexos, es decir, que todas las decisiones organizativas, metodológicas y curriculares estén ‘transversalizadas’ por la perspectiva de género».

La teoría está clara y los números también, pero trabajo -aunque sea reiterativo- queda. Unos cuantos datos más, a partir del Bachillerato y FP las mujeres constituyen un porcentaje mayor de matriculación que los hombres (un 73,3% frente al 63,4% de ellos) con una diferencia de casi 10 puntos porcentuales. El el caso del alumnado apto en selectividad, las mujeres se aproximan al 60% y los hombres superan levemente el 40%.

Un detalle más, el 61,2% de mujeres graduadas frente al 38,9% de hombres. En todas las ramas de enseñanza, salvo en las técnicas, las mujeres superan el 50% de las personas graduadas. En todas las universidades de la Comunidad Autónoma, Ciencias de la Salud es la rama que cuenta con la mayor proporción de mujeres graduadas (73,7%). Esta proporción se invierte en el caso de la rama de Enseñanzas Técnicas, donde el número de mujeres graduadas es casi tres veces menor que el de hombres (25,7% de mujeres frente a 74,3% de hombres).

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *