Vehículos singulares, 65: Antonio Arredondo Ibarra y su Ford A – Doble Phaeton de 1929

Antonio-Arredondo-Ibarra-y-su-Ford-A--Doble-Phanton-de-1929---2-salpicadero«Desde muy joven uno de nuestros hobbies son tanto las motos clásicas como los coches», comenta de entrada este industrial, que desde hace casi 42 años desarrolla su actividad profesional en un almacén de materiales de calefacción, fontanería y aire acondicionado, tanto en Baza como en polígono Juncaril de Granada. Así mismo, nos cuenta que tiene varias motos, principalmente Guzzi y Vespas, y que en cuanto a coches «estamos en vías de adquirir alguno más». Casado y con dos hijas, afirma que, a la mayor que reside en Málaga le encantan «y a los nietos ni te cuento, son forofos de los coches clásicos. Cuando vienen tengo que sacar el Ford A y darle un paseo por la ciudad». De este coche que tiene en un estado impecable nos informa que llegó a sus manos hace unos ocho años y que lógicamente su estado era muy diferente al que presenta en la actualidad para lo que ha tenido que «gastar muchísimo tiempo y dinero para terminar de restaurarlo». Así mismo, comenta que lo localizó en Murcia, donde había llegado procedente de la embajada de Montevideo, de ahí la matrícula original que aún lleva en la parte delantera.

En cuanto a su historia señala que el vehículo se fabricó para el embajador de EE.UU en Uruguay que se lo vendió a su chófer particular cuando se retiró. Luego uno de los familiares de este conductor se lo trajo a Murcia a quien él se lo compró. En general estaba mal de motor, carrocería y pintura, para lo que ha hecho una restauración completa que requirió un pulido completo, restaurado de la tapicería, ruedas nuevas y motor nuevo que ahora tiene un sonido limpio como recién salido de fábrica, al igual que el aspecto tanto del exterior como interior del vehículo. «El 99 por ciento lo he arreglado yo, aunque he contado con la ayuda de algún mecánico de la zona», aclara antes de insistir que esta labor le gusta mucho, e incluso llegó a comprarse un torno para fabricar las piezas que necesitaba para lo que tuvo que aprender a tornear.

Respecto a sus características nos indica que el motor tiene una potencia de 2300 cc y 38 CV «que era lo que había en la época». Aunque el cuentakilómetros mide la velocidad en millas, indica que «lo máximo que he alcanzado son los 85 km/h que ya es bastante». Antonio Arredondo es el tesorero del Club Amigos de las Motos y Coches Clásicos de Baza con los que, siempre que puede, participa en salidas y rutas a razón de una o dos al mes, a partir de la primavera y una concentración en la feria batestana de septiembre a la que acude gente con motos prácticamente de toda España. Tanto en éstas como en otras salidas está acostumbrado a que la gente gire la cabeza a su paso y que aprovechen cualquier parada para hacerse fotos junto a su vehículo, aunque a veces la gente se sube en los guardabarros «y eso no me gusta tanto».

Antonio-Arredondo-Ibarra-y-su-Ford-A--Doble-Phanton-de-1929---tapon-radiador-con-termometro

Matrícula histórica y tapón de radiador con termómetro

Cuenta este Ford A con cuatro ruedas de radios de varilla, más la de repuesto que lleva en la parte de atrás. En la parte delantera se observa el tapón de radiador con termómetro que permite al conductor ver la temperatura desde su asiento. Hace seis años y medio que Antonio Arredondo lo declaró como histórico. «Tardé más de dos años para poder terminar de restaurarlo y mientras fui preparando la documentación pues cuando un coche viene del extranjero es bastante complicado y lento», informa. También que, dependiendo del coche y hasta donde se tenga que desplazar el ingeniero, el certificado de catalogación como vehículo histórico puede costar entre 300 y 400 euros. Respecto a la ITV de estos vehículo que han de pasar cada cinco años, señala que por sus características es «un poco blanda». El Ford A, fabricado entre 1927 y1931, fue el segundo gran éxito de la marca tras su predecesor, el Ford T, que había estado 18 años en producción. Los primeros modelos salieron de fábrica el 20 de octubre de 1927, aunque no se pusieron a la venta hasta el 2 de diciembre. Entre sus ventajas figuraban la nueva caja de cambios de tres velocidades, los amortiguadores hidráulicos y el sistema de frenado en las cuatro ruedas. Sus dimensiones son 4.191 m de largo, 2.629 m de ancho y 1.702 m de alto.

Próxima entrega: Los hermanos Mercado y sus motos Montesa Yaya, Montesa Brío 81 y ROA

 

VER GALERÍA DE IMÁGENES:

 

 

INFORMACIÓN RELACIONADA, VEHÍCULOS SINGULARES: 

01: José Antonio Ruiz y su Javelin del 73

02: Serafín Martínez y su Cadillac del 75

03: Javier Dolz y su Chevrolet Camaro SS del 72

04: Antonio Manuel Romero y su Citroën 2CV del 76

05: José Antonio Pérez y su Authi Morris del 68

06: Emilio Martínez y su Vespa del 59

07: Carlos Aravaca y su Overland de 1914

08: Raúl Hernández y su Ford Maverich del 72

09: Juan José Aguilera y su Chevrolet del 50

10: Lluis Vilaplana y su Jaguar MK 2 del 60

11: Juan Jiménez y su Triumph Spitfire MK IV del 72

12: Vanessa López y su Citroën 11 Ligero del 47

13: Rosendo Sánchez y su Renault Monaquatre del 32

14: Juan José Muñoz y su Mercedes Benz de 1965

15 José María Morales y su VW Escarabajo 1303 del 73

16: Juan Hurtado y su Hurtan T2 del 86

17: Juan Maturana y su BMW R75/5 del 76

18: «Francisco Vallejo y Opel Regent de Luxe de 1933»

19: «Sergio Martín y su Guzzi Hispania 49 cc»

20: «Gregorio Blánquez y su Tecnam P92»

21: «José Javier Molina del Pozo y su Mercedes 170 SD»

22: «José Manuel Rodríguez y su Citroën DS (Tiburón)»

23: «Eloy López Menchén y su Peugeot 202 de 1938»

24:«Francisco Molina y su Fiat Balilla descapotable de 1932»

25:  «David ‘Boliche’, su motocarro ROA y su Harley Davidson, 750 cc de 1937»

26: «José Juan Soria y su Plymouth Chrysler de 1932»

27: «Belén Briñas y su Renault Fuego GTX de 1982»

28: Jorge Cruz y su Mercedes 170 S de 1937

29: Sandro Berni y Vanessa López y su BMW con sidecar de 1939

30:José Martín Viana y su Fiat Torpedo 503 de 1925

31: María José Miralles y su Vespa de 1955

32: Diego Garrido y su Singer de los años 50

33: Araceli Becerril y su Daimler DS 420 del año 1968

34: Jacinto Spínola y su Norton 500 de 1946

35: José Garrido y su Mercedes 200D de 1967

36: Juan Manuel Megías y su Cadillac DeVille de 1968

 37: Ángel Prieto y su tractor Lanz Bulldog de 1958

 38: Miguel Ángel Martínez y sus ‘cuatro magníficas’ Guzzis

 39: Antonio Gutiérrez y sus dos Renault Siete

40: Antonio Sevilla y su Rolls Royce de 1936

41: José Javier Molina del Pozo, ‘Molinilla’ y su Mercedes 220S Ponton de 1959

42: Nicolás Hernández-Carrillo Lozano y sus Hispanos Suiza

43: Octavio Castellano Luque y su Volkswagen T2 de 1976

44: Juan Espadafor y su Citroën B14G de 1928

45:Tomás Gómez y su Rondine 125 Sport de 1954

46: Francisco Torralbo y su Mini Minor de 1968

47: Manuel Aguayo y su Gordini de 1962

48: Paco ‘Pico’ y su Seat 131 de 1977

49: Francisco Antequera y sus motos NSU de 1956

50: José Antonio Escudero y su camión Ford Thames de 1958

51: Francisco Javier Robles y su Renault Ondine de 1964

52: Manuel ‘Regalo’ y su fabulosa colección de SEAT 600

53: Alberto Garrido y su Citroën C5 de 1922

54: Antonio Morales y su moto Ardilla 52 de 1955

55: José María Martínez y su camión Ford AA de 1929

56: Pepe García y su Seat 850 Coupé de 1968

57: Obdulia Tamayo y su Toyota Cressida de 1982

58: Toni Moya y sus bicis SuperBH y Orbea de los 50

59: José Enrique Camacho y su Pierce Arrow de 1934

60: Manuel Cecilio Amador y su Seat 1500 de 1964

61: Francisco Mercado y su Simca Barreiros de 1967

62: Miguel Serrano Maldonado y su Cadillac Sedan de 1939

63: Sonia Vidal Romero y su Seat 850 de 1970

 

64: Juan Antonio Navarra y su Renault 4/4 de 1956

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *