Vehículos singulares, 17: Juan Maturana y su BMW R75/5 de 1976

juan-maturana-y-su-bmv-2Su padre era relojero y quería que él lo fuese también, pero «me puso a arreglar un despertador y se lo rompí. Ahí terminó su experiencia de relojero. Afortunadamente al día siguiente entraba a trabajar en la casa Montesa, de Recogidas, que se llamaba Ibérica del Motor». Incluso de niño ya apuntaba maneras pues desmontaba las bicicletas y no paraba hasta que las arreglaba. Luego pasaría a su primer velomotor, una Mobylette, que compró en un cajón y cuando llegó a su casa su padre le pidió que la devolviera y recuperara el dinero a lo que él se negó comprometiéndose a ponerla en marcha en 8 o 10 días. «Aunque no quería lo convencí y para ese tiempo ya estaba andando, e incluso gané con ella la carrera Pantano Cubillas – Granada que se celebró en el año 1959». A ella seguirían otras competiciones de trial, motocross, velocidad en el Salón y en el Estadio de la Juventud,…

Pasión por las motos a la que sigue dando rienda suelta casi todos los fines del semana junto con el medio centenar de socios de su club en el que tiene cabida «todo el mundo que vaya en moto. Salimos de Recogidas todos los sábados, a las 9:30 horas en invierno y en verano una hora antes, para hacer un recorrido de unos 100 kilómetros», nos cuenta al tiempo que hace una breve relación de las últimas concentraciones en las que ha participado como fue el caso de la que tuvo lugar el pasado 21 de junio en Salobreña, de la que aún lleva la pegatina en la BMW, y antes, otra en Granada, con motivo del Corpus, Churriana o Motril. También de las que les queda hasta finalizar el año concretamente a Maracena, Albolote, Atarfe y Pinos Puente.

juan-maturana-y-su-bmv-4Además, para estas salidas y concentraciones tiene la suerte de poder elegir entre la quincena de motos de su propiedad, principalmente una Montesa Kenia y una Osa que son las que utiliza con mayor frecuencia, pero también varias Bultacos, tres Vespas y la BMV R75/5 con la que ha acudido a esta cita junto con su hijo Juan Enrique al que ha trasladado su pasión por las dos ruedas pues ya con tres años le regaló en los Reyes una pequeña moto italiana, que luego iría sustituyendo por otras de trial y de carreras con las que ha llegado a ser «campeón de Andalucía, ganó el Europeo y ha recorrido en el Mundial en 125, tres años. Ahora da cursos a los chavales y lleva un chico de Málaga en el nacional», comenta orgulloso.

De su BMW R75/5 de 1976 nos cuenta que «en cuanto a potencia no da los caballos que hoy da un motor moderno. Tiene cuatro velocidades, frenos de tambor, distinto a los frenos de disco. Es una moto más antigua, pero muy fiable y no da ningún problema. Con su arranque eléctrico y su pedal de arranque por si fallara la batería». También indica que con ella ha recorrido unos 70.000 kilómetros. Por ello, cuando le consultamos acerca de su secreto para mantenerse tan activo es «no dejar de montar en moto todos los días. No lloviendo me subo todos los días en moto».

Próxima entrega: Paco Vallejo y su Opel Regent 1.8 de Luxe de 1933

 

 

 

 

¿Una hélice girando o la bandera de Baviera?

juan-maturana-y-su-bmv-3

En la web motorpasionmoto.com hemos encontrado el significado de las siglas BMW y la curiosa justificación del logo de esta marca. Para muchos procede de la hélice de un avión antiguo por aquello de que la empresa originaria de BMW se llamaba Rapp Motorenwerke GmbH, fundada en 1913 por Karl Rapp para la fabricación de propulsores aeronáuticos. Sería en 1917 cuando cambió su denominación a BMW, siglas de Bayerische Motoren Werke (Fábricas bávaras de motores), siendo ese mismo año cuando apareció el logotipo. Al acabar la I Guerra Mundial y tras la firma del Tratado de Versalles dejaron de fabricar motores de aviones para comenzar a fabricar motocicletas. El hecho de fabricar inicialmente dichos motores y una campaña publicitaria de 1929 en la que se ve el logotipo integrado en unas hélices hizo que se asociara los cuartos blancos y azules con una hélice girando. Sin embargo, en un vídeo de la empresa difundido en junio de 2010, se explica que su origen está en la inclusión de los colores de la bandera bávara. En cualquier caso, nosotros consideramos que una no excluye a la otra.

 

 

VER GALERÍA DE IMÁGENES 

 

INFORMACIÓN RELACIONADA, VEHÍCULOS SINGULARES: 

01: José Antonio Ruiz y su Javelin del 73

02: Serafín Martínez y su Cadillac del 75

03: Javier Dolz y su Chevrolet Camaro SS del 72

04: Antonio Manuel Romero y su Citroën 2CV del 76

05: José Antonio Pérez y su Authi Morris del 68

06: Emilio Martínez y su Vespa del 59

07: Carlos Aravaca y su Overland de 1914

08: Raúl Hernández y su Ford Maverich del 72

09: Juan José Aguilera y su Chevrolet del 50

10: Lluis Vilaplana y su Jaguar MK 2 del 60

11: Juan Jiménez y su Triumph Spitfire MK IV del 72

12: Vanessa López y su Citroën 11 Ligero del 47

13: Rosendo Sánchez y su Renault Monaquatre del 32

14: Juan José Muñoz y su Mercedes Benz de 1965

15José María Morales y su VW Escarabajo 1303 del 73

16: Juan Hurtado y su Hurtan T2 del 86

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *