Vehículos singulares, 11: Juan Jiménez y su Triumph Spitfire MK IV del 72

juan-jimenez-y-su-triumph-spitfire-modelo4El dueño del vehículo singular de esta semana nació en Granada el 5 de noviembre de 1956, terminó en 1978 sus estudios de arquitecto técnico por la Universidad de Granada y después de 14 años trabajando en empresas constructoras, desde 1992 posee su propio estudio, dedicado principalmente a las tasaciones inmobiliarias. De hecho en la actualidad es el delegado de zona de la sociedad Gesvalt. Cuando no está con estos menesteres lo que le encanta es «todo lo relacionado con los coches clásicos» no solo reales sino también de modelos a escala de los que tiene una buena colección en su oficina de la calle Martín Lagos. A estas aficiones añade el senderismo aunque ahora con lo que se le cae la baba es con «su primera nieta, que ha sido mi regalo para el día de San Juan». Otra cosa de las que lleva a gala es su pertenencia -de hecho es su vicepresidente- al Club de Automóviles Veteranos de Granada, que reúne aproximadamente a cien socios activos y medio millar de vehículos entre veteranos y clásicos.

«Yo soy de los que menos tienen y tengo dos coches», comenta con buen humor antes de añadir que «llegó a mis manos hace nueve años, en abril del año 2006. Pertenecía a otro socio del club y está catalogado como histórico». También destaca que es bonito con sus ruedas de radios y cómo era un coche adelantado para su época pues dispone de cuenta revoluciones, reloj para la temperatura del agua, otro para el indicador de la gasolina, otro para la carga de la batería, un reloj horario, otro para medir el voltaje. En este momento explica que «se llama spitfire porque su línea y silueta recuerda a un caza que combatió en la segunda Guerra Mundial del bando de los aliados». A ello añade el autorradio original en perfecto funcionamiento y el cuentakilómetros que muestra la cifra 116.236. Con él nos indica que ha participado en casi todas las concentraciones que organiza su club y que puede hacer perfectamente en un fin de semana 500 kilómetros.

juan-jimenez-y-su-triumph-spitfire-salpicadero2En cuanto a sus dimensiones añade que tiene una longitud de 3,78 metros, es muy cortito y de ancho total no llega al 1,50 m, su altura aunque no está tipificada no pasa del metro, «es muy bajo, cuando vas por carretera y se te pone en paralelo un autobús la verdad es que da un poquito de pánico». Así mismo detalla que es un 1.300 cc y que tiene una potencia de 65 caballos. Por esto comenta que «aunque en su época le llamaban deportivos, de deportivo no tiene nada, aunque su peso son de 810 kilogramos por lo que su relación peso potencia le favorece». Entre las utilidades curiosas que le ha dado recuerda una ocasión en la que un joven le pidió que llevara a su novia con los ojos vendados para darle una sorpresa y demostrarle así su amor….. Eugenia y José Joaquín (“Jota”), se casaron algún tiempo después y Juan fue el chófer. Antes de terminar nos interesamos por cuantos coches de esta marca y modelo puede haber en Granada. Según sus estimaciones pueden ser cuatro o cinco las unidades de Spifire pero «de este modelo creo que ninguno. Se hicieron cuatro versiones Mark I, MarkII, Mark III y Mark IV que se fabricaron en épocas distintas . De este modelo y año no tengo constancia y me gustaría saberlo si lo hay».

Próxima semana: Vanesa López y su Citroën 11 Ligero del 47

 

 

 

 

Todo comenzó con una bicicleta

juan-jimenez-y-su-triumph-spitfire-modelo

El origen de los coches Triumph se remonta a 1923. Su impulsor Seigfrield Brittman, comenzó en 1885 fabricando bicicletas, en Coventry, Inglaterra para pasar más tarde a la fabricación de motocicletas siendo en 1921, cuando se hizo con el control de la ‘Dawson Car Company’ e introduce la marca Triumph, con un motor de 1,9 litros. En 1934 el piloto Donald Healey se convertía en el encargado de Compañía. En la década de los 30 se separaría la división de automóviles y motocicletas. Los primeros Triumph eran bastante caros. A finales de 1945 Sir Juan de Black de la ‘Standard Car Company’ adquirió la marca Triumph que se hizo un nombre en América por sus coches deportivos. Leyland, fabricante de camiones y autobuses, lanzó una oferta en diciembre de 1960 y en abril de 1961 se hizo con el control completo de la Compañía, que por aquel entonces se denominaba “Standard-Triumph”. El coche fue lanzado en la demostración del motor de Londres en octubre de 1962. El Mark IV salió a la venta en Reino Unido a finales de 1970 a un precio base de 735 libras esterlinas y se estuvo fabricando hasta diciembre de 1974. En este plazo de tiempo se fabricaron 70.021 unidades.

 

 

 VER GALERÍA DE IMÁGENES:

 

 

INFORMACIÓN RELACIONADA, VEHÍCULOS SINGULARES: 

01: José Antonio Ruiz y su Javelin del 73

02: Serafín Martínez y su Cadillac del 75

03: Javier Dolz y su Chevrolet Camaro SS del 72

04: Antonio Manuel Romero y su Citroën 2CV del 76

05: José Antonio Pérez y su Authi Morris del 68

06: Emilio Martínez y su Vespa del 59

07: Carlos Aravaca y su Overland de 1914

08: Raúl Hernández y su Ford Maverich del 72

09: Juan José Aguilera y su Chevrolet del 50

10: Lluis Vilaplana y su Jaguar MK 2 del 60

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *