Antonio Mansilla expone en Alhama sus ‘Miradas del Mediterráneo’ y homenajea al poeta Pedro Garfias

En estos momentos sus deseos son exponer en las cabezas de partido de la provincia granadina como Alhama, Loja o Montefrío a las que esta vinculada familiarmente “para mostrar una pintura que no está vista” por la técnica empleada y tamaño. La muestra que se inaugura en Alhama el lunes, 5 de mayo, se denomina ‘Miradas del Mediterráneo’ y tiene dos vertientes. La primera se compone de los 15 cuadros de 60 figuras en formato de 130×100 cm, en la que busca la fusión desde el propio marco en la que empieza a construirse el cuadro. Se trata de telas que cada una de ellas representa un cuadro que posteriormente ha sido cosido con máquina  industrial para que toda componga una pintura. Una vez montado se ha vuelto a plasmar esas imágenes de las 32 ciudades de 10 países distintos que recorre el Festival 7 Soles, 7 lunas cuyo presidente de honor fue José Saramago al que tuvo la oportunidad de conocer en Castril. Según informa su obra recorrerá en los próximos años en diez países vinculados al poeta (Brasil, Cabo Verde, Croacia, España, Francia, Grecia, Israel, Italia y Portugal) a los que es muy posible que se incorporen otros tres más (Marruecos, Túnez e Israel).

antonio mansilla02

Gran formato

Por otra parte, la exposición-homenaje al poeta Pedro Garfias, poeta andaluz del Partido Comunista exiliado en México, premio nacional de poesía en 1939, otorgado por Antonio Machado, y fallecido prácticamente en la miseria en Monterrey (México). Nos comenta que “a él le dedico estas obras de gran formato, de hasta dos metros de altura que luego se expondrán en una galería de Guanajuato y en otros museos en el año 2015”. Así mismo, que en el año 90 conoció su obra “y desde entonces está enganchado a su obra”. En Andalucía también podrá ser contemplada en Puente Genil, Écija, Osuna, así como en Salamanca, Valencia, y fuera del territorio nacional en París, “es decir en las 11 ciudades en las que estuvo a las que estuvo vinculado. Previamente podrá verse también en el Centro de Iniciativas de Loja, en el Museo Arqueológico de Baza durante el mes de octubre, en el Museo del Olivo de Montefrío, en la Casa de la Cultura de Guadix, entre otras localidades granadinas.

“He tardado, en algunos de los cuadros más de tres meses en conseguir ese puntillismo que hay trabajar día a día, barajando el moho, la propia humedad del ambiente con distintos pigmentos naturales obtenidos con cortezas de árboles, hojas y plantas con los que consigo las distintas veladuras en los distintas telas que componen mis cuadros para que cada una tenga un peso y una relación en la obra”. Nos explica a lo que añade que “todo está muy estudiado y estructurado para que la forma, el color y el sentimiento vayan todos en un mismo camino”. A continuación comenta estos elementos en su obra denominada ‘Árbol de la vida’, alguna de cuyas partes ha estado más de tres meses enterrado entre plantas del tabaco procedente de las plantaciones de su padre en Santa Fe.

antonio mansilla04

Pigmentos naturales

Papeles de seda, esmaltes sintéticos, laca industrial y carboncillo son los materiales que utiliza, entre otros, para los grandes cuadros dedicados a Garfias, en cuyo fondo y estructura del cuadro empleó tres jornadas y una hora en la figura, siguiendo las recomendaciones que a principios de los 90  le dieron Luis Gordillo, Ángel Horcajo y Juan Genovés y que le han permitido obtener esta original “fotografía” del poeta, que se puede apreciar mejor conforme nos vamos alejando. “Por desgracia de las tiendas -nos confiesa- yo fabrico todo desde el marco hasta las pinturas obtenidas con pigmentos naturales”.  A continuación nos comenta el cuadro que ha dedicado a Montefrío que en realidad son siete cuadros en uno o a Puente Vera en Italia en el que llama la atención la fusión de un cuadro clásico (guitarristas) con la cabeza de un animal conseguido a base de un pimiento seco trabajado con productos químicos para que perdure en el tiempo.

En otras ofrece un homenaje a su madre incluyendo como pieza un bordado a mano sobre la que ha estampado una mancha roja en torno a la cual gira todo el cuadro. En otro recoge un poema manuscrito de Garfías y una piel de lubina que ha podido incluir gracias a las indicaciones de un amigo químico. Cuando contemplamos estas obras juntas nos llama la atención el contraste entre los colores fríos y cálidos. En algunos casos estos últimos conseguidos de una forma singular ya que ha sido a partir del colorante del arroz que no puede darle “ninguna marca comercial. Por lo inusual, el resultado es bastante impactante”, concluye.

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:


INFORMACIÓN RELACIONADA:

– ALHAMA COMUNICACIÓN:Antonio Mansilla expone en Alhama”

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *