El cirujano y escritor Carlos Ballesta publica su tercera novela histórica, ‘Beatriz de Salcedo. La Esclava Blanca’

“Sueño por la noche lo que escribo por la mañana”, nos confiesa el reputado cirujano pionero en la cirugía laparoscópica con clínica en Barcelona y en la Inmaculada de Granada. Este filántropo y bibliófilo pasa la semana entre ambas ciudades pero reconoce que la segunda “le atrapa”. Tanto es así que adquirió el Carmen Aben Humeya cuando estaba a punto de ser declarado en ruinas y lo ha restaurado con un gusto exquisito sin que pierda ápice del sabor de una importante vivienda con más de cinco siglos de antigüedad. Aquí, cuando su labor profesional se lo permite, se viene para inspirarse y escribir no en vano, cada ventana, cada patio, y no digamos desde el torreón del siglo XI se puede contemplar un cuadro al natural de los palacios de la Alhambra, coronados por Sierra Nevada, y más cerca, desde las colinas del Albaicín hasta la ladera bajo la torre de la Vela y la Granada de la Vega.

El cirujano en el Centro Laparoscópico de Granada /A.A.

Carlos Ballesta es de esos entrevistados que te brinda un títular en cada párrafo. “Esta es una novela muy documentada y con mucho rigor histórico”, “La documentación para esta obra ha sido muy enriquecedora”, “Cuando escribo quiero que quede poso de lo que la persona lee”, podría servir de ejemplo a la par que nos indica su preocupación a la hora de escribir y su fin último: hacer un trabajo lo más digno posible que produzca satisfacción y conocimiento en el lector. Así lo demostró con su primera novela histórica ‘El misterio del Carmen’ (Comares), en la que el Albaicín adquiere una personalidad propia de protagonista, que escribió por “presión” de sus hijas, gustó muchísimo y aún se sigue vendiendo en las librerías lo cual le animó a seguir escribiendo, cosa que hizo con ‘Diego Hurtado de Mendoza. El hombre del Emperador’ (Almed) y pretende ahora con ‘Beatriz de Salcedo’ en cuya preparación y redacción ha estado embarcado cuatro años.

Aunque nacido en Tejeda (Las Palmas) de padres almerienses, con tres años se desplaza a Macael, en la Sierra de Filabres, y a los seis años le ingresan como interno en el Colegio del Sacromonte. . A partir de ahí no se ha separado de Granada donde concluye sus estudios de Medicina en 1973 hasta que se traslada para hacer la especialidad a Cataluña, donde vive y desarrolla parte de su actividad profesional. “Granada tiene algo que atrapa, que embruja, que hace que vuelvas una y otra vez. A pesar de llevar unos 30 años en Cataluña no he dejado de venir al menos una vez al mes a Granada”, recalca. También nos confiesa su pasión por la cultura del Reino de Granada, no sólo por sus monumentos sino también por su gastronomía y la forma de pensar y reaccionar. “Reconozco que soy un amante del arte, prefiero gastarme 3.000 euros en un libro que gastármelos en un viaje, viajar en segunda o en turista y comprarme un mapa o un documento histórico” manifiesta quien ha tomado como encomienda la misión de preservar todo aquello que pueda del patrimonio de Granada y su Reino. Para ello constituía en 2010 la Fundación que lleva su nombre al haber reunido bastantes documentos anteriores y posteriores a los Reyes Católicos que entiende deben quedarse en esta ciudad.

El novelista en el Carmen Abén Humeya/ A.A.

Su mejor novela

De su última novela tiene claro que “para mí es mi mejor novela. Beatriz de Salcedo, es una mujer impresionante, una esclava y prostituta en Granada que con Pizarro y el veedor Salcedo participa en la conquista del Perú y cuya inteligencia le lleva a ser la mujer más rica de este país en el siglo XVI”. Dedicada a su madre “doña Constanza López Gómez, mi madre y la última morisca del valle de Almanzora”. Así mismo indica que “escribir esta novela me ha dejado francamente satisfecho porque refleja lo que fue una época y el comportamiento de la mujer, cosa que no es fácil para un hombre meterse en la piel de una mujer”, al tiempo que nos aclara cómo las va elaborando: “las novelas las escribo, paro, las leo seis meses después y a veces no me reconozco en lo escrito. Sueño por la noche lo que escribo por la mañana. Duermo con papel y lápiz en la mesita de noche para anotar las ideas que me vienen”.

Y así ha ido componiendo las 492 páginas de esta apasionante historia que estructura en tres partes: la primera, donde cuenta los recuerdos de la infancia de Beatriz, cómo la traen desde Guadix, su vida en Granada, a lo largo de la década de 1520, en la cual va recordando y analizando todo lo que le ha pasado. La segunda muy corta, narra el viaje, para que lector entienda lo que suponía en aquella época organizar este tipo de expediciones llenas de burocracias y donde aparece un personaje vengativo que había sido expulsado de Centroamérica. Viaje que tenían que hacer hacinados, con 300 ó 400 personas en un barco en el que cabían cuarenta, a lo que hay que añadir armas y caballos y que cuando no había viento se paraban. “Era una travesía muy dura. Para plasmar todo esto he necesitado un tercio de la novela”, indica

El autor de 'Beatriz de Salcedo' en el torreón del siglo XI del Carmen Aben Humeya /A.A.

Por último, el lector conocerá lo que era América en ese momento. “ Yo he viajado mucho a América, he estado en Túcume, en Los Palacios, en Bahía Cruz que es donde se embarca Pizarro. Esta es una novela muy documentada y con mucho rigor histórico que incluye la historia de los moschicas, de los incas, y de la fundación de Lima porque Beatriz fundó esta ciudad con Pizarro. O sea una novela muy apasionante” declara al tiempo que nos explica que mucha gente no sabe Beatriz de Salcedo influyó en la moda de llevar la cara tapada, y que fue la primera persona que introduce el trigo en Sudamérica donde se sigue hablando del “trigo de Beatriz de Salcedo”. Insiste Ballesta que “la documentación para esta obra ha sido muy enriquecedora y yo la transporto para que el que quien la lea sepa cómo vivían los incas. Yo diría que el 80 % es historia científica cuando Beatriz llega a Túcume, a las pirámides se encuentra con Almagro, da su visión interna entre los españoles, la opinión de los virreyes, de la iglesia, se lleva a cabo la construcción de la catedral de Lima. Todo esto queda reflejado con rigor histórico, fruto de mi afición por los documentos y la investigación”.

Carlos Ballesta añade que escribir para él supone una válvula de escape, porque le liberan de la tensión diaria y que le produce placer escribir, que lo hace a mano “a lápiz y papel, luego lo transcribe mi secretaria”. Bibliófilo reconocido considera la lectura imprescindible para alimentar la mente. “El leer libera a la persona, es muy sano, cura o te aleja del alzheimer, te culturiza y, sobre todo, te hace libre. No olvidemos eso pues cuando tu lees, lees lo que está escrito no lo que te imponen”. Por eso le gustaría que mucha gente de la que acuda a la presentación de su libro haya tenido la oportunidad de leerlo previamente “para intercambiar opiniones con los amigos de Granada”.

 

 

 

0IR AUDIO DE LA ENTREVISTA  

 

Título: ‘Beatriz de Salcedo. La Esclava Blanca’

Autor: Carlos Ballesta

Editorial: Miguel Sánchez Ediciones

Páginas: 490 pgs.

Precio: 21 euros.

Presentación: Jueves, 12 de diciembre, en el salón

del plenos del ayuntamiento de Granada (20 h).

 

 

Carlo Ballesta en un rincón de su carmen granadino/A.A.    

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *