Arabella Siles: «Escribir este libro ha sido para mí clarificador y sanador»

– Tras presentarlo en la Biblioteca de Granada, donde tuvo una excelente acogida, ahora lo hace en su pueblo natal, ¿qué supone para usted esta presentación?
– Volver a mi tierra para presentar mi primer poemario me produce una gran emoción. Es emprender un viaje hacia el reino de mi infancia. Una mezcla de alegría al recordar la imagen de aquella niña y su familia, y melancolía de aquellos años que se han ido.

– Nos gusta pedir a los autores que definan su obra, por tanto, ¿qué es ‘Desenredar el aire’?
– Es un poemario que contiene la historia, hoy anecdótica, de una herida amorosa. Mi proceso de búsqueda personal como modo de conocimiento a través de esa pena, y la compañía en todo el proceso de la profunda sensación de desengaño y la ausencia de un amor perdido. También me ha acompañado la presencia del dolor en el vacío dejado por el desamor y la ansiedad ante la felicidad perdida y la pérdida de la idealización del amor.

Arabella-Siles y el poeta Pedro Enriquez durante la presentación en Granada/A.A.

– El libro lleva un magnífico anticipo en forma de prólogo de Julio Llamazares, estupendo epílogo de Manuel Rico y un texto en la contraportada de Ángel Guinda, ¿cómo surgen estas aportaciones?
– En el año 2007 creé mi empresa de gestión cultural, que fue seleccionada por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía para formar parte del programa creativo-cultural ‘Proyecto Lunar’. En 2013, puse en marcha el Ciclo Gastronómico Literario Creativo ‘Hoy comemos con…’, en el que han participado escritores como: Nativel Preciado, Rosa Montero, Ouka Leele, Juan Cruz, Rosa Torres-Pardo, Manuel Rico, Ángel Guinda, etc. Del fruto de mi trabajo como gestora cultural surge la preciada amistad con grandes artistas y escritores como los que apadrinan este poemario, a los que admiro profundamente.

– ¿Qué tal lleva eso de que el primero le califique de «poeta ágrafa»?
– Julio Llamazares es un gran escritor, una excelente persona y un gran amigo. Su prólogo es bellísimo, está escrito desde el corazón y con mucho cariño, por tanto, así lo recibo, con un profundo respeto, gran admiración, cariño, y agradecimiento. Julio escribe:« Arabella Siles, poeta ágrafa durante años pese a que desde muy niña soñó versos en su pueblo de la sierra del Segura y en el Madrid emigrante que conoció siendo adolescente y en el que se sintió perdida, ha edificado, en resumen, una catedral poética en la que soñar despierta y extasiarse en la belleza de ese mundo que es el único que importa, ese mundo en el que las personas no se despiden jamás y son libres de verdad. Estamos de estreno de poeta, de poeta grande, de poeta auténtica, de poeta en la que la poesía se enreda y nos enreda a nosotros mientras la leemos. Porque el aire se desenreda, pero nosotros no». Ante estas palabras sólo siento un pellizco en el corazón. ¿Que más se puede pedir? Gracias, gracias, gracias.

– Su ‘Poética’ con la que inicia el libro, ‘Para vivir/escribo.//Escribo/ lo que me vive’ ¿le sirve para dejar claro la finalidad de la escritura en su caso?
– Escribir este libro ha sido para mí clarificador y sanador. Entré en la oscuridad para llegar a la luz, a la madurez amorosa y a saber y conocer más de mí misma y de mi proceso de liberación de mi mente. Para llegar a la transparencia del tiempo, ha sido preciso desenredar el yo identificado y entender el falso yo, lo que Einstein llamaba “una ilusión óptica de conciencia”. Escribir este poemario ha sido una muerte interna, un gran desprendimiento de la pena. La poesía ha sido la fuente de la que he bebido para vivir, para honrar la vida, para entender la verdad del sufrimiento y la parte oscura del viaje interior.

Poemas desbrozadores

Arabella Siles dedica ejemplares de su poemario/A.A.

– El poemario está dedicado a su madre, América, «libre en su adiós» ¿ha sido lo que más le ha influido a escribir estos versos?
– Si la materia que entreteje las páginas de este poemario es el dolor propio del desamor, también hay otro tipo de poemas desbrozadores del exceso de desasosiego interior que aunque no contribuyan a la unidad poética, sí ha sido necesario para mí incluirlos para cerrar un “todo” emocional. Para que yo escribiera esta dedicatoria han tenido que pasar casi 20 años desde el suicidio de mi madre.

– ¿Se considera una ‘Sísifa’, como la del poema con la que cierra el libro?
– Escribí este poema en un momento en el que entendía que estaba dando vueltas en círculo, que había una situación de estar sin salida, de no progreso. Y cuando estamos detenidos en el camino es cuando no estamos creciendo, por eso es muy importante saber que hay camino, es uno de los conocimientos que sirven para encontrar el camino, que sirve para la transformación. Reconocerme en Sísifa fue un acto de liberación del alma, fue iniciar el viaje hacia una experiencia transformadora, un paso hacia una mayor conciencia.

– ¿Dónde irán los sueños que escribieron los granadinos asistentes a su presentación y que recogió en un cuenco tibetano?
– Vendrán conmigo a México donde el próximo mes de octubre presentaré mi libro en el Festival Internacional de Poesía Ciudad de México. Como dije en el acto allí plantaré estos sueños en tierras mexicanas. ¡Va por ti, mamá!

Visitar la web de gestión cultural ARABELLA SILES

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *