Manuel Beltrán expone hasta el 13 de junio una colección de pinturas de La Zubia y alrededores, 30 años atrás

 

MANUEL BELTRÁN exposición2

“Hace más de treinta años que mi mujer y yo llegamos a La Zubia, donde unas curvas eran el preludio de un pueblo que se derramaba por la ladera de la montaña y de un barranco que lo dividía en dos mitades”, de esta forma rememora su llegada este profesor y pintor natural de Nerva (Huelva) que en la actualidad continua impartiendo clases en el IES Laurel de la Reina. Tras un breve recorrido por la muestra nos confiesa que se siente “un cronista del paisaje”,  pues no en vano ha sabido fijar en el lienzo rincones, edificios y paisajes, en muchos casos desaparecidos.  En total se reproducen 57 cuadros en el precioso catálogo editado para la ocasión por el ayuntamiento zubiense, aunque por razones de espacio en la sala se han expuesto 36 de ellos.

MANUEL BELTRÁN exposición3

“Esta exposición es un homenaje a este pueblo que ha sufrido una gran transformación pues ha pasado de ser un pueblecito de unos 3.000 habitantes a una ciudad de 20.000”, nos explica. A continuación indica que el objetivo primordial ha sido recoger la esencia e identidad de cuando era pueblo, mostrando rincones y casas desaparecidas, algunas con escudos nobiliarios. “Cuando he echado la mirada atrás, sin saberlo me he convertido en un cronista del paisaje”, comenta tras lo que nos va comentando algunos los cuadros expuestos de La Zubia y su entorno (Cumbres Verdes, Alhendín, Otura, La Vega,…) la mayoría propiedad de particulares e instituciones.  

 

MANUEL BELTRÁN exposición z

 

Catálogo

El catálogo incorpora junto a la reproducción de las obras, el poema ‘Zubia’ de Rafael Guillén, junto a dos textos de los profesores M. Rienda y Miguel Ángel Moreno, y la presentación de la concejala de Cultura y del propio pintor que dedica la muestra a este pueblo y “muy especialmente a mis alumnos que no conocieron aquellos paisajes que yo vi”. En este sentido indica que “son cuadros realistas  que era lo que yo hacía en aquella época, pues me gustaba el reflejo de la realidad. En cuanto a los temas prefería los atardeceres, pues era cuando se “encendía” la Sierra, Cumbres Verdes,… que pintaba en los ratos libres y fines de semana”, afirma este artista que cuenta en su haber con 15 exposiciones individuales y una veintena de colectivas. Así mismo, explica que afortunadamente la llegada de las Mercedarias supuso la restauración del convento y el palacio arzobispal que estaban en ruinas “aunque perdió un poco el sabor de lo antiguo, tradicional y pictórico”.  

MANUEL BELTRÁN exposición4

Cuando le pedimos que elija uno de sus favoritos se decanta por ‘Invierno en El Laurel’ un óleo de la primera gran nevada  a su llegada a este lugar datado en  1986,  según ha podido leer en el reverso escrito a bolígrafo y que es propiedad de la Fundación Caja Rural; igualmente un pastel dedicado al rincón donde se celebra el certamen ‘Poesía en el Laurel’;  la huerta Iberos con escudo nobiliario que fue lo único que se salvó, desaparecida con el boom de la construcción y que, precisamente, fue adquirido por el Ayuntamiento y se encuentra en el despacho del alcalde; el callejón del Matadero, el pilar del Palacio, la huerta Espejo, todo desaparecido, el cortijo Beneficiao, paisajes de los Alayos, (Monachil), el Purche,  y, sobre todo,  el Laurel de la Reina, en las cuatro estaciones, la ermita, el palacio arzobispal y el mirador romántico. En definitiva, como señala la concejala de Cultura, Ana Sáenz, “la colección de obras de Manuel Beltrán supone una dialéctica del tiempo”.

MANUEL BELTRÁN exposición5

 Más información SALA DE EXPOSICIONES DE LA ZUBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *