Antonio Luis Gallardo: «Yo quise ser un titiritero»

titiritero-2Corría el año 1972 y era un año comprometido y con mucho compromiso, me había enemistado con mi padre y creía que yo podía mantenerme con mi trabajo, pobre de mí, no sabía lo que se me venía encima. Al llegar a Granada procedente del pueblo, todo un mundo se abría a mis ojos y sobre todo a mis sueños. Universidad, asambleas, partido clandestino, trabajos esporádicos y, por encima de todo, el arte, ese arte que tanto andaba buscando, el teatro.

Pronto contacté con un amigo de clase, escritor y teatrero como yo, que me hizo enaltecer aún más mis ansias de escena. Nos leíamos todas las obras de teatro que caían en nuestras manos, muchas de ellas prohibidas y difíciles de conseguir, pero teníamos contactos en Madrid, Barcelona e incluso París, sí si París.

Recuerdo que una Semana Santa, sin un duro en los bolsillos nos fuimos a Madrid a ver teatro, tardamos dos días en llegar haciendo auto stop y tres en volver, pero mereció la pena, pues el teatro que se hacía entonces era mucho, bueno y sobre todo muy comprometido.

  De regreso a Granada creamos una compañía teatral, qué bien suena, para poner en escena la obra “Cantemos al mundo”, muchos fueron los obstáculos y las monsergas que nos hacían para que desecháramos la idea.

De regreso a Granada creamos una compañía teatral, qué bien suena, para poner en escena la obra “Cantemos al mundo”, muchos fueron los obstáculos y las monsergas que nos hacían para que desecháramos la idea. La censura casi deja huérfana a la obra, pero al final pudimos con muchísimo sacrifico ponerla en escena en el Colegio Mayor y en las Escuelas del Ave María.

Si el cielo existe, ese cielo estaba al alcance de nosotros, pues disfrutamos como cochinillos en un charco con todo el alboroto que se creó con el Grupo Tabardillo, ese era el nombre castizo y granaíno que le pusimos. El año y medio que duró la odisea fue maravilloso, pero todos los cuentos tienen su final y este no iba a ser distinto, las deudas, denuncias y otros temas personales hicieron que mi proyecto de ser un gran titiritero quedaran aplazados para mejor ocasión, que ya contaré más adelante.

 

Antonio Luis Gallardo Medina  

 

OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN DE ANTONIO LUIS GALLARDO EN IDEAL EN CLASE:

«Oficios desaparecidos» (11/10/2015)

 «Las tres Marías» (04/10/2015)

«Mis primeras asignaturas» (27/09/2015)

«Puchero de coles» (20/09/2015)

«Yusuf Cinema» (13/09/2015)

«Primer día de clase» (06/09/2015)

«Érase que se era» (29/08/2015)

«El cartero siempre llama… » (23/08/2015)

«Mi abuela Laura» (16/08/2015)

«Un día de matanza» (9/8/2015)

«Dulce trabajo» (2/8/2015)

«Aprender a nadar» (26/07/2015)

«Un día de playa» (19/07/2015)

«Están cambiando los tiempos» (12/07/2015)

«Mi héroe favorito» (05/07/2015)

«¡¡Qué vivan las suecas!!» (27/06/2015)

«Historias de la tele» (21/06/2015)

«Encuentro con la realeza» (14/06/2015)

«Castillo de Salobreña» (07/06/2015)

«Escuelas de pueblo» (06/06/2015)

«Jubilosamente jubilado» (31/05/2015)

«No tenemos arreglo» (24/05/2015)

«A veces llegan cartas» (17/05/2015)

«Tengo un sueño» (10/05/2015)

«De olores y sabores de siempre» (03/05/2015)

« ¡¡ No al cierre de la Residencia Huerta del Rasillo !! » (24/04/2015)

«Mi pueblo» (23/04/2014)

«Nos han llamado de todo» (17/04/2015)

«Envidia sana» (12/04/2015)

«Cuando una librería cierra, algo nuestro muere» (04/04/2015)

«¿Dónde está Cervantes?» (26/03/2015)

«Cuando Santa Bárbara truena…» (20/03/2015)

«De repente, Salobreña» (O4/03/2015)

«Decir amigo» (24/01/2015)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *