Mariano Bertuchi sube a la Alhambra

 

bertuchi-Invitacion-Conferencia-Emilio-Villanueva---Bertuchi-Obra-GraI-fica-

El pasado, 6 de febrero de 2015, se cumplían 131 años del nacimiento de Mariano Bertuchi en Granada. Con tal motivo el Blog de Innova – Escuela de Arte de Granada le dedicaba una entrada con un texto de Emilio Vllanueva que, por su interés, reproducimos a continuación:

Bertuchi, siempre la luz

Mariano Bertuchi nació en 1884 en el Realejo, un barrio que en su origen fue arrabal islámico y judío de la Granada musulmana. Allí había vivido Mariano Fortuny, que descubrió a la luz de la ciudad de la Alhambra la imagen que tanto admiraba de Marruecos, como años más tarde Bertuchi acabaría fascinado por la luminosidad del norte de África, que le devolvía a la memoria la luz y la cultura de su ciudad natal.'Jardín del Carmen de los Mártires' (1898) M. Bertuchi

Bertuchi se formó muy joven como pintor, siendo en principio sus temas más frecuentes los relacionados con la historia y el legado de la Granada Nazarí. Y muy joven también, en 1898, realiza su primer viaje a Marruecos, que le provocó una atracción plasmada en sucesivos viajes y en un acercamiento progresivo que pasa por Málaga, San Roque y Ceuta, para asentarse definitivamente en Tetuán hasta su muerte en 1955. Una vida que es una progresiva integración en el mundo marroquí, un proceso sin solución de continuidad entre las ciudades hermanas de Granada y Tetuán.

En este proceso, su visión de Marruecos dejó de ser un lejano sueño romántico para convertirse en un profundo compromiso de quien convive con una cultura que en el fondo es la suya propia, la misma que históricamente fue la de Granada. Una visión que lleva a sus pinturas con una luz diáfana e intensa, con la que crea una imagen llamativa y colorista, pero al mismo tiempo directa y veraz. Una visión del paisaje marroquí humanizado, donde lo natural y lo cultural se funden en una realidad indisoluble, bajo la luz del cielo protector del Mediterráneo.

'Mercado de Tetúan -cacharrero-' (1940) M. BertuchiEsta imagen verdadera de Marruecos ya no es consecuencia de una estética romántica, sino al contrario, del pensamiento positivista que sustenta una concepción realista del arte que desemboca en el Impresionismo. Si desde el punto de vista del contenido la obra de Bertuchi es heredera de la cultura mediterránea de uno y otro lado del Estrecho de Gibraltar, su forma es deudora de la pintura impresionista.

Una pintura objetiva, relacionada con la fotografía, construida con frecuencia al aire libre, con una pincelada suelta, individualizada y perfectamente definida, y, sobre todo, con el protagonismo de la luz que incidiendo sobre el paisaje permite que a través de nuestra percepción visual podamos comprender las formas y los colores, son rasgos indiscutibles del Impresionismo y de su influencia.

La exposición “Bertuchi y la EAG”, concebida como homenaje al que ha sido uno de sus alumnos más ilustres, tiene dos focos de interés. Por una parte la obra gráfica de Bertuchi, la que está más cerca de las actividades formativas de esta institución dedicada a la enseñanza artística: carteles, ilustraciones, viñetas, sellos, tarjetas postales, etc., en definitiva: dibujo y diseño gráfico.

Una importante faceta artística de Bertuchi, la gráfica, donde la luz sigue siendo esencial, si bien parece más sólida y recortada, como para adaptarse mejor a los soportes de unas formas que se reproducen mediante la imprenta. Un arte difundido a través de la edición que en su origen latino significa sacar afuera, dar a luz. Se tratan en ocasiones de viñetas que frecuentemente se definen como el negativo de la luz, a base de sombras, de manchas de tinta impresa. En otros casos nos encontramos con imágenes que forman parte de libros o publicaciones periódicas, con ilustraciones en su sentido más clásico, con toda la carga semántica que tiene la palabra ilustración: ilustrar, iluminar, en definitiva, proporcionar luz.

El segundo foco de interés de la exposición lo constituyen un conjunto de obras realizadas por los alumnos de la Escuela de Arte de Granada en muy diferentes especialidades: escultura, dibujo, grabado, esmalte, cerámica, diseño de modas, joyería, etc. Estas obras, junto a otras de Bertuchi, se muestran en un lugar especialmente oportuno para el significado de la exposición, la sala Ibn al-Jatib del Pabellón al-Andalus y la Ciencia, del Parque de las Ciencias de Granada. Tienen su origen en un proyecto interdisciplinar de investigación e innovación educativa. Su objetivo no es otro que el de considerar el legado artístico de Bertuchi como referencia para una creación artística contemporánea, donde el concepto cultural y formal de la luz emerge también como protagonista. Es de nuevo la luz que hermana Marruecos con Granada, la luz que es símbolo de idea, de creación y de inspiración.

Esa luz que personifica Bertuchi, que fue la de su Andalucía y su Magreb, la de sus pinturas y sus obras gráficas, es también ahora la luz de su homenaje. Bertuchi, siempre la luz.

Emilio Villanueva. Exposición Bertuchi y la EAG.

 

Ver vídeo de la exposición del Pabellón al-Andalus y la Ciencia (Edif. Parque de las Ciencias) realizado por alumnado de segundo curso del Ciclo Formativo de Grado Superior de Fotografía Artística de la EAG.

 

 

Noticias relacionadas:

 El ‘retorno’ de Mariano Bertuchi a Granada

La Escuela de Arte de Granada prepara un merecido reconocimiento a Mariano Bertuchi , uno de sus alumnos más ilustres

Más informaciónBLOG INNOVA – EAG

 

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *