La promoción de maestros 1965-68 organiza tertulias y visitas culturales ‘para que la llama de la amistad siga viva’

Un grupo de treinta ocho profesores granadinos (algunos de nosotros de la Costa) visitaban la costa desafiando los malos pronósticos meteorológicos: la visita comenzaba a las 11 de la mañana en Vélez de Benaudalla con una visita al bello jardín nazarí, momento para iniciar el día relajadamente y con una belleza en el entorno embriagadora… los jardines, el agua, las caprichosas formas de los travertinos y las cuevas a las que han dado lugar…

Y tras las visistas el reparador alumuerzo/BRG

A la una del medio día la cita siguiente fue en la fábrica de Ron Montero en nuestra carretera del puerto de Motril… allí fuimos recibimos con toda la exquisitez y la amabilidad de la que saben hacer gala y se nos explicó todo el proceso de elaboración del mejor ron sin duda de España, el Ron Montero, el ya famoso internacionalmente Ron Pálido., explicaciones que fueron acompañadas por una degustación.

Y de allí, hacia Carchuna que era el destino definitivo: primero con una comida en el camping don Cactus, momento en que estalló y se animó esa amistad renovada y tuvimos ocasión de recordar momentos pasados entre la nostalgia y la alegría de estar juntos… la comida de lujo y la atención por parte del Restaurante don Cactus, de sobresaliente.

Y desde allí, casi después de tres horas de mesa y sobremesa, a terminar las dos últimas actividades programadas: una visita a un invernadero, ya que la mayoría de los visitantes eran de tierra “adentro” y no conocen nuestra agricultura y nuestro amigo carchunero Antonio se encargó de explicar y aclarar dudas sobre el cultivo bajo plástico.

Y la jornada terminó con una visita a la fortaleza de Carchuna en donde guiados por un servidor, conocieron la historia de la fortaleza y cómo esta fue la sombra bajo la cual nació Calahonda allá por el siglo XVIII, a finales.

La jornada había sido agotadora por la densidad de las visitas, pero el contento y la alegría por el día vivido eran manifiestos, dejando claro que Motril merece mas de una visita para poder visitar tantos lugares como vale la pena conocer… se dejó abierta la puerta para futuras visitas a nuestro municipio.

Foto de familia del grupo de maestros participantes en la salida costera/ BRG

Al filo de las seis y media de la tarde, el grupo de granadinos volvían a la ciudad… los motrileños les despedíamos con la sensación de felicidad de una jornada vivida plenamente, con la sensación maravillosa de la amistad inundando nuestro espíritu.

GALERÍA DE IMÁGENES:

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *