Paralizadas las pruebas externas de la LOMCE, otros modos de evaluación son posibles y necesarios

Por una parte, las reválidas, tal como estaban diseñadas (pruebas tipo test) restringen gravemente la enseñanza y el aprendizaje a lo requerido por las pruebas (teaching to the test), cuando una sociedad del conocimiento requiere otro tipo de habilidades y competencias. Por otra, el rendimiento de cuentas (accountability), al usarse para rankings, pretende presionar a las escuelas para mejorar, dando criterios a los clientes para elegir centros, en la más pura estrategia mercantil. Aparte de no ser ética (castigar a los establecimientos peor situados, sin ofrecer nada a cambio), distrae a los estudiantes del mejor aprendizaje y a los profesores de la mejor enseñanza, para concentrar a ambos en lo que piden en las pruebas. Otro tipo de rendimiento de cuentas (mejor llamarlo “responsabilidad por los resultados”) es posible, en modos no reduccionistas del aprendizaje ni competitivos entre escuelas.

Cuando los padres y madres (CEAPA) se oponen a las pruebas en Primaria, aconsejando no llevar a sus hijos al colegio el día de la prueba, es porque temen consecuencias no deseables, desconfiando que puedan servir para la mejora. Pero si hay que oponerse a estas pruebas, tal como las plantea y sitúa la LOMCE, es porque su información no vemos pueda servir para tomar medidas de apoyo y recursos adicionales en los contextos y centros más deficitarios. Más bien, entienden que al igual que en los países en que se ha empleado y de los que la LOMCE ha tomado dichas pruebas, empeoren a los centros por la mera clasificación y, particularmente, por la población a la que atienden a los centros públicos.

  Pero no nos engañemos. Garantizar el derecho a una buena educación para todos en todos los lugares, que ahora mismo no lo está, precisa de dispositivos (externos, además de internos) que posibiliten evidenciar en qué grado está asegurado y a las escuelas dar cuentas de los niveles de educación ofrecida. La cuestión es, más bien, cómo hacerlo 

Pero no nos engañemos. Garantizar el derecho a una buena educación para todos en todos los lugares, que ahora mismo no lo está, precisa de dispositivos (externos, además de internos) que posibiliten evidenciar en qué grado está asegurado y a las escuelas dar cuentas de los niveles de educación ofrecida. La cuestión es, más bien, cómo hacerlo para que, en lugar de abocar a una competencia entre escuelas o a proporcionar criterios en la elección de los clientes, potencien la mejora interna con los recursos oportunos suplementarios donde más lo precisen. El asunto no es, pues que los servicios públicos (como la educación) no cuenten con ningún tipo de evaluación externa, dejando su funcionamiento al arbitrio de los particulares, sino “rediseñar” los sistemas de evaluación vigentes, de modo que puedan capacitar a las escuelas para promover una mejor educación al servicio de la equidad de la ciudadanía. Sobre esto sabemos que va en una dirección contraria a la planteada en la LOMCE. Por eso, podemos felicitarnos por su paralización, pero ello no exime de buscar otras alternativas.

Un uso alternativo, se enmarca en un nuevo paradigma de pensar la responsabilidad de las escuelas y del profesorado: en lugar de evaluar por test y castigar, apoyar para mejorar los aprendizajes. Ahora se cambia el foco del control al apoyo, del rendimiento burocrático a la responsabilidad “pública” por el trabajo desarrollado, del rendimiento de cuentas a la autonomía profesional, de la calificación individual del alumnado a la evaluación de centros y del sistema. La edad del rendimiento de cuentas, bajo la regulación neoliberal, ha pasado. Pero eso, en su lugar, es preciso otras vías, como el control público y exigencias de la ciudadanía por una buena educación, mediante un rendimiento de cuentas democrático en la esfera pública.

 

(*) Antonio Bolívar Botia. Catedrático de Didáctica y Organización Escolar. Universidad de Granada

OTROS ARTÍCULOS DE ANTONIO BOLÍVAR INCLUIDOS

EN IDEAL EN CLASE

«Dejar al alumnado en el ‘limbo’» (31/05/2016)

«Las críticas al discurso pedagógico, de nuevo revividas» (21/04/2016)

«La repetición de curso, ese pesado lastre que no cesa» (26/02/2016)

«Formación del profesorado y carrera profesional a debate» (16/12/2015)

«Un Libro Blanco de la Función docente: ¿Compensar el olvido?»(11/11/2015)

«La buena práctica, más allá de normativas y regulaciones»(24/09/2015)

«Las competencias son los contenidos, sus niveles las notas habituales»  (20/05/2015)

–  «Las competencias que vienen, las competencias que van»  (16/02/2015)

 «Provocar un nuevo caos en el sistema educativo»  (5/02/2015)

– «Responsabilidad colectiva por los aprendizajes y aprendizaje profesional» (5/11/2014)

– «Un nuevo curso cargado de incertidumbres» (27/09/2014)

–  «Los “nuevos” currículos de ESO y Bachillerato: Caos en cortar y pegar» (21/06/2014)

– «De nuevo PISA…, de nuevo la misma cantinela»  (06/05/2014)

– «El nuevo currículo básico de Primaria. Incorporar las competencias»(15/03/2014)

– «Las competencias básicas: ¿volver a desandar lo andado?» (30/02/2014)

– La nueva FP Básica: ¿“truco estadístico” para rebajar el abandono, vía de salida o verdadera cualificación profesional? (30/11/2013)

– «¿Puede venir el liderazgo pedagógico por el nombramiento oficial?» (19/10/2013)

– «Una propuesta curricular al margen de la sociedad de la información»  (07/09/2013)

– «Elección de centro escolar: ¿quién elige a quién?» (29/06/2013)

– «Tantas las reformas y tan poco el cambio» (22/05/2013)

– «Usar la evaluación para mejorar la enseñanza» (29/04/2013)

–  «Transformar las dificultades en oportunidades»  (21/03/2013)

– «Volver a políticas educativas fracasadas» (14/02/2013)

  «Quid pro quo: De nuevo, ¿Ética alternativa a la Religión?» (19/01/2013)

– «Nuestros déficits en organización y la LOMCE» (07/12/2012)

– «Declarar autonomía, cuando se recentraliza» (08/11/2012)

– «Hastiados de reformas educativas» (21/10/2012)

– «De nuevo, la dirección pedagógica de los centros» (29/10/2011)

– «¿Hasta dónde abrir otra puerta, sin caer en la segregación?» (02/04/2011)

–  «Para la enseñanza, los mejores» (04/03/2011)

–  «PISA, sin novedad» (11/12/2010)

–  «Una profesión administrativamente desprofesionalizada» (23/11/2010)

–  «Esperando a Superman» (25/10/2010)

–  «Una dirección pedagógica» (30/09/2010)

– Entrevista: Antonio Bolívar: «Evaluar competencias no tiene sentido si no se trabajan de modo congruente en clase» (10/06/2009)

Visitar también:

Web personal http://www.ugr.es/~abolivar/
Revista: http://www.ugr.es/~recfpro/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *