Laura Fernández-Montesinos: “Mi novela, ‘Aníbal, el Rayo de Cartago’, está rigurosamente documentada”

  Sin  embargo, cuando hemos ido tirando del hilillo hemos compuesto un interesantísimo ovillo en el que la obra y su autora se nos antoja a todas luces realmente atractivas y por ello nos disponemos a acercarlas a los potenciales interesados. Comenzamos por la autora, que nos acompaña en una mañana fresca de junio, en la que nos encontramos en la turística Cuesta de Gomérez.

– Hola, Laura. Si eres tan amable nos gustaría que fueras tú misma quien nos explicara el por qué estamos aquí…
– Pues, por muchas razones. Primero, porque vivo cerca, porque es un lugar emlemático y muy agradable para pasear y para hacer la entrevista. Mejor que en ninguna cafetería u otro sitio. La Cuesta de Gomérez es un lugar muy agradable.

– Totalmente de acuerdo. También nos gustaría conocer tu vinculación con el histórico barrio del Albayzín, situado justo enfrente…
– Muchísimas cosas. Yo nací y, prácticamente me crié, en una casa del Albayzín, en la casa de mi abuela, de la que tengo unos recuerdos impresionates: teníamos la Alhambra prácticamente enfrente, me despertaba y dormía con las campanas de la Catedral. Despertarse con esa imagen de la Alhambra y el Albayzín, los vencejos en la primavera son recuerdos totalmente inolvidables.

– Tu apellido es Fernández-Montesinos y tu nombre, Laura, nos hace pensar que tienes alguna vinculación con la familia García Lorca…
– Directamente no. El sobrino de García Lorca, hijo de Manuel Fernández-Montesinos, fusilado al principio de la guerra civil era primos. Manuel Fernández-Montesinos, hijo, murió hace pocos meses, creo que en febrero. Él y mi padre, creo que eran primos segundos, si no recuerdo mal. O sea que directamente poca.

– Sabemos que naciste en esta ciudad un 22 de julio de 1969,  que eres licenciada en Turismo que hablas inglés y francés y que tu gran pasión es la escritura habiendo firmado hasta el momento dos libros, la biografía novelada de Aníbal y que estás en plena redacción de un tercero.  Si te parece pasamos a hablar del primero ¿Cuándo y por qué decides investigar sobre la historia del militar cartaginés?
– Es una pregunta bastante complicada y larga para explicar. Es precisamente lo que me preguntaron en la editora. ¿Por qué elegí Aníbal? Yo a Aníbal no lo elegí. Yo he escrito desde niña, pero por alguna razón dejé de escribir quizás porque pensaba que realmente no merecía la pena, que no tenía talento suficiente para escribir. Lo dejé durante bastante tiempo, con un poco de decepción pero las cartas que le escribía a mi madre de los lugares que visitaba, los sitios que veía,… Ella me animó mucho a escribir, incluso llegó a pedirme que escribiese guías de viaje pues lo hacía muy bien, pero le dije que me parecía muy poco. Empecé a escribir  y en algún momento de los textos, de los pasajes que estaba componiendo se me vino a la mente Aníbal y empecé a investigar su historia, leí muchísimo, me absorió totalmente,… hasta que me dije no puedo seguir con lo que estoy haciendo, tengo que escribir de esto. Tuve, además, la suerte de conocer virtualmente, porque por  desgracia no los conozco directamente a algún investigador que me ayudó muchísimo a documentarse mucho más, de muchas más cosas que las que hay publicadas, con investigaciones bastantes recientes,  en revistas arqueológicas por ejemplo, que me dieron pie a terminar como ha terminado la novela. Creo que por eso ha quedado tan interesante.

– Tan interesante, y ahora comprendemos el porqué de la dedicatoria, porque ¿A quién se lo dedicas?
– A mi madre, por supuesto. No solamente eso sino que ella murió y no pudo ver esto terminado por desgracia

– Pero, quizás si viese los primeros bocetos pues como nos adelantabas ya en el 2005 habías comenzado a darle forma, incluso se habla de un libro con el título ‘La Leyenda Ibera de Aníbal’ ¿Se trata de la misma pulicación pero con distinto título?
– Es practicamente el mismo libro. De hecho ahora lo considero como un borrador. Está publicado en México porque yo vívía por entonces allí, pero eso tampoco lo vio ella. No estaba conforme con lo escrito y tuve la suerte, como he mencionado antes, de haberme encontrado con un erudito que me ayudó muchísimo a ir encontrando el equilibrio entre la parte romana que había sido propaganda contra los cartagineses y la parte cartaginesa que ya no existe pero que de la cual se están encontrando muchísimas evidencias arqueológicas que están tirando por tierra la versión de los romanos. Aparte de que no me había quedado satisfecha con la escritura quería recomponer todo eso. Después me llegó tanta información que lo reescribí prácticamente de nuevo. Básicamente la historia es la misma, pero está bastante mejor compuesta en cuanto datos, por supuesto en calidad literaria y con una recomposición histórica más cercana a la realidad arqueológica que a la histórica que haían contado los romanos. Con esto he quedado satisfecha aunque los escritores nunca estamos contentos cuando terminamos de escribir.

Laura Fernández-Montesinos, al final de la Cuesta de Gomérez
Laura Fernández-Montesinos, al final de la Cuesta de Gomérez

– En varias ocasiones has mencionado un erudito al que creo debemos nombrar ya porque imagino que te refieres a Yozan Mosig que es, además, el autor del prólogo.
– Efectivamente es Yozan Mosig. Repito fue una suerte encontrarme con és pues es una persona de origen alemán pero que vive en Estados Unidos donde trabaja en la Universidad de Nebraska. Es doctor en Psicología y, además, cinco veces  campeón del mundo de kárate. Su curriculum es como un libro, de la cantidad de cursos que tiene,… Consiguió mi dirección, le envié la novela, le gustó y tuvimos el clic de poder entendernos bien y me ayudara a documentarme muchísimo más para terminarlo. Por supuesto le pedí me hiciera el prólogo pues nadie mejor que él ya que tiene una biblioteca en Estados Unidos con siete mil volúmenes relacionados con las Guerras Púnicas.

– Que alguien de esa categoría la califique de “maravillosa novela” y destaque que esta obra “revela la verdad en sus detalles históricos, además de ser una novela excitante e inolvidable” ¿Significa ello que has conseguido los dos principales objetivos planteados en el momento de su concepción?
– En principio creo que sí, aunque como he dicho antes los escritores nunca estamos contentos con lo que terminamos, siempre va a haber algo que corregir, algo que podría haber mejorado. En principio, la conclusión histórica está bastante cercana a la realidad.

– Otra persona que se ha convertido en un defensor a ultranza de tu novela es Francisco Javier Chaín Revuelta a quién agradeces, junto con Fernando Arana, Jorge  Islas y Natividad Rigonni su ayuda, apoyo constante y horas de trabajo…
– Si ellos son amigos míos y colaboradores. Con Francisco Javier Chaín trabajé y todos ellos leyeron la novela las veces que se lo pedí para que hicieran hincapié en algunos pasajes en los que no estaba muy segura y no puede dejar de agradecer por los menos las horas echadas en leerlo. Él es profesor y sigue trabajando en la Universidad de Veracruz.

– Y escribió un breve texto anunciando la presentación de la novela en 2009, novela editada por el Gobierno de Veracruz
– Sí, bastante. Él es una persona con una cultura bastante extensa, lo cual me ayudó muchísimo. A todos ellos me une una amistad muy cercana

– He tenido la oportunidad de leer una frase tuya de esas que se convierten en frases para enmarcar:  “Si no conocemos otras civilizaciones, ideologías o religiones, jamás podremos comprenderlas ni tolerarlas”. ¿Es ello lo que te ha llevado a escribir la epopeya de Aníbal al frente de las fuerzas cartaginesas contra Roma durante la Segunda Guerra Púnica, en el siglo II a.C.?
– Creo que no, pues es un tema mucho más extenso.

– Pero han pasado 2.200 años y tu estás intentando poner las cosas en su sitio, concretamente una historia que se ha tergiversado por parte de los vencedores.
– Por supuesto. Pero más que esa frase es justicia histórica. La frase la podríamos aplicar quizás a lo que hicieron los romanos, e incluso, lo que estamos haciendo nosotros en este momento.

– ¿No debería haber sido la de historiadora tu vocación auténtica?
– No lo sé (risas). No todas las partes de la Historia me gustan ni me resultan interesantes pero al menos la de escritora era una vocación que tenía desde pequeña.

Laura Fernández-Montesinos ha empleado cinco años en dar forma definitiva a su  ¿Cuáles han sido las principales  dificultades encontradas en su redacción? ¿Quizás la  falta de fuentes fidedignas? ¿En qué trabajos te has basado principalmente?
– Al principio me costó muchísimo encontrar documentación y lo más complicado fue encontrar fuentes fidedignas, sobre todo porque solamente nos queda la versión romana. De los cartagineses no queda nada pues lo destruyeron todo de manera que hay que acudir a otras muchas fuentes diferentes de la historia para poder sacar algo en conclusión que no sea lo que escribieron ellos y me estoy refiriendo a revistas arqueológicas e investigaciones que son lo que me ha ayudado mucho. Me estoy refiriendo a Yozan Mosig y los canales de investigación por los que él me llevó practicamente de la mano facilitándome la información por Internet, subiéndome los artículos al Facebook, lo que me ha ayudado muchísimo. También la obra de un escritor tunecino, autor de un libro que se llama ‘ ‘Aníbal, la verdadera historia’. Tuve la oportunidad de hacerle determinadas preguntas relacionadas con la capacidad y carácter y ciertos sucesos sobre los que tenía dudas, siempre teniendo en cuenta las revelaciones arqueológicas realizadas sobre campo. No hay nada de lo aqui escrito que no esté basado en alguna pieza de la que se tenga certeza. Por ejemplo, realizó una investigación de campo de la batalla de Sama y encontró que no había ni rastro de aquella batalla de manera que llegó a la conclusión de, por ejemplo, al hacer la datación del puerto de Cartago era posterior a la batalla de Sama lo cual dejaba en suspenso las palabras de los romanos porque era posible que construyan un puerto de estas dimensiones, como está en el libro, cuando con las indemnizaciones de guerra habían dejado al país había quedado asolado económicamente. Hay muchas cosas que no concuerdan.

– ¿Te la imaginas algún día en la gran pantalla protagonizada por Brad Pitt, por ejemplo?
– No, Brad Pitt, no. Me la he imaginado muchas veces pero tiene que ser protagonizada por alguien serio. Tengo en la cabeza al actor, aunque no recuerdo su nombre que es bastante complicado. Aparece en la película de Siriana, haciendo de príncipe de Arabia Saudita y, también en un documental haciendo el papel de Aníbal. Es un actor que me parece bastante serio y que no es como Brad Pitt que llama la atención pero realmente no es muy creíble. Me la he imaginado pero no me gustaría que se llevara al cine pues si no es documental se tergiversan muchas cosas sobre todo si es hollywoodiense. Si fuera de otro país me fiaría un poquito más.

Me has hecho pensar en otras bondades de Internet, además de las que hablábamos al principio estaría la facilidad de comunicación entre las personas. Me refiero a que te has podido contactar con todas esas personas que te han ayudado y facilitado materiales para tu novela. Novela que damos por hecho que sus principales destinatarios son los amantes de la novela histórica y de las grandes biografías, ¿ A quién más podría interesar?
– A todo el que le guste la lectura, todo el que se interese por este tema e incluso los que no conozcan nada para lo que he puesto muchos pies de páginas que van al final del libro pues al imagino que a la gente como a mi nos gusta que nos lo expliquen desde el principio. He intentado, no sé si lo he logrado, que sea para todo el mundo.

– ¿Deseas añadir algo más?
– Comentar que a pesar de que hay pasajes que son ficticios pues es una novela con personajes que no sé si existieron, supongo que parecidos o no, lo cual no tiene mayor importancia pero que está rigurosamente documentada y que la hice con la idea de no despedazar la Historia como me he encontrado muchas veces. Particularmente no me gusta el que se quiera hacer una novela histórica dejando la historia de un lado, haciéndola pedacitos y pegándola como si hiciéramos un collage, cada parte en un sitio y sin la realidad histórica que ese pasaje merecería. Me gusta la realidad como es y lo más verídica posible pues todo eso nos sirve de enseñanza y hará muchos jóvenes que estén leyendo esas partes y les lleve a confusión al estar leyendo una historia tergiversada que no ha tenido porqué ser así sino tal cual se conoce la historia.

– Historia la tuya que merece una excelente acogida, pues han sido cinco años, no sé si largos o cortos, pero cinco los dedicados a darle forma  ¿Y después de Anibal, qué?
– Pues veremos lo que pasa. Como has comentado ya hay una segunda novela pero la tengo que retocar pues tengo alguna nueva información. Está escrita, pero quiero retocarla.

– Por nuestra parte solamente desearte mucha suerte en esta aventura literaria a esta granadina cuya gran valía profesional y labor investigadora, especialmente en el campo de la literatura, la educación, la historia, las letras y las artes ha sido reconocida en México y que, ojalá, ‘Aníbal, el rayo de Cartago’ se convierte en un betseller de este verano que está a la vuelta de la esquina.
– Esperemos que sí.

 

SINOPSIS

Aníbal, el gran estratega cartaginés, era conocido con el sobrenombre de El Rayo, apelativo que aludía a la contundencia con la que aplastaba al enemigo tanto en la diplomacia como en la batalla.

Rigurosamente histórica, única en su interpretación por abordar la visión cartaginesa sin anular el fervor nacionalista romano, confronta la obra de los historiadores clásicos con una nueva realidad arqueológica que derrumba la visión que hasta ahora teníamos del enfrentamiento entre romanos y púnicos, y plantea sin arbitrariedades que Aníbal nunca fue derrotado.

La historia la escriben los vencedores, pero con “Aníbal, el rayo de Cartago“ se hace justicia y se recupera una figura histórica descomunal que fue denostada por aquellos a los que durante lustros humilló en cada ocasión en la que se enfrentó a ellos.

LA AUTORA

LAURA FERNÁNDEZ MONTESINOS, licenciada en Turismo, se ha desempeñado profesionalmente tanto en ese sector como en la docencia de idiomas, además de colaborar con artículos de opinión en diversos diarios y revistas especializadas en cultura y crítica política.

Apasionada por la escritura desde temprana edad, la investigación y conclusión de El rayo de Cartago, su primera novela, le ha tomado más de cinco años, y está avalada por alguno de los más destacados eruditos a nivel internacional sobre la civilización púnica.

 

Título: Aníbal, el Rayo de Cartago
Autor: Laura Fernández Montesinos
Páginas: 480 p.
Colección: Epopeya
Precio: 20 euros
Presentación: Jueves 13 de junio, a las 20 horas, en el Ayuntamiento Granada. La autora estará acompañada por Fernando Egea, concejal de Familia, Bienestar Social e Igualdad de Oportunidades, el escritor José Carlos de la Cueva y los responsables de la editorial, Lola Martín y Víctor M. Gallardo

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *