Mariluz Escribano presenta en el Cuarto Real su quinto poemario y el último número de la revista EntreRíos

El miércoles, 5 de octubre, a las 18,30 horas, tendrá lugar en el Cuarto Real de Santo Domingo la presentación del libro ‘El corazón de la gacela’ de Mariluz Escribano, publicado por Ediciones Valparaíso, bajo la dirección de Javier Bozalongo. El acto estará presidido por el alcalde de Granada, Francisco CuencaPatricia Maldonado y Rosa Márquez en representación de la Fundación La Caixa; la profesora de de la UGR, Remedios Sánchez y el director de la editorial. Así mismo, en este acto tendrá lugar la presentación del último número de la revista EntreRíos, Revista de Artes y Letras.

– ¿Qué tal? ¿Cómo se encuentra?
– Me encuentro sentada. Tengo una mielitis transversal que no me deja andar, o sea, que regular, mentalmente bien pero ya son tres años y pico de sufrimiento, de no poder hacer nada y de no poder moverme mucho. Cumplí los 80 en diciembre por lo que ya mismo me toca sumar uno.

– En cualquier caso, imaginamos que ilusionada con la presentación de su quinto poemario
– Sí, claro porque se ha ido retrasando a cuenta de mi estado general pero dispuesta a llevarla a cabo el día 5 de octubre.

Mariluz Escribano, autora de 'El corazón de la gacela' / A. ARENAS
Mariluz Escribano, autora de ‘El corazón de la gacela’ / A. ARENAS

– ‘El corazón de la gacela’ es el título de esta obra que lleva como portada un montaje fotográfico en el que se ve una gacela y al fondo uno de los torreones centrales de la Normal, ¡Muchas historias personales y familiares entre esos muros! ¿Verdad?
– Muchas. Mi padre fue quien dirigió la construcción del edificio y lo inauguró con Niceto Alcalá Zamora. En definitiva su estancia como director de la Normal le costó la vida y eso marca mucho. Yo entré muy chica, en parvulillos. Hice la carrera de magisterio junto con la de Letras, es decir que mi vinculación con el edificio es muy grande. Además en ese edificio he enseñado Literatura cerca de 30 años y mi madre fue también catedrática de Lengua y Literatura. O sea, mi vinculación es doble, por mi padre, desparecido, al que no conocí porque tenía 8 meses cuando lo mataron y mi madre que constantemente fue un apoyo y una ayuda.

– Tantas historias personales y vivencias como las que ocupan las páginas de su último poemario, en el que recurre al verso para contar poemas dedicados a su padre, a la pérdida de la infancia, y otros episodios personales como la llegada de los hijos y su compromiso social militante con Granada y con la literatura. ¿Por qué a los poetas les gusta tanto desnudar su intimidad en el papel?
– A lo mejor porque hemos tenido muchos años de silencio pues prácticamente era imposible hablar de nada y luego porque son unas cuestiones tan íntimas y dolorosas que me ha costado mucho hablar del tema de mi padre. Ahora lo hago con mucha facilidad, pero hace unos años no se me ocurría. Era un tema casi tabú.

– «Envejecen las cosas y también las palabras: / ahora me cuesta mucho escribir estos versos», escribe en este libro que terminó de imprimirse hace ahora un año. Su anterior poemario ‘Umbrales de otoño’ obra ganadora del Premio Andalucía de la Crítica se publicó en 2013 ¿Han sido problemas de salud lo que ha hecho que se demore su presentación o el hecho de estar dedicada a otros menesteres?
– Sí, porque la verdad cada vez que salgo a la calle estoy relativamente incómoda, muy bien acompañada como hoy por Remedios Sánchez y amigos como Javier Bozalongo. Independientemente de eso yo he escrito poco porque he tenido una misión mucho más importante que es criar a cinco hijos y, por consiguiente, ha habido lapsos muy grandes donde no he escrito nada. Desde este premio me cayó la mielitis lo que ha hecho que baje el ánimo.

gacela– En el proemio que precede a las cinco partes en las que se divide el libro escribe: «Después de tantas lluvias / y atardeceres lentos, / ahora es tiempo de paz, / de paz y de memoria». ¿Siente la necesidad de plasmar en el papel sus ideas y vivencias antes de que las borre el olvido? ¿Por qué el verso y no un libro de memorias en prosa?
– Bueno, porque me es mucho más fácil y cómodo hacerlo en verso. No sé porqué tengo la manía de que los endecasílabos no me cuestan trabajo, ni tampoco los heptasílabos. Lo prefiero a hacer un párrafo y luego otro. También porque tendría que tener muchos más datos del tema de mi padre que no los tengo. Me he conformado con hacer lo que sabía pues mi madre era muy reacia a hablar del tema de mi padre. Eso lo averigüé yo rebuscando en un armario donde estaban todos los papeles. No sé si debería decirlo pero me está molestando muchísimo el tema de García Lorca. Tanto empeño y dinero por buscar los restos de Federico y los demás que cayeron ¿qué? ¿no los nombramos? ¿No nos ocupamos de ellos? ¿Qué ha pasado con el rector de la Universidad, con mi padre director de la Normal,… Creo que está en la fosa común del cementerio y que los alumnos de Medicina iban a buscar esqueletos,…

– Precisamente en la última parte del libro, “La gacela pensativa”, cierra con otros poemas que evocan la Granada de la posguerra, pero lo hace con un tono de reconciliación: «Pido el perdón del mundo para los asesinos / aquellos que mancharon sus manos con la sangre / de muchos de los nuestros dejándonos sin padres, / dejándonos sin hijos y sin pan para el hambre. / Pido la paz del mundo para todos» ¿Qué opina de la Ley de la Memoria Histórica?
– La verdad es que estoy un tantico alejada del tema y de los propósitos de esta gente que lo que pretende es hacer un muro enorme en las tapias del cementerio con todos los nombres de los fusilados. Creo que se ha paliado un poco con el monumento de Eduardo Carretero de los fusilados en el cementerio, es decir republicanos. Con eso me siento confortada.

– Sus críticos literarios le reconocen un uso del lenguaje sencillo, asequible a cualquier persona. En palabras de José Sarria «de escribir poemas con las palabras de todo el mundo, aunque creando los poemas que no conseguiría escribir todo el mundo». ¿Esa búsqueda deliberada de aparente sencillez obedece a querer llegar a un público lo más amplio posible?
– Siempre he tenido el propósito de ser clara y diáfana en lo que escribo para llegar a un público más amplio y, sobre todo, al público que entienda lo que digo pues hay poetas no hay manera.

– Se confiesa al margen de grupos, camarillas y cenáculos literarios. ¿A qué obedece este deseo de neutralidad?
– La verdad es que no lo hago a propósito. Posiblemente es que no sabría escribir como ellos. Me refugio en lo que yo sé y puedo hacer.

– En este acto se va a aprovechar para presentar el último número de la revista EntreRíos, Revista de Artes y Letras, concretamente el número doble. ¿Qué novedades presenta? ¿Quién participa?
– La dirijo a medias con Remedios que como refuerzo es importantísimo. Yo me ocupo más de la parte estética porque EntreRíos cumple una doble misión, literaria y artística. También de pedir colaboraciones y de elegir los dibujos.

EntreRíos, número 23-24: 30 en vanguardia

Mariluz Escribano, junto a Remedios Sánchez y Javier Bozalongo /A. ARENAS
Mariluz Escribano, junto a Remedios Sánchez y Javier Bozalongo /A. ARENAS

A. A. GRANADA

Remedios Sánchez nos cuenta que ya llevan once años trabajando y gracias al esfuerzo de Mariluz Escribano la revista ha ido consagrándose. EntreRíos es una publicación que se distribuye a través de los Centros Cervantes, al tiempo que se envía a multitud de universidades para que se conozca lo que se está haciendo en la literatura española contemporánea y en el arte. Este número, con más de cien páginas y a todo color, titulado, ’30 años en vanguardia’, es un monográfico sobre poesía joven y por eso está ilustrada por el Niño de las Pinturas. «Generosamente, Raúl ha ilustrado todo el número, desde la portada hasta la última página», indica. En él los lectores van a encontrar las 30 voces de poetas en español que han considerado más representativas de lo que se está haciendo ahora, al margen de la tendencia a la que pertenezcan.

«Se van a encontrar pluralidad, independencia y heterogeneidad. Participan autores de diferentes países y diferentes estéticas, a la par que críticos que defienden posturas incluso encontradas. Para nosotros es fundamental el apoyo del Ayuntamiento de Granada que ha apostado por la revista desde sus inicios en 2005 hasta ahora que esperamos renovar el apoyo con el nuevo ayuntamiento y también de la Caixa que se ha implicado de una manera rotunda y eso en un momento de crisis en el que muy pocas revistas están sobreviviendo tiene una importancia capital pues está permitiendo llevar la mejor poesía y narrativa que se está haciendo en lengua española».

Por su parte, Javier Bozalongo, editor de la revista y del poemario muestra su «gran satisfacción» por contar con Mariluz en su catálogo pues «es una de los granadinos más importantes y no podía faltar. Lleva unos meses de recorrido y ha tenido una buena acogida y ahora ha llegado el momento de presentarlo en sociedad con la autora».

OIR AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Ir a descargar

gacela y portada revista

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *