Vehículos singulares, 44: Juan Espadafor y su Citroën B14G de 1928

juan-espadafor-2-salpicaderoLa tradición industrial se remonta a su abuelo que tenía una fábrica de conservas, vinos y aceites, bebidas refrescantes y bodegas de vinos, para lo que traía su materia prima por ferrocarril desde Manzanares a Pinos Puente que en la estación cargaba en carros provistos de toneles de 40-44 arrobas para llevar a la bodega que luego suministraba por los bares de Granada. Al acabar la guerra civil estuvo interno en los Escolapios y la familia se traslada a Granada donde el padre tendría cinco o seis «sucursales» (bodegas) una en plaza Nueva, otra en Gran Vía a la que los clientes llamaban ‘la casa madre’,…, «lo que permitía hacer la peregrinación del copetaje». Al casarse se independizó de su hermano y continuó con la tradición montando una pequeña fabrica de gaseosas que tuvo que duplicar al año y dos años más tarde tuvo que trasladar. Así hasta que puso la embotelladora «muy competitiva» en la carretera de Jaén, en los terrenos que ocupa actualmente Alcampo y Mercadona y el edificio Espadafor, donde embotellaba las carbónicas y el vino común.

Después llegarían las bebidas sin alcohol que califica como «una historia de sentido común, pues la gente bebedora de alterne y conversación no podía tomarme cinco copas e irse para casa tambaleándose. Por eso elaboramos una bebida con todas las características del vino mezclada con mosto de manzana y salió una bebida muy agradable como es el vino sin alcohol ‘Castillo de Salobreña’. Los bares aumentaron la clientela pues podían tomarlo las mujeres y los niños. A él siguieron todos los licores sin alcohol que están teniendo muchísimo éxito» y cuyo proceso de fabricación nos mostró. Al cumplir los 65 años, Juan deja su cargo como consejero en la empresa en agosto de 2014, y pasa el testigo a sus hijos, aunque diariamente suele acercarse por las instalaciones. Desde entonces dispone de más tiempo para dedicarse a sus aficiones entre las que se cuenta conducir coches antiguos y clásicos, de los que posee varios modelos.

«Los coches clásicos me han gustado desde siempre», afirma con rotundidad antes de explicar que el primero que tuvo fue un Ford A de dos plazas con el ‘ahí te pudras’ que le dio muchas satisfacciones pues lo cogía mucho. En las últimas dos décadas es su hijo quien los compra y él los disfruta. Así llegó a sus manos hace dos décadas el B14G de 1928 «con la luz de carretera mediante dinamo independiente y magneto que hace la distribución de la chispa». Como prueba del estupendo estado nos demuestra que tras medio año parado prácticamente arranca a la primera. «Llevaré con él unos 20 años, vino andando desde Jaén y lo puse a punto. Como este habrá otro en Granada», añade.

Un «todo acero» con una gran aceptación

juan-espadafor-3-motorEn Citroën B14G ‘todo acero’ fue presentado en el Salón del Automóvil de 1927. Cuenta con un motor de 4 cilindros en línea con agujero 1539 cm3, racing 70×100 mm que le proporciona 22 caballos de verdad las 2 300 r / min. El avance del encendido es por magneto o fijado por Voltex y la batería de 6 V – 60 Ah . Tiente tres marchas sincronizadas y frenos de tambor de accionamiento mecánico con servo. La velocidad máxima que alcanza es de 80 km/h. El peso medio de este modelo ronda los 1100-1245 kilogramos y sus dimensiones son 4,180 metros de largo por 1,410 m de ancho y 1,80 m de alto. Este modelo consiguió un gran éxito debido a su precio competitivo en comparación con la competencia. Entre 1926 y 1928 se fabricaron 127.600 unidades de Citroën B14.

Próxima entrega: Tomás Gómez y su moto Rondine Sport 125

VER GALERÍA DE IMÁGENES:

INFORMACIÓN RELACIONADA, VEHÍCULOS SINGULARES: 

01: José Antonio Ruiz y su Javelin del 73

02: Serafín Martínez y su Cadillac del 75

03: Javier Dolz y su Chevrolet Camaro SS del 72

04: Antonio Manuel Romero y su Citroën 2CV del 76

05: José Antonio Pérez y su Authi Morris del 68

06: Emilio Martínez y su Vespa del 59

07: Carlos Aravaca y su Overland de 1914

08: Raúl Hernández y su Ford Maverich del 72

09: Juan José Aguilera y su Chevrolet del 50

10: Lluis Vilaplana y su Jaguar MK 2 del 60

11: Juan Jiménez y su Triumph Spitfire MK IV del 72

12: Vanessa López y su Citroën 11 Ligero del 47

13: Rosendo Sánchez y su Renault Monaquatre del 32

14: Juan José Muñoz y su Mercedes Benz de 1965

15José María Morales y su VW Escarabajo 1303 del 73

16: Juan Hurtado y su Hurtan T2 del 86

17: Juan Maturana y su BMW R75/5 del 76

18: «Francisco Vallejo y Opel Regent de Luxe de 1933»

19: «Sergio Martín y su Guzzi Hispania 49 cc»

20: «Gregorio Blánquez y su Tecnam P92»

21: «José Javier Molina del Pozo y su Mercedes 170 SD»

22: «José Manuel Rodríguez y su Citroën DS (Tiburón)»

23: «Eloy López Menchén y su Peugeot 202 de 1938»

24:«Francisco Molina y su Fiat Balilla descapotable de 1932»

25: «David ‘Boliche’, su motocarro ROA y su Harley Davidson, 750 cc de 1937»

26: «José Juan Soria y su Plymouth Chrysler de 1932»

27: «Belén Briñas y su Renault Fuego GTX de 1982»

28: Jorge Cruz y su Mercedes 170 S de 1937

29: Sandro Berni y Vanessa López y su BMW con sidecar de 1939

30:José Martín Viana y su Fiat Torpedo 503 de 1925

31: María José Miralles y su Vespa de 1955

32: Diego Garrido y su Singer de los años 50

33: Araceli Becerril y su Daimler DS 420 del año 1968

34: Jacinto Spínola y su Norton 500 de 1946

35: José Garrido y su Mercedes 200D de 1967

36: Juan Manuel Megías y su Cadillac DeVille de 1968

 37: Ángel Prieto y su tractor Lanz Bulldog de 1958

 38: Miguel Ángel Martínez y sus ‘cuatro magníficas’ Guzzis

 39: Antonio Gutiérrez y sus dos Renault Siete

40: Antonio Sevilla y su Rolls Royce de 1936

41: José Javier Molina del Pozo, ‘Molinilla’ y su Mercedes 220S Ponton de 1959

42: Nicolás Hernández-Carrillo Lozano y sus Hispanos Suiza

43: Octavio Castellano Luque y su Volkswagen T2 de 1976

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *