Javier Alonso Magaz: «VegaEduca, salvemos la Vega»

Acto de VegaEduca en la explanada del Museo de la Memoria /A.A. Paso a paso se tejió una red de cientos de profesores y miles de alumnos en busca de la Vega perdida. Nos invadió el deseo de descubrir nuestro territorio y ponerlo en valor. Comenzaba una larga tarea para evitar la extinción del paisaje. La crisis inmobiliaria aterrizó como una gran aliada, en nuestro caso, e hizo saltar por los aires las burbujas inmobiliarias: el cultivo del ladrillo se hundió. La Vega resistía y nos unimos junto a otras voces que llevaban años pidiendo la protección y dinamización de esta tierra milenaria privilegiada. En las primeras salidas y excursiones el profesorado y alumnado pudimos comprobar que la Vega estaba herida. Muy herida. !Qué pena, penita, pena! La Vega se desangraba y olía a tierra roja amputada.

En cuarenta años hemos asistido a la pérdida de un cuarenta por ciento de este espacio único. La cruel recompensa arroja una tasa de paro juvenil muy por encima de estas trágicas cifras. Los inicios de VegaEduca fueron complicados, pero necesarios para aunar fuerzas y consensuar esfuerzos. Pronto se unieron muchos más a nuestro deseo de amar lo que más nos ama: la Tierra. Desde entonces sellamos un compromiso con nuestra madre Vega. Cada vez más centros participaron en esta labor de conocer a nuestros antepasados y no traicionar su memoria. Nuestro I+D lo teníamos muy cerca, no estaba en paraísos lejanos ni fiscales. Provenía de siglos de sabiduría. Ahora muchas voces al unísono cantamos Viva la Vega, Vive la Vega.

Frente a la degradación de la tierra, nuestra respuesta es defender la vida. Y la de todos. Prometemos estar siempre agradecidos a todos los que creyeron en VegaEduca: las familias, los agricultores, los músicos y los poetas que nos han arropado para subir los decibelios del quejío por la Vega. Ya estamos todos. Bueno casi todos. En la otra orilla del Genil se esconde en su letargo el villano gris cemento, tan gris como el color de su destrucción. Pero nosotros contamos con nuestros grandes superhéroes: los agricultores y sus manos preñadas de I+D. Sierra Nevada, la Vega y la Alhambra conforman las irrepetibles señas de identidad de Granada. ¡Súmate a su protección! Todos para uno y uno para todos.

Participantes en la ciclomarcha por la Vega/A.A.

Lo que se conoce se defiende. Tenemos derecho a un territorio protegido y dinamizado que produzca empleo y riqueza. La Vega es un préstamo que hemos recibido de nuestros hijos y no una herencia para ser expoliada hasta su desaparición. El paisaje es el hijo de los siglos y su ordenación la angustia de los presentes. Vivimos en una de las vegas más ricas de Europa. Cuidemos esta riqueza. Hay que cambiar las reglas del juego y defender la agricultura sustentable, la producción eficiente, la comercialización de los productos en canales cortos, los ecomercados y el consumo responsable. Vivimos en Granada, somos de Granada y tenemos mucho futuro. Y Lorca nos observa feliz desde el balcón abierto. Lorca para la Vega, la Vega para Lorca.

Agricultores, músicos y defensores de la Vega granadina/A.A.Hemos expulsado para siempre la tramposa expresión «ya no queda Vega». Aprendemos a ser ciudadanos construyendo ciudadanía. Educar para salvar lo que lleva siglos salvándonos: la Tierra. La Vega ha evitado la sed y el hambre, de bien nacidos es ser agradecidos. VegaEduca para recuperar el respeto a la memoria.

Hace algunos años comenzamos a juntarnos miles y miles de nosotros en la Vega. La fecha elegida fue el 22 de Abril, día de la Tierra. Nuestro lema: ‘Piensa en global, actúa en local’. Cada año se han sumado más y más centros a esta labor común de defender el bien común. Ya estamos todos los colegios e institutos juntos. La Vega estaba allí, herida, pero no muerta. Compartimos un objetivo común: crear escuelas activas para transformar, mediante la acción, la realidad que nos rodea.

Aprendimos qué eran los Ocho Objetivos del Milenio y la Carta de la Tierra. Programamos múltiples actividades que han definido nuestra trayectoria todos estos cursos. La ExpoVega ‘La Vega en la Memoria’, las EcoMarcha y CicloRutas nos hacen sentir uno y miles. El río Genil nos refresca cada año con su viento de alamedas. Y el grito por la Vega llegó al Parlamento de Andalucía. Demandamos la aprobación de una ley acorde a nuestra Declaración en Defensa de la Vega que frenara la degradación irreversible. Juntos podemos cambiar las cosas por nosotros mismos. La Vega es nuestra mejor servidora pública: alimenta, educa, cobija y permite la vida. Sólo necesita que la cuidemos. Os necesitamos a todos. Juntos somos invencibles. Necesitamos más amigos de la Vega.

La conferencia de París sobre el Clima 2015 puede cerrar por primera vez un acuerdo equitativo, vinculante, justo y mundial contra el cambio climático. No sería mala noticia que a nivel local hagamos los deberes. Es el tiempo de firmar un Pacto por la Vega. Necesitamos una Declaración de Derechos por la Vega que ponga freno a la destrucción de los ‘ambiciosos’ impulsos urbanísticos desarrollados sin planificación ni orden. Esa es nuestra tarea más inmediata. ¡Que no sea otra oportunidad perdida para Granada! Ojalá al finalizar el año celebremos este doble reto. El Parlamento Andaluz tiene que aprobar una ley que declare a la Vega zona libre de expolios y que genere empleo y riqueza. Estamos a tiempo. Exigimos que nuestros alumnos aspiren aun futuro prometedor en la tierra que los acunó, privilegiada en recursos y posibilidades. Evitemos que se marchen y no se imponga el exilio laboral forzoso.

Gracias Vega por esperarnos. Sin tu fertilidad no sobreviviremos. Nuestras escuelas transpiran valores. Las semillas del cambio están brotando. VegaEduca. Claro que educas, Vega. vegaeduca.org

JAVIER ALONSO MAGAZ

vega-educa-5

Para más información y contacto: www.vegaeduca.org 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *