Montessori a través del inglés: diversión en el Summer Camp en Alemania

Summer-Camp-Maria-Montessori-a5Cuando un grupo de docentes europeos tiene ideas propias afianzadas y va creciendo a lo largo de los años a través de la amistad pueden surgir iniciativas como esta: la inauguración de un campamento de verano internacional. Esta propuesta se ha hecho realidad este verano a través de la escuela Montessori de Wittengberge en un campamento rodeado de naturaleza en Klein Lüben, en el que nos hemos reunido alrededor de cuarenta participantes procedentes de Inglaterra, Italia, Turquía, Alemania, Afganistán, Portugal y España.

El Summer Camp ha estado organizado a través de worshops propuestos por los docentes y del propio alumnado, puesto que la finalidad ha sido crecer juntos, dialogar, intercambiar ideas, propiciar la colaboración, facilitar la sonrisa y la aceptación de los demás y hacer de todos un grupo con raíces desde la felicidad, de ahí su nombre: 1st International Summer Camp Maria Montessori: Happiness in education. Los talleres han sido muy variados: Cooking, Nature in Art, Nature and Life, Yoga and Mindfulness, Music, Photography and International Games. Una visita a Belín, la apertura de puertas a la escuela Montessori de Wittergerge y las conferencias sobre una educación inspiradas en Happiness at school no podían faltar en nuestro programa.

Las rutinas más destacables en esta aventura se podrían resumir en las siguientes ideas: Summer-Camp-Maria-Montessori-a2

  • Cada mañana, tras el desayuno, nos reuníamos de forma amable y relajados para participar en la asamblea general sentados al mismo nivel y hacer así una puesta en común de lo que se quería hacer a lo largo del día. Los niños y niñas podían escoger en qué querían dedicar su tiempo y con quién.
  • En su tiempo libre tenían distintas alternativas para disfrutar tales como practicar deporte en Lüben (correr por la zona, baloncesto, balonmano o fútbol), ir a jugar, a nadar o a pescar al río Karthan, hacer mandalas con elementos naturales o hacer grupo musical con distintos instrumentos… ¡No había tiempo para aburrirse!
  • Los alimentos y el agua estaban a disposición de todos a lo largo de todo el día y cada quién se podía surtir de los mismos según su necesidad.
  • La organización de la cocina y las tareas de las comidas del día se consensuó a través de una lista de colaboradores para cada día de acuerdo con el desayuno, el almuerzo y la cena. De este modo, grandes y pequeños participaban en una tarea tan real como la vida misma y se hacían responsables de forma natural.
  • Las noches estaban amenizadas por música de guitarras, teclados y voces. Sin olvidar las fogatas en las que se contaban historias hasta que cada quién se despedía de forma amable hasta el próximo día.

Esta interiorización de cómo vivir en la naturaleza con otros niños y niñas de Europa, así como con la mascota de Lüben, el perro Monty, ha hecho que el grupo valore aún más lo importante que es convivir en armonía, respetarse, ser partícipe dentro de un grupo dentro de la propia libertad, sentir la felicidad mientras uno aprende a ser y a hacer y por supuesto darle un valor aún más importante a la comunicación y a los idiomas, puesto que aunque el idioma utilizado ha sido el inglés, se han oído lenguas de distinta índole y eso ha hecho que los niños y adultos se planteen nuevos retos.

Me quedo con las palabras del grupo de educadores en la conferencia sobre Happiness at school:

  • “El maestro debe respetar a sus niños y niñas. Se debe ser maestro de vocación y ser natural. Si el maestro escucha al alumnado con cara amable recibirá mayor participación de ellos. El maestro ha de ser flexible y comprender al alumno, ver sus límites y virtudes pero sin calificar ni darle matizaciones.”
  • “Para garantizar el éxito y la felicidad en la clase, es importante que el docente le ofrezca al niño EL DERECHO A CRECER según sus posibilidades, siempre con feedback para la mejora, descartando enfoques sancionadores, para que gane autoconfianza y autoestima en su proceso de aprendizaje.”
  • “Una frase para recordar de John Dewey: Education is not preparation for life: education is life itself.”

El éxito del aprendizaje está garantizado si los educadores están motivados, son felices haciendo su trabajo y tratan a los niños de forma respetuosa y cariñosa.

Todos aprendemos de todos. Estos han sido los fundamentos básicos de esta 1st International Summer Camp Maria Montessori en Alemania. Las docentes granadinas Esther Ruíz, Lucía Talero y yo, Yolanda Egea, nos llevamos todos estos principios e ideas para aplicarlos en nuestro día a día en la educación.

Un agradecimiento enorme a nuestros colegas europeos por hacer posible esta semana tan inolvidable para todos los participantes, John Murray, Peter Awe, Indira Kaviratna, Hugo Amicis, Lia Petrocelli, Simone Ahrend y Leman. Seguiremos abriendo fronteras y creando puentes por una educación más viva y humana.

 

Carmen Yolanda Egea Bernet
C.E.I.P San Miguel de Armilla
@YOLANDA_EGEA on Twitter

Summer-Camp-Maria-Montessori-a3

Summer-Camp-Maria-Montessori-a4

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *