El épico viaje en bicicleta de Salva Rodríguez

En un momento del acto celebrado en Librería Picasso de Granada/A.A. Un día de septiembre decidimos subir al Veleta andando. Ahora se llamaría trekking. Tendríamos entonces 22 años más o menos. El autobús nos dejó en la Hoya de la Mora y comenzamos a ascender por la Virgen de las Nieves. A la media hora de caminata una niebla densa, muy densa, empezó a rodearnos hasta hacernos perder totalmente la orientación. No llevábamos brújula, ni GPS, ni abrigos, ni tienda. Yo no me asusté hasta que no vi a Salva darse la vuelta en mitad de ninguna parte. Era un montañero experimentado. Aún no sé como salimos de allí. Creo que fue cuestión de suerte.

Decía que nuestra amistad nació en el Instituto Padre Manjón entre clase y clase de Latín y de Historia del Arte y se fue forjando, copa a copa, por distintos bares de la ciudad: El Diábolo, el Bar Sabanilla, La Brujidera. Algunos ya no existen. Allí compartíamos una botella de Rioja o de Ribera de cuando en cuando y nos contábamos las verdades a la cara. Yo ya era el apocalíptico de hoy y Salva, el integrado. Siempre ha sido optimista, lo ha sabido llevar con orgullo y la verdad, tampoco le ha ido mal.

Salva ya era un buen deportista mucho antes de dedicarse a la bicicleta. Recuerdo que en el Instituto les ganaba a todos en las competiciones de atletismo y baloncesto, que era entonces su gran pasión. Lo llamaban “Magic”, en honor al mítico jugador de la NBA y jugó varios años en los equipos de Agustinos. Cuando acabó el COU y se despidió del Manjón, decidió matricularse en el INEF. A la par, comenzó a ser un lector voraz y pronto recuperó el tiempo perdido en la adolescencia. Recuerdo que compraba continuamente libros de bolsillo, que aún conserva y entre lecturas de Cortázar y Benedetti, comenzó a escribir sus primeros cuentos.El público sigue con atención la presentación de Julio Grosso y Salva Rodríguez/A.A.

En la Facultad de la Cartuja desarrolló su vocación deportiva, hizo amigos nuevos que aún conserva y se especializó en baloncesto. Antes de acabar la carrera entrenó al Club Deportivo Arrayán, un equipo de baloncesto en silla de ruedas que jugó en la División de Honor. Luego fue profesor interino de Secundaria, especialidad Educación Física y estuvo dando vueltas por Andalucía un buen puñado de años. Lo que para otros era un gran inconveniente, para Salva se convirtió en un método de aprendizaje. Un pequeño ensayo para las aventuras posteriores. Durante su etapa docente conoció a mucha gente maravillosa y algunos pueblos con encanto, como Baza, Ronda, Cazorla,…nunca una gran ciudad.

Muy pronto empezó a aprovechar sus largas vacaciones de verano y Navidad para empezar a viajar en bicicleta y así fue desarrollando su espíritu aventurero. Primero, en compañía de amigos y luego solo fue probándose con la bicicleta durante un mes seguido o dos. Y así empezó a definir su sueño Aún conservo algunas tarjetas postales de aquellos primeros viajes: Tibet, Jordania, Venezuela. Leo textualmente:

Salva Rodríguez, junto al profesor Manuel Montoya y a los ciclistas de 'Pedaladas por la Vega' /A.A. “Buenas, estoy en Mérida, Los Andes. Descanso un par de días en esta ciudad estupenda mirando el pico Bolívar y compañía. Ahora quizás vaya hacia Colombia o hacia la Gran Sabana, es decir, a que me asalte la guerrilla o a que me coman los zancudos.”

Viviendo en Cazorla, cuando ya parecía acomodado a la rutina del profesor interino, un día decidió prepararse por fin las oposiciones. No para tener un destino definitivo, sino para poder pedirse rápidamente una excedencia. Ese día empezó, en realidad, su sueño. Dar la vuelta al mundo en bicicleta. Recuerdo una frase suya muy reveladora: “Los hombres no hemos nacido para estar siempre sentados en un sofá”.

Yo creo que para cumplir un sueño hace falta tener ilusión, unas circunstancias favorables, mucho tesón y una buena dosis de suerte. Salva lo tenía todo. Los que lo conocemos sabemos que es muy independiente: hace lo que le da la gana, que es el colmo del éxito; que puede llegar al límite de la obstinación y en cuanto a la suerte, no he conocido a nadie con tanta como él. Parece que lleve encima una constelación de estrella fugaces y un ejército de ángeles guardianes. No exagero. Es envidiable.

El 24 de enero de 2006 Salva se despidió de nosotros y emprendió un viaje de cuento. Salió de Granada rumbo al África en una bicicleta, con algunas cosas nuevas y otras de toda la vida. En la calle nadie reparó en él y nadie sabía donde iba. Nueve años y medio después ha cumplido un sueño. 116 lunas de viaje, 145.000 kilómetros por los cuatro continentes y tres libros de viaje: África, Asia y América, que le han servido para financiar una parte de su aventura.

No son los típicos libros de viaje que usaríamos como guía turística, a pesar de su estructura didáctica y sus rutas fascinantes por lugares remotos. La trilogía es una crónica social y antropológica, en primera persona, que nos devuelve a los relatos mágicos del maestro Kapuscinski. Una mirada lúcida, honesta y audaz sobre el planeta.

Un verdadero viaje épico que su autor, Salva Rodríguez, nos presenta ahora en su tierra, Granada. Bienvenido, amigo.

Julio Grosso Mesa

(Nota: Texto de la presentación de los libros de Salva Rodríguez, realizada en la Librería Picasso de Granada,  el 10 de septiembre de 2015)


salva-rodriguez-invitacion

 

 

Información relacionada

Federico García Fernández: Un viaje de cuento (Artículo de Opinión, IDEAL, 31/10/2015)

Salva Rodríguez, el cicloturista granadino, regresa a su tierra tras recorrer 145.266 kilómetros repartidos por los cuatro continentes (Entrevista con audio, IDEAL EN CLASE, 8/9/2015)

 

 VER GALERÍA DE IMÁGENES:

ARTÍCULOS DE JULIO GROSSO MESA INCLUIDOS EN IDEAL EN CLASE:

 «Ojos que vuelan» (22/08/2015)

«El efecto Ratatouille» (24/07/2015)

«Somos vídeo» (30/06/2015)

«Las islas mínimas» (21/01/2015)

«Vecinos 2.0»  (17/01/2015)

«Gran turismo»(02/09/2014)

«La vida por delante» (17/08/14)

«Verano azul» (29/07/14)

«Señales»  (09/03/14)

«Cultura en Televisión»  (15/01/14)

«De la impunidad»  (13/12/13)

«El buen maestro»  (12/11/13)

«Generación invisible»  (28/10/13)

«Puedes cambiar de ciudad» (13/10/13)

«La educación vivida» (22/09/13)

«La televisión no ha muerto»  28/08/13                  

«Match Point»(30/07/13)

«Gestos e imágenes de Barack Obama» (16/11/2012)

«Educación, humanidad y respeto»   (09/08/2012)

«De espaldas a la Alhambra»   (19/06/2012)

«Viaje al universo de Punset » (16/02/2012)

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *