Ricardo Espigares logra el tercer premio del Concurso Internacional de Dirección de Orquesta celebrado en Portugal

Fue el pasado 29 de abril, el mismo día que pasaba la última prueba para ser el director de la Banda Sinfónica de Guadix, cuando recibió la invitación para inscribirse en este certamen, «pero no lo hice mucho caso, pues estaba también terminando la preparación del concierto de la Orquesta Filarmonía del 1 de mayo». Sería en los días siguientes, cuando una vez más tranquilo, se planteó la posibilidad de presentarse para medirse con otros directores. Del centenar de solicitudes se aceptaron a 30 con los que entró en la fase del concurso. Según explica en la primera fase pasaron 12, después a la semifinal 9 y, por último, a la final 7, quedando el granadino en tercer lugar gracias a la dirección de la Sinfonía n.º 4 deTchaikovski, y teniendo el mérito añadido de ser el más joven de los participantes. Previamente, en la fase eliminatoria tuvo que dirigir la orquesta obras de Brahms, Tchaikovski y Mozart. El jurado internacional de este certamen ha sido Luis Clemente (Portugal), Colin Metters (Inglaterra), Enrique García Asensio (España) y Nuno Soares (Portugal).

ricardo-espigares-ensayo-orquesta-filarmonia

Este jurado ha tenido en cuenta el aspecto técnico del director, es decir que sepa expresarse y comunicarse con la orquesta mediante los brazos, que tenga la especialidad de dirección, «hablando claro, que no sea un marcador de compases y que tenga un conocimiento que le permita crear su propia idea a partir de las obras propuestas». Respecto a si contaba con ventaja al ser un alumno predilecto del maestro García Asensio señala que se tuvieron en cuenta sus cualidades técnicas y que entre los participantes «también había alumnos de Colin Metters y ninguno quedó entre los ganadores». En este sentido manifiesta que se siente «muy orgulloso de haber tenido un maestro como el que tengo y de todo lo que me ha enseñado. Todo está en base al sacrificio y el estudio. Si me encuentro satisfecho de algo es de haber sido inteligente a la hora de elegir a mi maestro y obviamente con García Asensio tuve una buena elección». Entre sus proyectos más inmediatos está el de impartir un curso como profesor asistente en Almansora, con la banda sinfónica ‘La Esmeralda’ de esta localidad castellonense.

ricardo-espigares-ensayo-orquesta-filarmonia4

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *