Gil Craviotto presenta su traducción de la novela ‘Sebastian Roch’ de Mirbeau y mañana participa en una mesa redonda sobre pederastia

«Cuando leí este libro en francés y vi los escándalos de pedofilia que hay en España me pareció que el libro de Mirbeau no había perdido actualidad por lo que se podía traducir para que se conozca en España el primer libro que se escribió sobre este tema», aclara al interrogarle por las motivaciones que le han llevado a traducir este libro cuya acción se inicia en 1862, es decir en los últimos años del monarca galo, Napoleón III. A ello añade que es «un libro que, como ha dicho la crítica francesa, rompió un tabú de siglos, pues no se podía hablar de pedofilia en los colegios de curas, pues era algo que sabían las élites de todo el mundo pero de lo que nadie se atrevía a hablar. El primero que rompió ese tabú fue Octave Mirbeau con su libro ‘Sebastian Roch’. Abusos sexuales a menores que como explica en el estudio preliminar puede tener bastante de autobiográfica pues el anticlerical y antimilitarista Mirbeau vivió durante cuatro años -los mismos que Sebastián Roch- en un colegio de jesuitas, aunque «la crítica moderna no ha logrado averiguar si fue violado por un cura», entre otras cosas porque nadie ha podido consultar el expediente por el que fue expulsado del centro. Se diferencia también en que Mirbeau no muere joven como el protagonista de la obra.

Guerra de silencio

  francisco-gil-craviotto-2
 

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Libro cuya traducción se «ha alargado durante mucho tiempo pues no me he dedicado a la traducción ocho horas al día sino que ha sido ha ratos. Podemos estar hablando de casi un año pues hay que tener en cuenta que la novela tiene casi 400 páginas», indica. Además de la pederastia la novela aborda otros muchos temas muy interesantes como la educación pues hace una crítica muy dura de cómo era la enseñanza en la época de Napoleón III que «dicho sea de paso los niños no se refieren a él por su nombre sino como ‘el usurpador’». Otra de las motivaciones para su traducción ha sido «la guerra del silencio» a la que fue sometida esta novela, muy al contrario que la anterior, esencialmente antimilitarista ‘Le Calvaire’ (El Calvario) que tuvo un éxito extraordinario además de hacer que se tuviera que batir en cuatro o cinco duelos de los que salió ileso y cuyas críticas hicieron que fuese un éxito de ventas. «Al ser anticlerical y antimilitarista la derecha francesa que dominaba casi toda la prensa en lugar de hablar de ella negativamente optó por el silencio total lo que hizo que pasara no desapercibida pero sin apenas dejar rastro», aclara.

Antimilitarismo que está muy presente en la segunda parte de ‘Sebastián Roch’, donde se pone igualmente de manifiesto su antipatía por la nobleza. En el prólogo se culpabiliza también a la familia y a la sociedad. «Los tres elementos –familia, sociedad y colegio- constituyen lo que Pierre Michel llama “la sainte Trinité”, en la que se basa la ‘educastración’, que pide la burguesía, realiza el colegio y el libro denuncia», afirma. Mirbeau quién también escribió teatro, libros de viajes y abordó la crítica de arte, en especial de los impresionistas, introdujo la introspección en el alma de los personajes, hasta el punto de ser considerado como «el primer escrito freudiano de Francia», lo cual se puede apreciar en esta novela en la importancia que tienen los sueños. Novela que comienza con un narrador omnisciente que controla todo y que desaparece en la segunda parte donde se pasa a la primera persona, mediante unas supuestas memorias de Sebastián Roch, escritas cinco años después de salir del colegio. «Creo que es una novela que no ha perdido actualidad como demuestra la escandalera que tenemos en Granada con los Romanones o en Lyon con otro caso parecido y que merece la pena leer», concluye el traductor.  

 francisco-gil-craviotto-presentacion

francisco-gil-craviotto-mesa-redonda

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *