Walter H. Océano: «Escribir de de sexo es una cosa placentera»

“Me habría encantado ser editor pero la vida me ha llevado a ser profesor. He disfrutado más que nada en mi vida haciendo esta novela”, nos cuenta de entrada este profesor que ha enseñado español a extranjeros en Estados Unidos y que ha publicado numerosos artículos y ensayos sobre su especialidad (evaluación de la lengua oral). Junto a Miguel Ángel Cáliz y Andrés Neuman pusieron en marcha en el año 2000 una tertulia literaria, ‘Vivero de relatos’ lo que le llevó a participar un par de libros ‘Cuentos de la alambre’ y el otro, ‘Abierto por inventario’ “llenos de cuentos muy bonitos que me ha descubierto a gente buena de Granada, como Ángel Olgoso, Manuel Rienda, Ignacio Hormigos, César Requesens, que no estaban en el taller pero nos relacionábamos con ellos. Fue muy bonito y productivo”.

walter-oceano-2

Con esta obra narrativa pretende un doble objetivo, hacer conscientes a los lectores “que tú no controlas tu vida ni tu cuerpo y que todos los personajes buscan y necesitan huir de su realidad para buscar otras mejor”. Por ello la escribe de una forma fragmentada que justifica porque “tú no sabes la verdad de nada, solo una parcela, la que tú ves y otra persona te cuenta otra versión y tu tienes que ir componiéndola. Aquí tenemos a una narradora no fiable que cuenta su propia versión de unas historias de que ella ha visto, ha vivido, de la que tiene documentos y te va contando lo que ella puede pero el lector puede acceder a otras versiones por lo que ¡ luego nos damos cuenta de que son historias que están escritas por más gente”.

Desahucio y sexo

Por eso los personajes tienen múltiples facetas incluido en el terreno sexual. Son tres parejas, una pareja bisexual, pero también ha homosexuales. “Hay un poco de todo para ofrecer una reseña, le las nuevas relaciones de familia, relaciones cambiantes, cosas de la sociedad actual que he intentado meter porque es totalmente actual”. Por haber hay hasta un desahucio en un momento determinado que hay que ver con buenos ojos e incluso intentar entender para lo queestá contado desde dos puntos de vista distintos y hay que darse cuenta de que es un desahucio aunque no se dice claramente. El lector tiene que construir la historia de lo que le está diciendo la narradora. Tiene que terminar con su propia versión de lo que le han podido contar”.

Libro que está dividido en tres partes narrativas o niveles (A, B y C) y que cuenta con un final abierto que pueden ser leídas de una forma lineal o no. En el tercer nivel que titula Cinta de Moebius intenta retorcerse para que lo que es ficción pase a ser realidad. “Me gustaría que el lector cuando llegue al final le apetezca volver al principio porque podrá realizar una lectura más intensa y profunda y darse cuenta de muchas más cosas”.

Por tanto estamos ante una novela que admite muchas lecturas desde una superficial hasta otras más profundas del contenido que al autor le gustaría perdure en el tiempo y que ha bebido de múltiples fuentes, pues como lector apasionado del literatura española, latinoamericana e inglesa “he querido copiar, imitar o me he querido fijar” en Heminway, ColumColum McCann, Don DeLillo, Dos Passos, Charles Bock, etc. incluso para la narración de esta novela que dura una semana, de lunes a domingo, con referencias a dos o tres días antes, que se planteó con unidad de
tiempo y de lugar, aparecen los personajes con su su vida sexual. Es verdad que hay bastante sexo porque el sexo vende y espero que venda. También porque es algo positivo, bonito y escribir de sexo es una cosa placentera. Yo para hacerlo leí la primera historia de ’50 sombras de Grey’ y me di cuenta de que estaban contando el sexo de una forma no machista que es una de las cosas buenas de hablar de sexo para que no hiera a ninguna persona”.

walter-oceano-3

 

OIR  AUDIO DE LA ENTREVISTA:

 

 

Título:Y tú, ¿cuándo mueres?
Autor: Walter H. Océano
Editorial: Nazarí
Páginas: 324
PVP: 17,50€
Presentación: Jueves, 16 de abril, en el Palacio de la Madraza donde le acompañarán el catedrático de Historia de la Lengua, Miguel Calderón, y el editor Paolo Remorini.

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *