Paco García Espínola: «Y después del 5 de octubre, ¿qué?»

 

Excursión a Montefrío

 

Así que a partir  de aquella  fecha se abordó la idea de seguir reuniéndonos, de seguir en contacto, para lo cual se abrieron cuentas en las redes sociales  a nombre de la Promoción y a las que se invitó a todos los miembros de la misma.

Esperidón, nuestro para siempre delegado, ha hecho posible la continuidad  gracias a su capacidad de cohesión, de organizador y, sobre todo, por creer en la amistad que une al grupo. Gracias, amigo, por tu esfuerzo y dedicación.

La dispersión y los quehaceres de cada uno hacen imposible que las reuniones posteriores sean numerosas, pero se mantiene un grupo muy cohesionado y suficiente para que siga vivo el espiritu del reencuentro.

jubiladosencuentros02 navidad2013

A partir de entonces se han llevado a cabo viajes culturales-gastronómicos, como las visitas a Montefrío y Carchuna, o  encuentros puramente gastronómicos. Pero, sobre todo, se ha institucionalizado una reunión semanal: San Jueves, que hace posible que nos veamos cada semana y compartamos unas cervecitas y mucha charla. Sin olvidar la confección de un  libro-documento sobre todas estas actividades y las opiniones, vivencias y relatos vertidos por  integrantes del grupo en diversos escritos, así como fotos de aquella época y una orla con nuestros rostros actuales.

Contado esto así resultaría una simple enumeración de acontecimientos. Nada más lejos de la realidad. Las reuniones, ya de por sí gratas, van más allá en su contenido, en su esencia, que explican su continuidad.

En playa Velilla, julio 2014

Estos encuentros poseen un poderoso imán que nos atrae. A ellos se acude con alegría e ilusión. El tiempo transcurre en un suspiro. Ahora no hay biombo separador y hombres y mujeres vivimos en comunión con nuestra auténtica personalidad fraguada a lo largo de tantos años y con la satisfacción de encontrarnos compañeros y compañeras cuyo punto en común es haber pasado aquellos años en la Normal.

Visita al Albaycin
          
Nuestros encuentros constituyen una terapia de evasión, una liberación de problemas de toda índole que en muchos casos entorpecen nuestras vidas

Es hora del intercambio de ideas, de hacer confesiones que en aquellos tiempos no hubiésemos sido capaces de hacer porque el rubor, la timidez y el misterio de los años jóvenes no nos permitían hacerlo. Ahora, con la edad madura, se reviven momentos, amores pasados, conversaciones que antes serían íntimas y que a estas alturas de la vida resultan divertidas, carentes ya de la magnificencia que antes se les otorgaba.

¡Cómo hemos cambiado!

Son muchos años transcurridos, toda una vida profesional dedicada al trabajo y a la familia. Ahora toca  revivir, recordar, es decir, volver a vivir aquellos tiempos duros, difíciles, sacrificados, que han marcado nuestras vidas, pero colados por el tiempo que hace de catarsis providencial. Siempre hay algo que contar, algo nuevo que traer a cuento.

Ahora toca conocernos tal cual somos sin los paripés y el cortejo que se establecía entonces.

Visita al Albaycin

Llegados a este punto de la vida, en nuestros encuentros, nadie pregunta por la vida de nadie. El pasado de cada uno no cuenta. Cuenta el presente, se acepta a las personas  tal cual son, sin más averiguaciones.

 Navidad 2013

El paréntesis del 68 a nuestros días, no importa. Nos aceptamos como somos en el presente. Hay un acuerdo tácito de no hacer preguntas que no vengan a cuento. Queremos vernos, cuantas más veces, mejor. Si alguien quiere contar algo lo hace voluntariamente, sin presiones y los demás estamos dispuestos a escuchar y a solidarizarnos con cualquier historia, libremente, como en una improvisada terapia de grupo. Nos interesa la persona. Nadie pregunta por afiliaciones de ningún tipo. Evitamos discusiones que puedan distanciarnos. Nos queremos tal cual, sin adjetivos, con un platonicismo concreto.

 Charla entre amigos

Sí, amigos, nuestros jueves, nuestras excursiones, no son solo momentos para tomar una cerveza. Van más allá. Son momentos liberadores, paréntesis dorados que hacen revivir, echar fuera preocupaciones y alegrar nuestras vidas.

Ahora empezamos a reconocernos con sinceridad, con la perspectiva que dan tantos años desde aquellos pasados en la Normal. Ahora retomamos, libres ya de compromisos, la amistad interrumpida por tantas y diversas historias vividas por cada uno de nosotros. Historias con más o menos fortuna, pero historias llenas de intensidad que han servido para fortalecer nuestra personalidad.

Paco en su casa con Esperidón, Consuelo y Carmina

             
Ahora toca vivir intensamente lo que la vida nos ofrece a diario. Nuestro futuro está aquí, en el presente. Un presente esperanzador que hay que aprovechar a tope, sin misericordia para el tiempo.

Ha pasado un año, pero el espíritu de la promoción se mantiene vivo.

Carpe diem, amigos, mañana será otro día y puede ser tarde.

                                            Paco G. Espinola

La Zubia, 11 de julio de 2014

En  casa de Paco Gª Espínola

Cuatro amigos en casa de Maty

 

jubiladosencuentros15 casa matil leyva

 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

 ‘Lo que he sido se lo debo a mi primer Maestro’, por Antonio Ruiz Esperidón

– ‘Primera aventura de algunos alumnos de Magisterio de la promoción 1965-68, en el barrio del Albayzín’ ,por Manuel García Plazas

– ‘El espíritu de la promoción de Magisterio 1965-68’ por Francisco García Espínola

‘Yo fui maestro’, por Bernardo Roa Guzmán

– ‘Las maestras de la promoción 1965-68 toman la palabra’por Asunción Villena, Carmen Martínez, Valentina Serrano, Mercedes Liñán, Elena Alonso, Carmen Blanco, Rosi Jiménez, Carmina Cueto y Virtudes Hernández.

 ‘Tres anécdotas y un emotivo recordartorio’, por Enrique Mateos Alarcón

– ‘Carta abierta a los Maestros de la promoción 1965-1968’ y ‘Apuntes de la escuela de niñas’ porCarmen Jiménez y Rosi Jiménez.

–  ‘Riadas de sentimientos’ por José Pinteño Gea

 Maestros y maestras, juntos en el 45 aniversario’ por Antonio Luis García Ruiz

– ‘Maestro del 68’, por Manuel Titos Martínez

‘Romance de aquellos maravillosos años’ por Isabel Valverde

– ‘Retazos en mi memoria’ por José Luis Maldonado

«Un día para la eternidad. Crónica de un día maravilloso» por Francisco García Espinola

«Y… ocurrió el encuentro» por Antonio Luís García

«Antes, durante y después del encuentro de maestros de la Normal (1965-68) » por Antonio Ruiz Esperidón

«¡Pobre Normal!» por Francisco García Espínola

«Colores» por José Luis Maldonado

«Recuerdos de otro tiempo» por María Rosario Muñoz Muñoz

 

 

INFORMACIÓN RELACIONADA Y GALERÍAS DE IMÁGENES:

– Más de 150 maestros y maestras de la promoción 1965/68 preparan su primer reencuentro a principios del otoño

– El 5 de octubre, fecha elegida para el reencuentro de maestros y maestras de la promoción 1965/68

– Maestros buscan a sus compañeros y compañeras de la promoción 1965-68

– Encuentro de maestros de la Normal de la promoción 1965-68

 

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *