José A. Mesa y José L. Garzón realizan una exhaustiva investigación sobre José María Carulla que vendió su Biblia en verso a la Abadía del Sacromonte

Con independencia el interés de Carulla y de su arduo trabajo que le ocupó durante siete u ocho -en un principio él calculaba que podían ser trece o catorce- lo cierto es que esta publicación puede servir de modelo de investigación local por la cantidad de fuentes y rigurosidad a la hora de ofrecer conclusiones. Ilustrada en portada con un cuadro de Gabriel Morcillo que viajó con su creador hasta Madrid en 1915 para pasar a propiedad del Museo de Arte Moderno de la capital en 1922 donde permanece hasta 1934 y desde aquí pasar a Málaga y aterrizar a mediados de 1942 en el Museo de Bellas Artes de Granada, donde continua, aunque no expuesto. Carulla que por su ideología ultraconservadora y personalidad se granjeó numerosas burlas entre sus coetáneos tiene también autores que lo tratan de forma ecuánime. Así lo entienden Mesa y Garzón cuando reproducen la semblanza que le dedicó el periodista Pedro Gómez Aparicio que comienza con «era don José María Carulla un tipo extraordinario en el que extrañamente se mezclaban la religiosidad, el iluminismo, la inspiración, la audacia, el quijotismo y la absoluta falta del sentido del ridículo y de la realidad». Aclaran que muchos de sus contemporáneos «lo veían como un loco pero de loco no tenía nada» y coinciden «en que al tratarse de un personaje poco conocido y tergiversado estaba necesitado de que se le hiciera un estudio objetivo. Hemos procurado ponerle en el lugar que le corresponde, aparte de su calidad como versificador».

jose-antonio-mesa-y-jose-luis-garzon-1Ese fue el punto de arranque de este libro en el que se repasa con detalle la vida de Carulla, tanto como persona (primer capítulo en el que abordan su nacimiento, traslado a la capital de España, venida a Granada, tardío matrimonio con una mujer a la que le lleva 30 años hasta el final de su vida), también como personaje (aspirante fallido a zuavo pontificio, viajes a Italia para sus audiencias papales con Pio IX, León XIII y Pío X y sus publicaciones periodísticas), así como un completo repaso a su producción literaria, tanto en prosa como en verso e incursiones en el mundo de la dramaturgia. Luego vendrán los capítulos dedicados al laborioso trabajo de la Biblia en verso que concluye con un epígrafe dedicado a su adquisición por parte de la abadía del Sacromonte en febrero de 1917. Originales, con sus correcciones y tachaduras que han podido ser consultados por los autores que los agradecen las facilidades brindadas por el rector de la misma, Juan Sánchez Ocaña, así como por la profesora María Luisa García Valverde.

«Al parecer accedieron a comprársela por la mala situación económica en que se encontraba y acordaron pagarle 400 pesetas que debía ser mucho dinero en aquella época», añaden. «La Biblia en verso es lo que más popularidad dio a Carulla», afirman los autores al tiempo que aclaran que versificó toda la Biblia. Viejo y Nuevo Testamento, aunque solo publicó los primeros libros en la revista «ultracatólica, apostólica y romana» ‘La Civilización’ que se editaba en Madrid, pero que dejó de publicar tras sacar el libro de Judit, hecho por el cual algunos consideran que no fue capaz de concluir su propósito.

Curiosidades

Entre los capítulos curiosos el libro está el dedicado a su también poco fructífera labor como dramaturgo pues tradujo varias obras del italiano y compuso ‘La mujer rica’ que le dio más de un quebradero de cabeza pero que llegó a conseguir que se representara en Madrid,… aunque solo se dieran tres funciones. Igualmente el capítulo titulado ‘Memoria de Carulla’ en el que, además del episodio referido al cuadro realizado por Morcillo, se completa con otros sobre ‘Carulla visto por Carulla’ y los ‘Gazapos sobre carulla’ en el que se recoge un exhaustivo recorrido por los errores más comunes cometidos por escritores y periodistas de todas las épocas hasta concluir en el acuerdo de la Asociación de la Prensa de Granada que en enero de 1997 aprobaba incluir el nombre de este personaje en el conocido barrio de los periodistas. Se completa la publicación con una interesante selección de textos y amplio epistolario mantenido por Carulla con Jacinto Verdaguer, Luis Seco de Lucena, Pérez Galdós, Menéndez Pelayo, Gabriel Morcillo, entre otros. Para terminar, explican que «el apellido Carulla de esta rama se acaba en Granada, pues tuvo un hijo que estuvo en el ejército y puso una imprenta en la Calle Gracia que a su vez tuvo una hija, catedrática de instituto que murió soltera».

El libro


Título: La Biblia en verso. Tras los pasos de José María Carulla’ (Ed.),

Autores: José Antonio Mesa y José Luis Garzón,

Editorial: AVM

Páginas: 278

Precio: 16 euros

jose-antonio-mesa-y-jose-luis-garzon-3-portada

 

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *