María Arnedo presenta en Granada su segunda novela ‘Rubik’, un “thriller muy divertido”

 

rubik portada maria-arnedo

Tras hacerlo en Madrid y Zaragoza, María Arnedo, que ha viajado desde Estados Unidos para presentar su segunda novela ‘Rubik. ¿Qué esconden los vecinos?’ (Dauro) hará otro tanto en Granada. Será el viernes, 5 de diciembre, en elAula 2 de la Facultad de Derecho (Plaza de la Universidad s/nº) en cuyo acto será presentada por la responsable editorial, Pilar Sánchez (20 h). Esta filóloga residente en Houston desde hace 14 años, trabaja como copywriter (persona que escribe el texto de los anuncios) en una agencia de publicidad hispana. Con anterioridad ejerció cuatro años como maestra de primaria y enseñó Literatura Española y Español en la Univiversidad de Houston, donde se había doctorado en Literatura Española con diversos artículos académicos y algún cuento en su haber publicó en 2012 su primera novela, “una desternillante historia de las tribulaciones de un hombre que no encuentra lugar en el mundo industrializado” que lleva por título “Machote” (Ed. Oblicuas).

– Defínamos en tres palabras su segunda novela
– Thriller-muy-divertido. Es una novela de misterio y en ese sentido cuenta con elementos tradicionales, como el hecho de que todos los personajes son sospechosos y el lector ha de adivinar quién es el culpable (cosa que, anticipo, no logrará hacer hasta la última página). Pero además el humor (un humor negro, muy a la española) está muy presente y diferencia a esta novela de otra muestras más clásicas del género. Eso y más cosas… ¿no puedo usar más de tres palabras?

– Por ahora con estas tres bastan. ¿Cuál es su récord a la hora de hacer el cubo de Rubik?
– Mucha gente me ha preguntado lo mismo y siempre me avergüenza reconocer que no soy capaz de hacerlo. Alguna vez lo he intentado, pero siempre me acabo aburriendo y dejándolo a un lado. Los algoritmos y permutaciones matemáticas no son lo mío. Pero a partir de esto tendré que “ponerme
las pilas” y aprender a hacerlo.

– ¿Por qué lo eligió como título?
– ‘Rubik’ me pareció un buen título por tres cosas: primero, por la trama. Cada vez que la protagonista hace un “movimiento”, o sea, sospecha de uno de los personajes, esto conlleva un montón de suposiciones y que cada uno de los personajes asuma un rol específico (unos aparentemente culpables, otros inocentes). Sin embargo, con el siguiente movimiento, todo se trastoca, todo se descompone, los papeles cambian y se desencadenan situaciones imprevisibles. Otra razón es la estructura: la novela se compone de varias piezas: una parte principal (en primera persona, es el punto de vista de la protagonista) y luego otras tres piezas complementarias muy diferentes (cada una con una voz y de un género distinto) que acaban de completar el rompecabezas. En definitiva se trata de que el lector recomponga todas las piezas, que juegue a este particular cubo de Rubik. Por último, el cubo de Rubik es un elemento presente en la novela y que define en parte a la protagonista (ella se lo hace en treinta y ocho segundos).

– ¿Cómo entra en contacto una mañica con el sello editorial granadino, Dauro?
– Como se hace todo hoy en día… por Internet. La verdad, fue una suerte que Dauro aceptara mi propuesta. He contado con un equipo muy bueno y la edición ha quedado excelente.

– Al igual que en ‘Machote’, el humor está muy presente ¿se debe a que lo considera bálsamo o placebo, para la sociedad enferma que nos ha tocado vivir?
– Tiro más bien hacia lo personal: junto con la evasión, es mi manera particular de afrontar la vida. Me tomo la literatura muy en serio pero no a mí misma.

– En la foto de la solapa aparece con sombrero de cowboy ¿es por estética o se debe a su casi
tres lustros en territorio yanki?
– Si te digo la verdad no es para nada un sombrero vaquero (por mucho que viva en Texas no tengo
uno). Es un sombrero de ala ancha con un estilo un tanto bohemio, de esos que se llevan ahora, pero
por lo visto no logré el efecto deseado…

– Para disipar dudas Flaubert afirmó “Madame Bovary, c’est moi,”, en su caso, ¿quién es Martina, la protagonista de su novela, a la que conocemos recién llegada a una gran ciudad y a su nueva residencia, un bloque de cinco pisos?
– Todo parecido con la realidad es pura coincidencia (para empezar ella se hace el cubo en tiempo
récord). Bueno, sí y no. Aunque me parece un error la tendencia de algunos críticos de ver al autor y
a su vida reflejados en su obra (y estudiarla exclusivamente desde ese punto de vista) sí es cierto
que nuestras vivencias moldean nuestra visión del mundo, y eso a su vez da forma a nuestra
escritura.

– El vecino del quinto izquierda, Santiago, un fumador empedernido apasionado del manga y
de las novelas de J.J. Benítez, programador freelance ¿tiene algún referente real?
– Para nada. Intenté recrear un personaje singular y a la vez un tanto estereotípico (es un freak por
antonomasia) que cautivara al lector nada más conocerlo.

¿Y Leocadia López, de nombre artístico, Loreto Lombardi, que combina “la sensualidad e
inocencia de Marylin con el exotismo fatal de Angelina Jolie”?
– Lo mismo le digo. Son personajes que se corresponden con estereotipos, pero eso sí, solo
aparentemente, porque como el lector descubrirá, todos ellos tienen un lado oculto (o varios).

Dos octogenarias lesbianas, la vieja de los gatos, una familia de emigrantes rumanos y otra
de ecuatorianos, ¿quién le ha quedado por meter en esta especie de bloque del 13 Rue del
Percebe?
– Me alegra que hagas la comparación. Como en la tira cómica (a la que también se alude en la
novela) el ambiente aquí es disparatado, sórdido y a la vez muy de la “España cañí”. Quise crear
además un ambiente claustrofóbico, con pocos personajes (los principales son solo cuatro) y que la
trama discurriera casi exclusivamente en el edificio, donde el patio interior, que comunica a los
pisos, es un elemento clave.

Ikea, Don Simón, Cola Cao, Cruzcampo, Corte Inglés, Moët Chandon,…¿Ha pensado que las reiteradas ferencias a estas marcas le podrían haber patrocinado la edición de su obra?
– ¡Mira que no haberlo pensado! Y eso que me dedico a la publicidad…

¿Qué le parecería si un estudiante universitario propusiese realizar un TFM (Trabajo Fin de
Máster) sobre literatura vecinal con el título “De ‘Historia de una escalera’ de Buero
Vallejo” a ‘Rubik’ de María Arnedo pasando por ‘La Colmena’ de Cela?
– Me siento halagada solo de ver mi nombre junto al de tamaños genios en la misma frase.

– ¿En qué se parece su novela y en qué se diferencia de la película ‘La ventana indiscreta’ de
Hitchcock?

‘La ventana indiscreta’ se menciona varias veces en la novela de manera explícita. Además, al igual que los protagonistasde Hitchcock, los de la novela presencian desde su ventana un aparente asesinato. Como en la película, mi “puesta en escena” es también un poco teatral, es decir, pocos personajes, pocos elementos, pocos ambientes. Eso sí, Martina y Santiago distan mucho de parecerse lo más mínimo a James Stewart y Grace Kelly. Por el tipo de humor yo creo que “Rubik” es más bien una parodia de “La ventana indiscreta”, pero no en el sentido peyorativo: establece más bien un diálogo, una respuesta alternativa a través del tiempo y los géneros. Es curioso esto del diálogo que se establece entre géneros y autores: poca gente sabe que la película de Hitchcock está a su vez basada en un cuento de Cornell Wollrich.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *