Vehículos singulares, 3: Javier Dolz y su Chevrolet Camaro SS del 72

1-Javier-Dolz-y-su-Chevrolet-CamaroEstá claro que a Javier le chiflan los coches antiguos y que sus preferidos son “aquellos que tengan potencia, que sean fáciles de restaurar y que haya piezas de los denominados muscle car”. Para los neófitos de este tema diremos que con este concepto se hace referencia a un automóvil de tamaño medio-grande, con rasgos deportivos y musculosos, cualidades que le hacen muy llamativo y de aspecto “agresivo”, con un motor muy potente, un precio de compra relativamente barato y desde luego más accesible al gran público que otros deportivos ‘puros”‘ como el Porche 911, Chevrolet Corvette o el Dodge Viper. Así mismo, entre otras característica destacan por su procedencia norteamericana, no ser biplaza, no ser demasiado lujoso y tener normalmente dos puertas. Tal y como es el modelo de Javier que llama poderosamente la atención por su intenso color rojo.

También comparte con nosotros las principales características de este vehículo singular que cuenta con volante regulable. “Puesto que se entra un poco ajustado en el coche el volante se puede regular en altura. Es una buena ventaja, junto con el aire acondicionado que también trae de fábrica. Igualmente un limitador antiblocante en el tren trasero para las arrancadas con fuerza del coche gracias a la tracción en las dos ruedas que para la época era una cosa difícil de ver, y una caja de cambios de tres velocidades cortas pero con un convertidor de 3.000 revoluciones para que se vea el coche con muchísima potencia, por lo que el coche coge 230 km por hora en muy poco tiempo”, explica.

Igualmente nos cuenta que por el hecho de poseer un vehículo así recibe los “compromisos habituales”. “Lo típico es que me lo pidan los amigos para sus bodas, aunque lo cierto es que el coche consume mucha gasolina”, aclara al tiempo que añade que “en dos ocasiones también me lo han pedido para fotografías de modelos”, e incluso un grupo musical lo ha utilizado para la portada de un disco. En este sentido añade que “no lo anuncio para este tipo de cosas porque estoy escaso de tiempo y generalmente se necesita un día entero,…”

3-Javier-Dolz-y-su-Chevrolet-Camaro-motorLo que sí está muy acostumbrado es a que la gente se fije en él, le pida permiso para hacerse fotos, e incluso, los más jóvenes que acelere pues quieren escuchar el motor. “Como es una cosa que no se suele ver es normal que llame la atención. A mi me agrada porque me gustan estos coche, pero no es por presumir”, aclara el propietario de este vehículo que tiene una potencia real 350 caballos a cigüeñal, pero que le puso un par de ‘cosillas’ por lo que se ha aumentado a 380. A ello añade que “ésta es una potencia más o menos lógica para un 5.700 V8 . Tengo pensado en un par de años ponerle un 7.600, un 454 pulgadas cúbicas, que son 500 caballos pero a menos revoluciones. Me gusta más ese sonido y este motor lo pasaré al coche negro del 78”. Y es que Javier tiene otros dos modelos en fase de restauración, por una parte “uno del 88, un Camaro Iroc Z, que por así decirlo fue una versión limitada, en el que el motor es un V8 350 pulgadas cúbicas lo que equivale a 5.700 CC con inyección electrónica y sistema anticontaminación que lo estoy restaurando. Además tengo otro del 78 muy parecido a este del 72 que lo he pintado de negro y le hemos hecho una restauración completa”.Este enamorado de los deportivos americanos indica que ya no es un mundo tan caro pues “han cambiado mucho las cosas. Además estos modelos traen una mecánica fácil, nada complicada, por lo que se encuentran todo tipo de recambios a buen precio a través de eBay o Amazon”.

Chevrolet Camaro, la respuesta de GM al Ford Mustang

4-Javier-Dolz-y-su-Chevrolet-Camaro-logo

El Chevrolet Camaro es un automóvil deportivo producido por el fabricante estadounidense Chevrolet como respuesta de General Motors a su rival más directo a principios de los 70: el Ford Mustang. En plena era de los ‘pony cars’, Chevrolet presentó este modelo en dos versiones: el Camaro Rally Sport (RS) y el Camaro Súper Sport (SS) que es el que posee Javier Dolz. Este último contaba con un V8 de 5.7 litros, y otro motor opcional de 6,5 litros con 396 pulgadas cúbicas, estaban hechos para la clase de cliente estadounidense apasionado por la velocidad, con la idea de “correr en el verano y guardarlo en el invierno”, ya que se fabricaba en versión descapotable como en cupé. Esta tradición no tuvo continuidad a mediados de los años 1970, debido a la subida del precio de los combustibles. Este modelo se hizo famoso en las carreras de Trans-Am y la National Hot Rod Association.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA: 

Vehículos singulares, 1: José Antonio Ruiz y su Javelin del 73

Vehículos singulares, 2: Serafín Martínez y su Cadillac del 75

 

 

VER GALERÍA DE IMÁGENES :

Próxima semana: Antonio Manuel Romero y su Citroën 2CV del 76

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *