Ramón Martínez presenta en el Cuarto Real su segundo libro ‘Secuencias de piel sobre el invierno’

El libro cuenta con un doble prólogo, por una parte ‘Poesía al abordaje’, de Raquel Lanseros, «gran poeta y bellísima persona», a la que ha tenido la ocasión de conocer personalmente en el pasado Festival Internacional de Poesía y de presentar en una lectura poética celebrada en Fuente Vaqueros, que afirma de la poesía de Ramón que «es palabra cercana, comprensible, emoción hecha piel -o secuencia de piel, parafraseando el título del presente libro- que trepa por la enredadera de la intuición y se cuela por la ventana abierta del pensamiento».

También destaca su «lenguaje claro, directo, delicado y hermoso, logra el milagro de la comprensión y de la conmoción, de la poesía como camino». Por otra parte, su segunda prologuista, Remedios Sánchez, con la que ha compartido proyectos literarios, se deshace en piropos para su poesía y para su persona, al explicar al principio de su texto titulado ‘Memoria escrita en tiempo presente’ que «los dos pertenecemos a la cultura de la resistencia, del esfuerzo y del compromiso con la palabra».

Igualmente que en la segunda obra de Ramón «se refuerza su voz en torno, siempre, a la palabra amor» convertido en «brújula que guía hasta el último verso» de un hombre «bueno, consagrado a su familia y a la docencia. Y a construir poemas donde se revela la memoria de un amor que, para sus protagonistas, siempre se escribe en presente de indicativo». El autor responde que Remedios ha tenido «la capacidad para encontrar la emoción, me describe tal como soy y sus halagos me han llegado al corazón».

ramon-martinez-1
OÍR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Influencias

El poeta explica la existencia de dos tendencias en la que se están moviendo, sobre todo, los poetas que han nacido después de 1970, y que como él están buscando su sitio. «Una sería esa especie de poesía trasatlántica donde se encontraría la poesía de la experiencia donde yo me encuadraría y la otra, más relacionada con las vanguardias», aclara antes de añadir que «mi poemario lo encuadraría dentro de la ‘Poesía de la Incertidumbre’, donde las emociones afloran con un lenguaje inteligible y cuidado, aparentemente sencillo, pero que intenta buscar unas resonancias en lo que es la musicalidad».

Reconoce que el amor en todas sus facetas está muy presente, pero también el desamor y otros aspectos de la vida como esas personas con las que nos encontramos y a las que no hacemos caso como es el caso del típico mendigo de la calle o hasta los dioses, hoy tan cuestionados. También tiene muy claro que su poesía «llega a todo el mundo, incluido a personas que no habían leído poemas con anterioridad». Igualmente que en su obra hay claras reminiscencias de su paisano García Lorca, que se pueden rastrear en varios poemas, especialmente en el último, que con estructura dialogada recuerda a la poesía pero también al teatro lorquiano.

Eso sin descartar la influencia de otros poetas más cercanos en el tiempo como Daniel Rodríguez Moya, Fernando Valverde, la citada Raquel Lanseros, Ana Merino, Ángeles Mora, Luis García Montero, Antonio Carvajal, e incluso del otro lado del Atlántico como Jorge Galán, Andrea Cote, Francisco Ruiz Udiel «y otros muchísimos poetas que tomo como referencias pues son base de mis lecturas y, luego, también de mi escritura».

ramon-martinez-4-invitacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *