Josefina Martos Peregrín: «Me gustaría que este libro lo leyera mucha gente»

 Reconocemos que la original presentación de la solapa nos ha llamado la atención. En ella esta madrileña de nacimiento, pero de padres andaluces emigrantes, para más señas del levante almeriense y abuelos alpujarreños. También explica que sus convicciones ideológicas le hicieron colaborar “con unos y con otros” durante su etapa universitaria que concluyó licenciándose en Historia Moderna y Contemporánea, aparte del estudio de dos idiomas que le dieron la posibilidad de una primera salida laboral como traductora de libros de medicina, arte, e incluso, de la Biblia. Igualmente que desde “siempre” ha mantenido su deseo por saber, lo que le ha llevado a completar estudios sobre cerámica y fotografía, aparte de otros estudios, “a título personal”, de botánica, geología y todo lo que puede pues reconoce “es un vicio”.

Igualmente nos confiesa como “vicio” su amor por los libros ya que es gran lectora desde la infancia gracias a contar en su casa con una importante biblioteca. Afición  que se iba incrementado conforme iba creciendo y alcanzando los distintos estantes. “La verdad es que nunca he dejado de leer. Devoro los libros”, confiesa. Y, como suele ocurrir con frecuencia, el que mucho lee termina escribiendo, eso es lo que le ha ocurrido a Josefina que ha plasmado sus pensamientos y reflexiones en publicaciones de título “nefasto” y difícil de pronunciar como ‘Myriastérides y otros relatos’, u otras como ‘El imaginario vientre de la tierra’ o ‘La cumbre del silencio’ a las que ahora añade, ‘Nocturnos’ publicada con el sello granadino que está a punto de celebrar su primer aniversario.

josefina martos peregrina

“Empecé a escribir al mismo tiempo que a leer y antes que a escribir a inventar”, afirma a lo que añade que “la cuestión es que no le he dado importancia hasta bastante tiempo después”.  Esta escritora que vino a Fiñana y Guadix con su marido, profesor fallecido, también nos declara su gusto por la pintura “hasta que se dedicó a la escritura”. Con sus cuartillas escritas conoce la editorial Nazarí hace unos meses de la que valora su apuesta por gente nueva y otra consagrada como Ángel Olgoso. También porque “es de las nuevas editoriales que les envías algo y te contestan”. Y puestos a valorar positivamente agradece la portada del artista  Santiago Caruso.  También nos desentraña la enigmática dedicatoria al que fuera su marido, fallecido hace siete años, que “imagina en un reino de la noche, por un libro que leyeron juntos -un solo libro y dos leyendo al mismo tiempo- en el que se mezclan diferentes planos y niveles. Los oblicuos comunican el mundo de los vivos y muertos. Y los puentes secretos porque le recuerda a los cementerios japoneses llenos de estatuas y un riachuelo que representa el límite entre los ancestros que están en la tierra pura, del más allá y la impura de los vivos que se comunican con un puentecito que cuando lo cruzas has traspasado esa frontera”.

Luego nos justifica la doble cita por un lado de Louis Ferdinand Céline y por otro de Clarece Lispector. Con el primero difiere aclara que no comparte su falta de amor pues “puedo desesperarme pero siempre hay un sentimiento de amor a la humanidad” y con la segunda manifiesta tener muchos puntos en común, pues “me fascina y me gustaría seguir el ritmo que marca ella del viento y de las hojas que caen. Tiene que ver con el sentimiento que durante mucho tiempo de no he necesitado al lector pero ahora “lo necesito tanto como el compositor que escribe una partitura y necesita un intérprete que la toque”. Ese potencial lector de ‘Nocturnos’ que se va a encontrar mundos oscuros, que no corresponden a la realidad cotidiana, como es la protagonista del primer relato “Yo soy la que escucha”, en la que cuenta la experiencia de alguien que oye a través de la pared a un niño que va creciendo y todo lo que le pasa hasta un desenlace poco feliz.

Independientes

En estas trece  historias independientes, aunque algunas mantienen un pequeño lazo entre “De canción”, “De sangre” y “De madera” pues responden al eje común de la Virgen de la Cueva. Aunque se pueden leer en el orden que prefiera el lector recomienda el pensado por su editor y ella pues “hemos procurado que no caigan juntos dos cuentos demoledores”.  Relatos de entre los que destaca por su sabor especial  ‘Balandra’, dedicado a Román Gubern, porque puede servir de preludio a la novela en la que ya está trabajando sobre el cine en la posguerra en el que se “soñaba en conjunto”.

También  ‘Mares prohibidos’ donde muestra su predilección por “los viajes en el tiempo” que en este caso le trasladan a la primera expulsión de los moriscos de 1569. Época en que era habitual trasladarles a lugares muy lejanos del mar, como es el caso de moriscos granadinos que fueron llevados a zonas de La Mancha. Esta narración está dedicada a Antonio Carvajal, pues al escribirlo se imaginó un fraile y maestro que enseña toda la poesía castellana realizada hasta la época. Vinculada con tierra almeriense está el relato ‘Superviviente’, con el que le gustaría despertar la “conciencia ecológica” en el sentido de la tragedia de que si nos cargamos este mundo no nos queda otro.  Para terminar nos manifiesta su deseo de que “me gustaría que este libro lo leyera mucha gente y que conectara con los lectores”.

 OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

 


Título: Nocturnos

Editorial: Nazarí

Páginas: 137

Precio: 12 euros

Presentación: Hoy miércoles, en el salón de plenos del ayuntamiento. La autora estará acompañada por Juan Carlos Friebe y Paolo Romerini (20 h)

 josefina martos peregrina3

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *