Pedro López Ávila: «Los nuevos valores morales»

La sociedad de nuestro tiempo reproduce otros valores, cuyos   modelos son la reputación particular y la ganancia que se obtenga, aunque se tenga que ir recorriendo caminos sutiles y tortuosos en un constante peregrinar de acumulaciones de mentiras, del cultivo del odio,  y del  descrédito hacia los demás, con tal de obtener algún beneficio personal.

Poco tiene que ver este ambiente emponzoñado en el que vivimos instalados, con los espacios éticos y morales  que conducen al vigor, a la libertad y al camino corto y recto de la verdad; término, este último, muy denostado en la actualidad como consecuencia del relativismo moral que nos invade.

Lo importante para el sujeto es la apariencia, no su satisfacción con la realidad ni con sus actos. Poco o nada le interesa al hombre actual asuntos relacionados con la vida interior, con el deber o, incluso, con la casa que le vio nacer de donde recibió sus primeras emociones y sentimientos.

La familia por unas causas u otras se ha convertido en el espacio de la reivindicación y del reproche. La unidad de medida y comparativa entre  sus propios  miembros, para justificar y depositar el individuo las frustraciones que recibe del exterior al hábitat que comparte   y, por consiguiente, el  lugar preciso en el que encuentra donde justificar su furia y sus desajustes vivenciales o existenciales.

Ni la bondad, ni el equilibrio, ni la moderación, ni la de equidad, ni la misma sangre, tienen hoy cabida en el seno del sentimiento familiar. Todo está quedando reducido a una ciega carrera perversa de vanidades y de egos en desbandada, cuyo resultado final es la ingratitud y, como consecuencia de esta,  la soledad del individuo.

Quizá sea esta una de las causas intrínsecas del desmoronamiento que está sufriendo nuestro modelo occidental, pues estamos educando  hombrecillos con almas  tan débiles y enfermas que a la hora de enfrentarse a la dura realidad del mundo externo (tan distante del techo de la casa compartida) están más prestos a mostrar el trasero que a levantar la cabeza.

OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN DE PEDRO LÓPEZ ÁVILA DIFUNDIDOS EN IDEAL EN CLASE:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *