El ETPOEP de Jaén publica una interesante “Guía de Orientación para familias con adolescentes”

Portada de la guía editada por la Delegación de Educación de Jaén
Portada de la guía editada por la Delegación de Educación de Jaén

Los responsables del contenido de esta publicación de 84 páginas consideran que “no es solamente una recopilación de información en torno a todo lo referente a la educación de nuestros hijos e hijas, sino que es el resultado de la aportación de un conjunto de Orientadores y Orientadoras de la provincia de Jaén, fruto de su reflexión, debate y experiencia”. Para ello, la han organizado en dos bloques: Relaciones en Familia y Familia y centro, con los que pretenden “exponer todos aquellos aspectos del desarrollo de los adolescentes que consideramos cruciales en estas edades” pues parten del convencimiento de que “les va a resultar bastante útil, pues se ofrece además de una gran fuente de conocimiento, la posibilidad de hacerles reflexionar y establecer propuestas de mejora en el comportamiento de su hijos e hijas en el ámbito familiar y escolar”.

Algunos de los temas abordados en el primer bloque son: las características de la pubertad y la adolescencia y de las familias con adolescentes, los pilares para una adecuada relación familiar, la importancia de la autoridad en nuestro estilo de educar, el establecimiento de límites y normas, la transmisión de valores en la familia, estrategias de resolución de conflictos, el uso del ocio y del tiempo libre,  video-juegos, televisión, Internet o del dinero, consumo y moda, el desarrollo afectivo y sexual, la prevención de adicciones, trastornos de alimentación, la imagen corporal: pearcing y tatuajes, el acoso escolar,…

El segundo se inicia con los aspectos personales que intervienen en el aprendizaje del adolescente, la importancia de la motivación y el esfuerzo, la autoestima y éxito escolar, la importancia del apoyo y la implicación de la familia en el ajuste y rendimiento escolar del alumnado, mecanismos de coordinación con el centro (agenda escolar y Pasen) o la familias con hijos e hijas con necesidades educativas especiales. Las últimas páginas se dedican a bibliografía y webgrafía.

La publicación tien un atractivo y práctico diseño. (Pag. 12)
La publicación tien un atractivo y práctico diseño. (Pag. 12)

Dos son los objetivos perseguidos con su edición. Por una parte, “que sea amena, y por lo tanto, les agrade seguir leyéndola” y “que sirva, que sea de utilidad, que les dé unas pautas para, al menos, hacer más llevadera esta etapa que se avecina o en la que ya están inmersos”. De esta manera pretenden dar respuesta a las habituales preguntas que las familias formulan a los profesionales de la Orientación. En cualquier caso advierten que “cada adolescente es un mundo y cada familia y las relaciones que se generan en su núcleo también lo son” por lo que “no puede ser un recetario de soluciones”.

Reproducimos a continuación la

INTRODUCCIÓN

¿Pero, por qué son tan latosos los chicos y chicas en estas edades?
Principalmente porque están en un época de cambios, que empiezan por los físicos y siguen con los cambios psicológicos y afectivos. En esta etapa quieren autonomía, se rebelan contra las normas, buscan su propia identidad, son más inestables emocionalmente, etc… Los padres y madres representamos las normas, la disciplina y las exigencias. Pero también representamos la seguridad, las pautas, las referencias que necesitan, aunque no lo crean.

También conviene decir que no todas las chicas y chicos y sus familias son iguales, y por tanto, no podemos afirmar que irremediablemente vayamos a tener problemas en las relaciones.
¿Y los padres y madres, somos perfectos?

Como sabemos, no lo somos, cometemos errores en la educación de nuestros hijos e hijas porque esto de ser padres y madres quizá sea el oficio más difícil del mundo, pero la mayoría lo hacemos aceptablemente bien.

También los padres y madres atravesamos nuestras malas rachas (crisis matrimoniales, problemas laborales, poco tiempo para estar con nuestros hijos e hijas, etc…) y a veces coinciden con las malas rachas de ellos. Pero no hace falta que una pareja esté en crisis para que tenga problemas con la prole. Ya el hecho de que vaya apareciendo en ellos el sentido crítico, el razonamiento abstracto, en definitiva, mayor madurez, hace que empiecen a ver en sus progenitores los defectos, las debilidades, dejando de ser para ellos un referente o modelo.

Los hijos e hijas son para toda la vida, hasta que la muerte, desgraciadamente, nos separe. Fíjense que no pasa así ni con la pareja, que en muchos casos se rompe. Esto es importante que lo tengamos presente.

Tenemos que tener la suficiente paciencia y continuidad en la educación para que al final consigamos que deje la huella deseada. Muchas son las familias que creen que en esta edad de la que hablamos, las amistades, la TV, los medios de comunicación en general, influyen más que los padres y madres, pero esto no es del todo cierto porque la familia sigue ejerciendo un peso importante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *