Vehículos singulares, 35: José Garrido y su Mercedes 200D de 1967

Otras de sus grandes aficiones ha sido la cacería hasta el punto de llegar a gastarse 3.000 pesetas mensuales en gasolina en su desplazamientos desde Bilbao a Granada que se quedaron en 300 con el Mercedes nuevo. «Al principio casi lo abandoné al empezar a haber otros coches que andaban bien, porque este para ponerlo a 120 km tiene que favorecerle el terreno», aclara. Luego se compraría un Mercedes 230. Pasado el tiempo decidió recuperarlo pues nunca le había dado un disgusto pese a venir desde Bilbao «cientos de veces» en época de cacería lo que le suponía más de dos mil kilómetros, ya que en aquellos años «los únicos llanos, eran los de la Mancha y cruzar Despeñaperros había que pensarlo».

jose-garrido-y-su-mercedes-200D-salpicaderoPese a que en un viaje a Córdoba que le tocó detrás de un camión y pensó en cambiarlo pues su falta de reprise le impedía adelantarlo al final decidió no hacerlo, ya que «en casi 50 años no me ha dado ningún mal rato y le he cogido cariño». Al preguntarle detalles del mismo nos explica que «tiene 13 caballos fiscales y un manual que no lo trae ningún coche, con todas las piezas, hasta el último tornillo y cómo va colocado». También nos aclara que tiene seis o siete Mercedes funcionando y otros tres en reparación. Tanta es su devoción por esta marca que nos cuenta que en una ocasión fue a Stuttgart (Alemania), «donde lo fabrican para decirles que yo tengo uno de toda la vida». Cuando le insistimos que de donde le viene tanta admiración por esta marca recuerda que incluso antes de cumplir los 18 años conducía un Mercedes180 de la familia Romero, que llamaba mucho la atención. Por esa época también conducía camiones americanos del ejército enviados para la guerra civil que luego se utilizaron en la construcción del Pantano de Cubillas.

«En la época de Franco cualquiera no podía tener un Mercedes, pues estaban muy limitados. En España entraban tres o cuatro, uno para el Ministro, otro para el cónsul… Ahora es distinto» nos cuenta. También que había que solicitarlo con mucha antelación y algunas veces, dependiendo del modelo, había que esperar hasta tres años. A ello añade que «los coches de importación tenían un impuesto de lujo de 3.000 pesetas al año, por eso lo puse como ‘gran turismo’ que hacia que cuando el avión aterrizaba había que llevar los viajeros a Granada para lo que había coches muy grandes: Dodge, Chrysler,… Me ahorré el impuesto pero me obligaba a llevar la SP (Servicio Público). Entonces no había ITV pero tenía que pasar sus revisiones como coche público».

Vehículo que destaca por su amplitud y comodidad por lo que en varias ocasiones le han pedido para llevar novias a la iglesia. Servicio que ha realizado su hijo Diego, otro gran aficionado al mundo de los vehículos clásicos y propietario, entre otros muchos, de un Singer, único en España. José explica que su Mercedes adornado «es el no va más. Lo preparaba una chica de una floristería de la plaza Bibrambla que me lo ponía precioso con sus lazos y tantos cromados como tiene y un centro en la parte trasera», recuerda.

 


jose-garrido-y-su-mercedes-200D-parte-traseraUn ‘Colas’ fiable y de gran durabilidad

El Mercedes 200D se considera la última evolución de los famosos ‘Colas’ de diseño ‘Fintail’. La carrocería
está adornada de fábrica con gran profusión de cromados y embellecedores. Los parachoques montan originalmente el doble bigote de las versiones lujo. Su motor diésel de 2.000cc de innegable fiabilidad y durabilidad. Están dotados de un motor OM621 4 cilindros, bomba de inyección Bosch y rendimiento 55 CV. La velocidad máxima es de 130 km/h y su consumo ronda los nueve litros a 100 km/h.

Próxima entrega: Juan Manuel Megías y su Cadillac DeVille de 1968

INFORMACIÓN RELACIONADA, VEHÍCULOS SINGULARES: 

01: José Antonio Ruiz y su Javelin del 73

02: Serafín Martínez y su Cadillac del 75

03: Javier Dolz y su Chevrolet Camaro SS del 72

04: Antonio Manuel Romero y su Citroën 2CV del 76

05: José Antonio Pérez y su Authi Morris del 68

06: Emilio Martínez y su Vespa del 59

07: Carlos Aravaca y su Overland de 1914

08: Raúl Hernández y su Ford Maverich del 72

09: Juan José Aguilera y su Chevrolet del 50

10: Lluis Vilaplana y su Jaguar MK 2 del 60

11: Juan Jiménez y su Triumph Spitfire MK IV del 72

12: Vanessa López y su Citroën 11 Ligero del 47

13: Rosendo Sánchez y su Renault Monaquatre del 32

14: Juan José Muñoz y su Mercedes Benz de 1965

15José María Morales y su VW Escarabajo 1303 del 73

16: Juan Hurtado y su Hurtan T2 del 86

17: Juan Maturana y su BMW R75/5 del 76

18: «Francisco Vallejo y Opel Regent de Luxe de 1933»

19: «Sergio Martín y su Guzzi Hispania 49 cc»

20: «Gregorio Blánquez y su Tecnam P92»

21: «José Javier Molina del Pozo y su Mercedes 170 SD»

22: «José Manuel Rodríguez y su Citroën DS (Tiburón)»

23: «Eloy López Menchén y su Peugeot 202 de 1938»

24:«Francisco Molina y su Fiat Balilla descapotable de 1932»

25: «David ‘Boliche’, su motocarro ROA y su Harley Davidson, 750 cc de 1937»

26: «José Juan Soria y su Plymouth Chrysler de 1932»

27: «Belén Briñas y su Renault Fuego GTX de 1982»

28: Jorge Cruz y su Mercedes 170 S de 1937

29: Sandro Berni y Vanessa López y su BMW con sidecar de 1939

30: José Martín Viana y su Fiat Torpedo 503 de 1925

31: María José Miralles y su Vespa de 1955

32: Diego Garrido y su Singer de los años 50

33: Araceli Becerril y su Daimler DS 420 del año 1968

34: Jacinto Spínola y su Norton 500 de 1946

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *