Francisco Bautista Toledo: «Las acuarelas de Antonio Vela»

 
El pintor profundiza en este tema mediante el trabajo de sus acuarelas, difícil empresa expresiva dificultada por la fluidez, y ligereza, acuosa. Salva felizmente los escollos encontrados, siendo la conclusión de su labor una propuesta de atractiva visualización.
 
antonio-vela-1
 

 

Autor: Antonio Vela. 

Título: Carlos V en Granada. 

Lugar: Centro Cultural Gran Capitán.

Fecha: Del 14 de junio el 10 de julio.

Las acuarelas de Antonio Vela son equilibradas, sobrias, de recuerdo sublimado hacia la memoria perfecta. Capta la luz de Granada, los tonos dorados de sus mañanas y atardeceres, el rojizo esplendor que da aura a la ciudad. El silencio de sus calles, la historia presentida que se esconde en sus fachadas, el deseo de transformación de los tiempos viejos hacia un futuro glorioso, de sólida reciedumbre, triunfo de la razón. 

Antonio Vela ofrece una obra de contenido detallista, composiciones armónicas, hábil configuración de la figura minuciosa, gracias al dominio de la pincelada fina, técnica controlada, oficio como acuarelista.  En sus cuadros el color aparece contenido, brillante, sin cegar y dejar posos de borrosidad luminosa. Consigue piezas de limpieza cromática, variedad en los tonos usados, nivelación visual en el peso de los colores expuestos en ellas.

 El conjunto mostrado reitera estilos clásicos, temas castizos, visualizaciones ya holladas por otros, pero el autor, al centrar su mirada en el mundo del emperador-rey, sabiendo trasmitir el alma de la ciudad renacentista, la idea oculta que justifica su arquitectura, convierte su producción en interesante, que junto con la destreza del artista en la conclusión de las acuarelas, transforma la muestra en signo de calidad. Gusta al público ¿que más se le puede exigir?
 

(*) Francisco Bautista Toledoes crítico de Arte en el diario IDEAL de Granada.

 
VER GALERÍA DE IMÁGENES, I :
 
(Se recomienda encender los altavoces, dar al play y poner a pantalla completa)
 
 
 
VER GALERÍA DE IMÁGENES, y II:
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *