Miguel Ángel Oeste : “El libro, como objeto y por la puertas que abre, es algo insuperable”

 

Imagen de la mítica discoteca malagueña
Imagen de la mítica discoteca malagueña

– Dado su conocimiento del mundo del cine, ¿no habría sido más fácil para usted hacer una película que escribir la novela “Bobby Logan”? o dicho de otra forma ¿por qué ha elegido este género narrativo? ¿descarta que un día
pueda ser llevada a la gran pantalla?

– Aunque parezca tópico, hacer una película depende de factores que muchas veces resultan ajenos, en cambio, con una novela uno cuenta lo que realmente quiere, al margen de negociaciones con los productores. Además, entre un guión y una novela, siempre elegiría la segunda. Con esto no digo que un día pueda adaptarse. De hecho, ya hay alguien que me ha dicho que le gustaría adaptarla y yo le he contestado que adelante, pero que en principio yo no escribiré el guión, en todo caso le daré mi opinión y lo orientaré. De verdad creo que es bueno que otro dé su visión de lo que pretende hacer, sin que el escritor imponga unos criterios que tal vez no comulgan con los del director.

-¿No le puede restar lectores el hecho de que el espacio donde transcurre sea tan local como una playa y conocida discoteca malagueña de los 80 y 90?

– No creo en absoluto que se trate de una novela local, al contrario, lo que se narra es universal y los comentarios más entusiastas me están llegando de fuera. Por ejemplo, Marsé sitúa sus historias en Barcelona y no por ello son locales. Los espacios de la novela son reales, aunque funcionan como lugares simbólicos de un grupo de jóvenes a la deriva. En cualquier caso en todas las ciudades ha existido un lugar emblemático para una generación, pero lo que se cuenta en las páginas de ‘Bobby Logan’ puede leerlo un lector de Oregon y otro de Granada porque lo que se pone en liza son cuestiones universales.

Miguel aclara que no es una novela autobriográfica
Miguel aclara que no es una novela autobriográfica

 

– ¿Cuánto de biográfico hay esparcido en su novela, bien en la voz del narrador bien en cada uno de la veintena de personajes?

– No es una novela biográfica, aunque, obviamente, si hay cosas en la novela, serán mías, pero están camufladas, inventadas a través de imágenes o metáforas, porque la realidad contada tal cual es lo más aburrido que existe. En fin, que todo es el delirio de la ficción y, si me apuras, de la salvación que supone.

– ¿De qué manera ha ayudado a la memoria para rescatar los hechos y vivencias de ese período?

– Pienso que llegado un momento de nuestras vidas todo es memoria. En este sentido, a medida que crecemos somos más que ninguna otra cosa memoria. Y la memoria siempre nos engaña. Está en su ADN. Y ese engaño forma parte de la imaginación, algo que termina siendo más respirable ya que forma parte de la esencia de la narración.

– Puestos a buscar influencias literarias en su obra ¿hacia quién o hacia dónde debemos mirar?

– ‘El gran Gatsby’ es importante desde la cita con la que arranca la novela hasta el final. Esa idea de perseguir un pasado que nunca se podrá atrapar y que si tratas de vivirlo de nuevo será frustrante. Pero hay muchos escritores que están aquí y que me acompañan siempre, como Juan Bonilla, Juan Marsé, Ignacio Martínez de Pisón, Carson McCullers y otros muchos que cito al final del libro.

 Opiniones

– Sus primeros lectores y críticos la han catalogado como “fábula pop del final de la juventud”, “novela de la derrota de la juventud”, “de la memoria engañosa”, “un canto a la amistad”,… ¿con cuál se queda?

– Con todas. Cada una refleja la novela y los temas de la misma, que son el tiempo, la memoria y la forma, las únicas cosas que no piensas durante la juventud.

– ¿Por qué considera su historia es analógica y no digital? ¿Por qué se la compara con el cubo de Rubik? ¿A qué público lector le puede interesar más?

– Entre otros motivos, porque en la historia salen casetes, se habla de un estilo de vida cada vez más olvidado…, y al ser una historia tan coral, con tantos personajes, en ocasiones es el lector el que debe reconstruir las peripecias de los personajes, que se cuentan de un modo más elusivo que alusivo. En cuanto a los lectores que le puedan interesar, uno piensa que al público más amplio posible. Al menos ese es el deseo.

Portada del libro que se presenta en la librería Babel de Granada
Portada del libro que se presenta en la librería Babel de Granada

 

-Hasta ahora la ha presentado en Málaga y Melilla ¿Qué acogida ha tenido?

– Muy buena. Mejor de lo que esperaba y muy gratificante, la verdad.

-Con lo pulido por recomendación de Juan Bonilla ¿se podría escribir una
segunda parte?

– Juan Bonilla, un escritor al que admiro, también es el director editorial de Zut Ediciones, y cuando me recomendó que cortase algunas partes y dejará la historia en el hueso no lo dudé, porque yo siempre estoy de acuerdo con él. Gracias a su trabajo de edición la novela ha mejorado. Lo que corté ya no existe. Lo eliminé.

– ¿Desea añadir algo más?

– Que necesitamos más literatura en nuestras vidas. Como decía Bolaño, o creo que lo decía él: “Mi patria son mis libros”. Y por muchos inventos, el libro, como objeto y por la puertas que abre, es algo insuperable, más moderno que los ipad, iphone…

Book-trailer de la primera novela de Miguel Ángel Oeste:

Bobby Logan from Alvarquero on Vimeo.

 Entrevista en ONDA AZUL MÁLAGA

Para saber más ZUT EDICIONES

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *