Francisco Barajas presenta su primera novela , ‘Silbando viejas canciones’, en el salón del plenos del Ayuntamiento de Granada

 -¿Qué es ‘Silbando viejas canciones’?

– Es mi primera novela larga. Una novela dura de lenguaje y de situaciones vivenciales difíciles que solo pretende poner a los personajes principales de la Iliada inmersos en dos bandas pandilleras actuales en el barrio neoyorquino del Bronx. Es una novela que retrata las luchas por la supremacía de una de las dos bandas pandilleras sobre la otra y en esto de la venta de drogas, la prostitución, el juego, el chantaje y el asesinato, entre otras lindezas humanas más. Silbando viejas canciones, con sesenta o más personajes que no son los principales, desea retratar la marginalidad delincuente de dos bandas pandilleras en un barrio tan significativo como es el Bronx de Nueva York. Desde luego, es el lector el que definitivamente deberá de decir que es esta novela con tanta acción, tanta crudeza y tanta humanidad, y aunque ésta sea en su mayoría de una negatividad extrema. 

– ¿Por qué ahora una novela y además larga?
R.- Porque tocaba. Tenía muchas ganas de escribir un relato largo, y después de haber publicado miles de relatos cortos. Un hijo, un árbol y una novela. Aunque sigo escribiendo relatos cortos y poesía. Y también he empezado otra novela larga que se llamará “El aliento de Rocinante”. A ver si gusta “Silbando viejas canciones” al lector, y aunque se publiquen muchas novelas y se lea muy poco. ¿Tantas páginas me han salido? ¡Vaya una barbaridad con tantas páginas! Pero me dicen, que se lee de casi un tirón esta novela. Yo como no la he leído, y porque solo la he escrito… Cuando has escrito algo y lo has publicado, como aseguraba Rafaell Albert, ya no es tuyo lo publicado porque es del lector.

– ¿Cuándo te surge la idea de reescribir esta especie de Iliada localizada en el siglo XXI y en Bronx neoyorkino?

– Ya llevaba tiempo sopesando toda la trama de esta novela, pero la escribí en algo menos de medio año. Me tomé unos meses sabáticos en los que solo hice periodismo en televisión, pero no en ningún periódico escrito odigital. No es una especie de Iliada, es la extrapolación de la Iliada a lo bestia en el Bronx de Nueva York. Es una historia con muchas historias de malos, menos malos y malísimos. Y con sus amores y desamores. Con sus bondades y desbondades. Y con sus vivencias y muertes. Unas historias actuales del poema de Homero, pero con muchos personajes, y como ya he apuntado antes. Es un homenaje modesto a uno de los libros que primeramente leí cuando era un niño, a la Iliada de Homero.

– ¿Qué destacarías de cada uno de los personajes protagonitas y antagonistas?

– Que son relatados sin tapujos, desnudos con sus vicios, maldades y bondades. Y en una prosa ágil y descarnada. Hay que contar las cosas con sus realidades y no idealizar de forma idílica. Hay malos muy malos y buenos que no lo son tanto en los protagonistas. Helena Justin, es también lesbiana.Y Paris Lee homosexual, además de gran amante de mujeres. En esta novela, intento que se rompan mitos y estereotipos. Entiendo que es una novela bestial, pero no para lectores que son bestias. Al pan lo llamo pan y al vino lo llamo vino. Y sin tapujos como también antes apuntaba. No es novela para timoratos ni para aquellos seres humanos que mean agua bendita. Es la realidad, es lo que pasa en las calles del barrio del Bronx. Esto creo, aunque lo importante es que lo crean los lectores.

– ¿Cuál ha sido el proceso creativo que has seguido hasta que puso el punto y final?

– No ha existido un proceso creativo especial, todos los días escribir y lo mejor que he podido hacerlo. Yo soy muy ácrata para todo lo que realizo, unos días escribía hasta que no podía más y otros solo un folio lo mejor escrito que podía, y como decía García Márquez. Cuando puse el punto final, me hubiese gustado seguir escribiendo sin que nunca se terminara este proceso creativo. Es la paternidad del autor. Hay que escribir sin mentirle al lector, quiero decir que hay que escribir con humanidad y sin creerse un genio. hay que escribir con modestia, valentía y sinceridad. Los genios no existen, y ya que solo existe el trabajo bien realizado o mal confeccionado. No obstante, el punto final es un alivio para muchos escritores y poetas. Trabajar con honestidad, ese es el secreto. Y con honestidad para el lector y para uno mismo.

– ¿Cuál sería el perfil del lector al que va dirigida tu novela?

– Esta novela es para todo tipo de lectores, aunque te vuelvo a repetir que no es novela para timoratos ni para aquellos que mean agua bendita. Estoy casi seguro que esta novela será bien recibida por parte de los jóvenes, esos con miras más amplias y con esperanzas de llegar a unos tipos de sociedades nuevas que no sean tan decadentes como lo son las actuales. es un crimen que las sociedades actuales tengan marginados y explotados a los jóvenes, eso que son el futuro. El capitalismo es así de canalla y explotador. Y no estoy marginando a las personas más mayores, existen mayores que son tan avanzados o más que los jóvenes. Esta no es novela, en definitiva, para memos variados, políticos con la bragueta abierta y la mente opaca, eclesiásticos pirómanos del Santo Oficio y lerdos carpetovetónicos patrios que caminan descalzos por rutas imperiales o por sendas mentales tan estrechas como el ojo de una aguja.

  Título: Silbando viejas canciones
Autores: Francisco Barajas
Editorial: Dauro
Páginas: 332
Precio: 18 euros
Presentación: Salón de plenos del Ayuntamiento de Granada. El autor será presentado por el concejal de Economía y Hacienda, Francisco Ledesma y Pilar Sánchez, responsable editorial (19:30 h)
FRANCISCO BARAJAS SILBANDO VIEJAS CANCIONES portada  

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *