La ‘Armonía de los imanes’ del CEIP Jiménez Rueda de Atarfe galardonada con un premio Focus por su puesta en escena

 

En un momento de la presentación del trabajo
En un momento de la presentación del trabajo

Soy Francisco José Jiménez Molina, maestro de educación infantil en el C.E.I.P.  ”Dr. Jiménez Rueda” de Atarfe-Granada. Me encuentro como segundo año definitivo en dicho centro y teniendo como alumnado a los más pequeños, a los niños y niñas de cuatro años. Pero sin embargo no es el primer año que comienzo a trabajar la ciencia en educación infantil, sino que llevo varios años, junto a otros compañeros.

A principio del curso pasado, recibí  una formación del CSIC, dentro del programa el CSIC en la Escuela. Dicha formación es específica sobre magnetismo. Y es aquí que me planteo como hacer llegar el magnetismo a los más pequeños, para crear una base y poder seguir profundizando en años sucesivos.
Es por ello que creé un Cuento, ya que es a través de la literatura infantil, la mejor manera de llegar a estas edades y más si luego les propongo que adopten ellos el papel de los personajes que aparecen en dicho cuento y se conviertan en los verdaderos protagonistas de la historia. Para darle protagonismo a toda la clase y que participaran todos, cree un cuento musical, en el que unos serán los actores y otros los músicos que acompañarán  dichos personajes.

Los jóvenes científicos son su maestro

El cuento se titula:”La Armonía de los Imanes” y cuenta la historia de unos exploradores que buscan un tesoro perdido que se ha escondido. En la búsqueda de dicho tesoro ocurre que se encuentran con un fenómeno en el que uno de ellos es atraído por una piedra, ya que lleva colgada una pala. Es a partir de aquí cuando empiezan a investigar y ver qué pasa con las cosas que llevan en sus mochilas, que algunas son atraídas igual que la pala pero que otras, sin embargo, no se pegan.  Y será la piedra, llamada Magnetita, la que les proporcionará la primera información, de la cual parten para ver que conocimientos tienen sobre magnetismo. Al final realizarán entre todos el baile de los imanes, en el cual, todos se convertirán en imanes y bailarán según se atraigan o se repulsen.

Stand de la armonía de los imanes

Los conceptos que he querido que tengan claros en este primer curso es ver que hay elementos que atraen los imanes, los ferromagnéticos,  y que hay otros elementos que no se pegan a éstos, ya que no se ejerce ninguna fuerza sobre ellos. Por tanto vemos que los imanes tienen dos fuerzas, la de atracción y la de repulsión. Y que además los imanes tienen dos polos el Norte magnético y el Sur magnético.

Una vez realizado el cuento y representado en el Parque de las Ciencias de Granada, en el CSIC de Madrid (donde le dieron por participar el premio Arquímedes), en la feria de la ciencia que se realizó en el centro…etc. Nos llevó a trabajar en el aula, para que todo los objetivos y contenidos trabajados en el cuento, pudiéramos afianzarlos trabajándolo en el aula y experimentando con todo lo que sucedía en el cuento.

POR QUÉ TRABAJAR LA CIENCIA EN EDUCACIÓN INFANTIL…

Tutor y alumnos en el aula del CEIP Jiménez Rueda de Atarfe
Tutor y alumnos en el aula del CEIP Jiménez Rueda de Atarfe

“Si no conozco una cosa la investigaré” (Louis Pasteur). Los niños de Educación infantil aprenden y se desarrollan en interacción con el medio y es, a través de la actividad como se produce el desarrollo y el aprendizaje en estas edades. Por lo tanto, han de aprender haciendo, en un proceso que requiere observación, manipulación, experimentación y reflexión. Basándonos en este principio metodológico de la actividad infantil, de observación y experimentación, presentamos un cuentom en el que introducimos a los niños en los primeros conceptos del magnetismo a partir de los cuales, podremos trabajar con el alumnado de Educación Infantil aspectos científicos, los cuales dotarán de coherencia y significado a la realidad más cercana del niño. Todo ello envuelto en un ambiente de juego y diversión.

Justificación

La incorporación a la escuela infantil de los niños y las niñas en esta etapa educativa ha supuesto entrar en contacto con una realidad cada vez más amplia y diversa, multiplicándose las oportunidades de interaccionar con lo que le rodea. Se contribuirá, de esta forma, a la toma de conciencia progresiva de los niños y las niñas del medio en el que transcurre nuestra vida y de la cual formamos parte. Las distintas situaciones vividas y las múltiples experiencias que el aula les procura les irá revelando las dimensiones que el entorno presenta: física, natural, social y afectiva, cultural, etc, promoviendo la observación, la exploración, la experimentación, la investigación de esas realidades y los llevará a desear participar en ellas.
¡EL MEJOR REGALO DE MI TRABAJO Y ESFUERZO ES CUANDO SE ILUMINA SU ROSTRO AL ESCUCHAR: CIENCIA! Nuestra actividad diaria en el aula provoca grandes descubrimientos que el alumno realiza por sí mismo. Estos grandes descubrimientos son fuente inagotable de conocimiento que al ser revelados inundan sus rostros, expresando sentimientos que son imposibles de definir en unas palabras. Son estos rostros los que quedan en nuestras retinas, en nuestra mente y recuerdos. Convirtiéndose en el motor que nos impulsa a seguir trabajando con nuestros niños y niñas.

La intencionalidad de esta metodología es que niños y niñas conozcan el entorno y disfruten de su relación con los elementos del mismo. Conocer es interpretar la realidad, otorgarle significado, por lo que ayudar a los niños y niñas a generar estas competencias requiere que el trabajo en el aula, a través de experimentos sencillos, propicie la reflexión infantil sobre ella. No basta, por tanto, con mostrarles lo que hay alrededor y ofrecerlo a su percepción esperando respuestas a estímulos sensoriales; exige que los niños y niñas pongan palabras a su acciones, conjeturen, formulen ideas, avancen interpretaciones, establezcan relaciones de causa y efecto. Así conocerán, comprenderán y podrán intervenir adecuada y constructivamente en el mundo al que pertenecen.

Por último, reflejar que lo que los niños aprenden depende, en buena medida, de cómo lo aprenden. De ahí la importancia de la metodología basada en el método científico y en el que quedan justificadas y fundamentadas las orientaciones metodológicas que, de acuerdo con la Orden de 5 de Agosto en su apartado C) relativo a las orientaciones metodológicas se establecen unos principios para que la intervención pedagógica tenga sentido inequívocamente educativo. Para concluir, resaltar que a la hora de plantear los diferentes experimentos con nuestro alumnado trabajamos las características metodológicas del pensamiento científico: planteamiento de una pregunta para provocar un conflicto cognitivo en el alumnado, planteamiento de hipótesis, desarrollo del experimento y conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *