El catedrático de Filología Latina, Andrés Pociña, presenta hoy en La Madraza su libro ‘Medea, Safo, Antígona. Tres piezas dramáticas’

– ¿Qué nexos tienen en común estas tres obras que ahora presenta reunidas?
– En principio no tienen excesiva relación aunque al final la tienen. Corresponden a momentos muy distintos pues entre la primera y la última hay un espacio de 15 años.

andres-pocina-2– Sabemos que ‘Medea en Camariñas’ no fue pensada como obra dramática…
– Era un relato corto escrito en gallego que, de hecho, presenté a un premio de relato corto prestigioso en Galicia, el premio Figueiredo. Recibió un accésit. Luego lo analizó Aurora López que fue quien dijo que no era un relato sino un monólogo dramático. Más tarde en un Congreso que tenemos todos los años sobre el teatro griego y latino y su superviviencia en estos tiempos en la Universidad de Valencia me sorprendieron con una representación fascinante de la obra. A partir de ahí se convirtió en un monólogo dramático y ha tenido un éxito inmenso.

– ¿Cuántas veces se ha representado?
– Ha tenido tres grandes representaciones, una de ellas la que hacía la granadina Mariana Lozano, otra en Valencia interpretada por Begoña Sánchez y dirigida por esta que es de las cosas más bonitas que he visto en mi vida y he visto mucho teatro que era Medea representada por diez personas, siete mujeres y 3 hombres, casi todas ciegas. Casi todo el tiempo me lo pasé llorando pues sentía una emoción increíble. En esta sesión celebrada en Torrent le dieron el premio a la primera actriz que como digo eran diez personas muchos de ellas ciegas de nacimiento.

– ¿La segunda pieza es ‘Atardecer en Mitilene’ que se publicó en 2010 y todavía sigue en el escenario?
– Sí, porque esta obra solo la ha representado una persona persona muy querida, Remedios Figueras, catedrática de Latín del Instituto Luis Bueno Crespo de Armilla. Cuando estaba acabando esta obra que trata de una reunión de Safo en su casa con sus discípulas se representó ‘Medea en Camariñas’ en el Carmen Rodríguez Acosta. Antes de la misma tomamos un café en el que comenté detalles de esta obra y Remedios me pidió el texto para leerlo. Se lo pasé y esa misma noche me dijo: “me encantaría representar esta obra con alumnas mías. Es una cosa increíble el atractivo que tiene pues la propia Remedios hace el papel de Safo y las seis discípulas de Safo son alumnas de Remedios. Lo hizo hace cinco años con alumnas que entonces estaban en el instituto y ahora ha vuelto a hacer el mismo montaje con otras seis discípulas. Es bonito cómo te emociona cuando habla con ellas de que se van a ir y piensas que esas alumnas mías efectivamente el curso que viene se irán a la Universidad. Hay una parte humana muy bonita. Al grupo de teatro le pusimos el nombre de Afrodita porque ésta es fundamental en la obra.

– Por último, ‘Antígona frente a los jueces’ es la única inédita
– Así es no ha sido estrenada y va a competir con otras Antígonas de Sófocles, Brecht, Bergamín o Zambrano. Es la obra clásica de mayor trascendencia en el siglo XX por razones políticas porque a fin de cuentas el tema fundamental de Antígona es el enfrentamiento de una mujer frente a un tirano. Una mujer que quiere enterrar el cadáver de su hermano y su tío, Creonte, no se lo permite. Muchas de las Antígonas se producen del siglo XX se producen en dictaduras, siglo lamentable a más no poder pues solo hay guerras, dos mundiales, terroríficas, y dictaduras por todas partes que dan lugar a una serie de Antígonas sorprendentes. Por ejemplo, en Portugal hay seis Antígonas políticas que tienen un enfrentamiento con un dictador. Aurora y yo acabamos de hacer un estudio sobre la Antígona de María Zambrano que hay que leer y representar mucho más porque es una de las joyas del teatro español del siglo XX..

– ¿Por qué recurre a su lengua natal a la hora de su producción literaria?
– La obra de investigación la hago toda en castellano porque menos los dos primeros años de carrera que los hice en Santiago de Compostela, luego me fui a Salamanca donde acabé la licenciatura, me doctoré y fui profesor durante seis años de donde me vine a Granada donde estoy desde los 28 años, que curiosamente era catedrático de Universidad, cosas que ya no ocurren, y aquí espero morirme. Mi lengua normal de expresión es el castellano, pero cuando hago obra de creación literaria, no quiero parecer pretencioso, me sale el gallego. De hecho estas tres obras que sale ahora en castellano las tres fueron escritas en gallego pero curiosamente nunca fueron representadas en gallego. Se está preparando una edición en italiano de ‘Medea en Camariñas’ que va a dar lugar a una representación teatral e Génova.

Medea, la preferida

andres-pocina-5– Si tuviera que elegir una ¿con cuál se quedaría?
– La mejor de las tres, creo que es ‘Medea en Camariñas’. Como siempre digo y alguna vez he escrito es una obra que nació de pie. Desde los 28 años estoy escribiendo y publicando libros, artículos, relatos,… pero ninguna obra me ha producido tantísimas satisfacciones como ésta que en este momento tiene cinco o seis estudios científicos, se han hecho dos trabajos fin de grado y se ha representado en multitud de ocasiones. He asistido muchas veces a la representación de esta obra que parece una obra difícil y la gente no se mueve, no tose, no se oye un ruido hasta que acaba y es un monólogo que dura una hora y diez minutos.

– ¿Pretende que estos personajes clásicos sean vistos hoy en día desde una perspectiva feminista?
– En la primera aparece Medea en un lavadero pero las otras mujeres están calladas, en la segunda aparece Safo con sus discípulas hablan todas por lo que hay diálogo teatral y en la tercera se presenta a Antígona frente a un tribunal compuesto por su tío, dos jueces y dos juezas. Siempre hay un predominio de papeles femeninos y la protagonista siempre es una mujer el porqué no lo sé realmente, quizás por trasladar una visión feminista. No tengo reparo ninguno en decir que por fortuna desde hace muchísimos años soy feminista militante de manera que para mi el feminismo es uno de los grandes movimientos que ha colaborado bastante y todavía tiene que colaborar un poquito más para que el 50% del género humano sea igual al otro 50%. A mi me encanta la poesía y siempre he tenido una tendencia a la poesía femenina. En concreto, Aurora y yo hemos publicado ocho libros sobre Rosalía de Castro, de manera que tenemos cerca de 5.000 páginas sobre esta poeta. Cuando éramos más jóvenes era necesario recuperar a las mujeres pues las había importantísimas que no se conocían o se conocían muy poco por lo que era necesario estudiarlas.

– ¿Por qué la poesía está muy presente en su obra dramática?
– En Safo sobre todo. Hay textos que son de Safo pues sus alumnas le piden que les recite y he incluido otras que son mías pero se supone que son de Safo. Subyace mi pasión total y absoluta por Safo a la que considero una de las grandísimas escritoras de la Humanidad. Es inconcebible como esta mujer en el siglo VI antes de Cristo pudo ser como fue y qué poco hemos avanzado en 27 siglos en tantas casos que eran claros y ahora no lo son por lo que hay que seguir luchando por ello.

– ¿Ha pensado en alguna puesta en escena para la presentación?
– Cuando Mariana Lozano era mi alumna me la pidió y se la aprendió en poco tiempo y dijo que quería representarla y lo hizo en un lugar increíble, los jardines del Carmen de la Victoria. La obra ocurre en un lavadero público y como en el Carmen de la Victoria no hay lavadero se aprovechó la fuentecilla. Curiosamente comenzó la representación y cuando llevaba como 10 o 15 minutos recitando de repente se encendieron las luces de la Alhambra. Nos quedamos paralizados. y ahora Mariana se ha encargado de la edición con muchísimo cuidado y ha propuesto hacer algo más que la presentación de un libro por lo que supongo va recitar sin leerla aunque no sé que parte será. También estaba previsto el recitado de un trozo de ‘Atardecer en Mitilene’ por parte de Remedios Higueras pero ese día a la misma hora estará n el estreno del Tartufo de Molière. En este caso lo leerá Aurora López. Va a ser una presentación muy bonita.

 

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Título: Medea, Safo, Antígona: Tres piezas dramáticas.
Autor: Andrés Pociña Pérez
Editorial: Esdrújula. Col. Diástole
Pág. 150
Precio: 13 euros
Presentación: Jueves, 18 de junio, en el Gabinete de Teatro del Palacio de la Madraza. El autor estará acompañado por la catedrática de Latín, Aurora López y la editora y actriz, Mariana Lozano.

                  andres-pocina-3 

 

andres-pocina-4

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *