Salvador Pérez presenta su primer poemario ‘Alianzas’ en la biblioteca ‘Francisco Ayala’

El poeta granadino que enseña Lengua y Literatura en el instituto de Fiñana (Almería) desde hace ocho años, informa que «soy un poeta que escribe por necesidad y lo hago cuando lo necesito, pues no siempre se tiene tiempo o algo que decir. Llegó un momento en el que vi que había una conexión de poemas, un posible libro e intenté darle forma y sacarlo a la luz. Así nace ‘Alianzas’ un libro en el que se habla de amor y se van haciendo pequeños pactos, de ahí el título, con distintas facetas de la vida». Reconoce que el ejercicio de su labor docente hace que eche de menos pasear por la calles de Granada y su ambiente cultural que conoció en su etapa de estudiante universitario cuando colaboraba en la revista del momento, ‘Letra Clara’, en la que llegó a formar parte del consejo de redacción y publicó sus primeros poemas, llegando a dirigir un número junto a Marga Blanco.

Salvador Pérez con la catedral de fondo en la terraza del hotel los Tilos de Granada /A.A.

Su opera prima está compuesta por 46 poemas escritos en un periodo muy largo, quizás de los últimos 15 años. Curiosamente el primer poema que compuso es el que cierra el libro a modo de despedida y que ha titulado ‘Telón’, en tanto que el último, ‘Hay personas que buscan enraizarse’ es con el que concluye la segunda parte. De temática fundamentalmente amorosa el poemario comienza con una ‘Reflexión a modo de prólogo’, precedida de una cita de Lucien Goldmann, con las que el poeta quiere explicar «un poco no cada poema sino el conjunto del libro». Reconoce que le gusta la poesía social que considera «muy valida y digna», pero su preferencias en la actualidad van más por los sentimientos, y en concreto «en este primer poemario hablo de los ejes de mi vida, fundamentalmente de mi experiencia con el amor». En este sentido añade que la que «la poesía debe ayudarnos a conocernos, a crear un universo, a que tomemos conciencia de los propios sentimientos, porque en la actualidad mucha gente no se para a reflexionar sobre lo que siente sino que vive por inercia o están demasiado saturados de imágenes».

La obra se inicia con tres sonetos con un planteamiento de amor, nudo y desenlace dedicado a Elisa, que como la pieza de Beethoven no existe en realidad. Sonetos que justifica por su creencia de que un poeta debe saber someterse al ritmo, la métrica y la rima que le dan musicalidad y porque «necesito una estructura y la mejor forma es el soneto». Composiciones que van acompañadas por un poema con otra estructura con algún detalle, palabra o verso, que relaciona a ambos. «El leit motiv de esa historia de amor son los sonetos porque son un amanecer de domingo (conocerse), epitalamio (canto de bodas) y despedida (Adiós)». También abundan los monólogos -contra la historia, el deseo, el abismo, el secreto, la desesperación,..- porque «es necesario conocerse aunque es difícil mirarse al espejo y asumir lo que hay». Con composiciones poéticas de curiosos títulos como ‘A un Don Juan venido a menos’, ‘Variación de un soneto de Miguel d’Ors’, homenaje a este poeta, otro a Antonio Carvajal, o ‘Declaración de intenciones’, soneto imitando el estilo de Joaquín Sabina, porque «con todos mis respetos, no es tan difícil escribir de esa forma».

Admite sus muchas influencias literarias y manifiesta su agradecimiento a Alejandro Pedregosa al que conoce desde la época de ‘Letra Clara’ y que considera «un escritor como la copa de un pino que ha decidido vivir de la Literatura lo cual no es nada fácil». También a «Juan Carlos Friebe, poeta con letras mayúscula que me ha enseñado a construir un libro. Por supuesto, a Juan Peregrina, al que conozco desde hace muchos años y al que reconozco debería hacer más caso y a Juan de Loxa por el hecho de leerme». También a muchas mujeres que le inspiraron poemas, en especial a su hija Carla y a la madre Patricia de ésta, «por dármela». Este poeta que fue incluido en la antología ‘Tardes de abril’ de la editorial Cuadernos del Vigía en el año 2002, y que en ese mismo año obtuvo el primer premio del V Certamen de poesía Ciudad de Órgiva prepara en la actualidad otro libro de cuentos cortos que espera vean pronto la luz.

  Título: Alianzas
Autor: Salvador Pérez Dueñas
Editorial: Nazarí
Páginas: 72
Precio: 10 euros
Presentación: Viernes, 6 de noviembre, en la Biblioteca ‘Francisco Ayala’ donde le acompañarán el escritor Juan Peregrina y el editor Paolo Remorini (19,30 h) y 20 de noviembre, a las 20 horas, hará otro tanto en la sede de la Fundación Pintor Julio Visconti de Guadix, siendo la madrina, la poeta Carmen Hernández Montalbán.
salvador-perez-dueñas-5 
   

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *