Ruta CAL, 2016: ‘Por las orillas del mar de las Ánforas

 

Veinticuatro chavales del popular barrio granadino de La Chana, estudiantes de 1º de Bachillerato del I.E.S. Severo Ochoa de Granada, acompañados por dos profesoras, Carmen Rojo Peñalver y Lydia Torres Martín, se han beneficiado de una beca concedida por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

“Por las orillas del Mar de las Ánforas”, es la ruta científica, artística y literaria que han realizado por tierras de Cataluña y de la Comunidad Valenciana, la semana del 9 al 15 de octubre del presente año. Dicha ruta ha transcurrido de forma conjunta con otros veinticuatro alumnos y alumnas, y dos profesores, de un centro de Zamora, el I.E.S. U.L. de Zamora. En toda la ruta, dos monitoras del Ministerio han ido marcando las pautas a seguir, así como la propuesta de las actividades. Barcelona, Tarragona, Peñíscola y Valencia son algunas de las ciudades visitadas a lo largo del programa.

CASTILLO DE PEÑÍSCOLA

Las becas, convocadas por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, dentro del Programa Nacional para la Educación Complementaria de Alumnos “Rutas Científicas, Artísticas y Literarias, Año 2016”, 112 en total para centros educativos sostenidos con fondos públicos, de las cuales solo 16 para el nivel de bachillerato, propiciaron una alta demanda a nivel nacional, muy superior en número a la oferta publicada.

El Jurado que propuso la adjudicación de esta ayuda al centro, tuvo en cuenta criterios de evaluación que valoraron altamente la calidad del proyecto presentado, por su contenido pedagógico, su incidencia en la mejora de la acción educativa de los participantes en el marco del currículo de las áreas del conocimiento trabajados, el carácter innovador para el fomento de los aprendizajes permanentes y de conocimiento, objetivos claros y realistas, plan de trabajo bien definido, interés y motivación para los alumnos y las alumnas.

Fue en el mes de abril, cuando se comunicó a las dos profesoras la concesión de la beca. Ilusionados, alumnos, padres y profesoras, se pusieron “manos a la obra”: contacto con el otro centro, intercambio de información sobre los centros y las respectivas ciudades, proyecto a desarrollar en común antes, durante y tras la ruta, etc.

Ambos centros han realizado un recorrido multidisciplinar y transversal y los alumnos y alumnas han tenido la posibilidad de complementar los conocimientos adquiridos en el aula con el descubrimiento de su aplicación y utilidad en la vida diaria. Han comprobado in situ la utilidad de los conocimientos de ciencias, artes y humanidades que ofrece el territorio nacional y, dado que el nivel educativo del alumnado para el que se solicitó es de 1º de bachillerato, la relación con posibles salidas en el ámbito profesional y laboral.

ESTADIO OLÍMPICO DE MONJUIT

La ruta

La ruta, con una apretada agenda diaria, partió de Barcelona, donde los chicos y chicas tuvieron la ocasión de visitar el Parque Guëll, la Sagrada Familia, el Jardín Botánico, el Museo Marítimo y la Universidad Autónoma, así como de callejear por el barrio gótico y las Ramblas, todo recorrido, por supuesto, con libreta en mano para recoger notas, impresiones y experiencias, para una ulterior puesta en común. Talleres literarios, entrevistas en la calle, cuestionarios, búsqueda de elementos arquitectónicos, identificación de especies vegetales,…han sido algunas de las actividades realizadas por los alumnos.

De Barcelona a Tarragona, la ciudad romana. Tarraco sorprendió por su belleza, al igual que la visita a su museo, una visita dinámica y lúdica adaptada al alumnado que en todo momento fue partícipe. Circo, anfiteatro, murallas, calles…vestigios de otra época aún bien conservados que sirven para comprobar que lo que hay en los libros existe, que realmente existe, más allá del papel y del aula.

TALLER LITERARIO EN PARQUE GËLL

Un paseo por el Delta del Ebro para sentir la gran biodiversidad y comprobar cómo el paso del tiempo y la acción humana han transformado el paisaje; y un taller de “Castellers” en Tortosa, fueron las actividades propuestas en los días siguientes. En esta última, además de contemplar la actividad como contenido cultural propio de esta zona geográfica española, se trabajaron aspectos físicos y mentales como el equilibrio, la concentración, la psicomotricidad y la coordinación, y se puso especial ahínco en algo tan importante como es la confianza mutua, en el grupo, para realizar un castillo humano, reforzando pues el aspecto individual como elemento de configuración de un todo, para constituir un todo sólido y viable.

La ruta continuó hacia Peñíscola, con la visita de su castillo templario. Cuestiones históricas, estratégicas, arquitectónicas y culturales fueron las tratadas por el alumnado en esta ocasión y en este paraje de acogedora belleza. Recogida de información, lluvia de preguntas y posterior síntesis de la experiencia, todo registrado en el cuaderno de bitácora que cada alumno portaba desde el comienzo.

VISITA INDUSTRIA- ESMALGLASS

Al día siguiente, ya pasado el ecuador de la semana, la visita realizada fue a una empresa encargada de fabricar y comercializar fritas, esmaltes y colores cerámicos “Esmalglass-Itaca” en Vila-Real, Valencia, situada entre las tres primeras compañías del mundo en este sector. Los participantes en la ruta tuvieron la ocasión de realizar una visita guiada por las instalaciones, pasando por los distintos departamentos, desde la manipulación de la materia prima para obtener los esmaltes, colores, etc. hasta el departamento de diseño gráfico y finalmente exposición. Una visita muy interesante desde el punto de vista científico y profesional, ya que los alumnos tuvieron la oportunidad de hacer preguntas sobre el proceso de manipulación de la materia, ver de cerca el funcionamiento de una cadena de trabajo robotizada, preguntar cuestiones sobre los programas informáticos para el diseño de los motivos, etc.

Como actividades de fin de ruta, visita a la Ciudad de las Artes y de las Ciencias; avistamiento de aves en la Albufera, uno de los humedales más extensos de España, y paseo en barca “entre cañas y barro”, por la misma, con degustación de paella. Recorrido histórico-cultural por el centro de Valencia, como colofón.

En la Ciudad de las Artes y las Ciencias el alumnado apreció las características arquitectónicas del complejo, participó activamente en experimentos científicos propuestos en las distintas dependencias, asistió a exposiciones y posteriormente hizo síntesis y valoración de la visita.

Disfrutar de la naturaleza, contemplar el vuelo de las aves, recorrer la Albufera en barca entre los cañaverales y sentir la biodiversidad en la piel, fue una de las actividades más apreciadas por los adolescentes. Saber reconocer las aves tras la observación de sus características, pasear por la playa recogiendo conchas, y desgraciadamente basura, y finalmente, un taller de cocina con degustación de paella,… si bien los contenidos fueron intensos, relajaron la jornada al realizarse al aire libre.

Y la estancia llegaba a su fin. Por el casco histórico de Valencia, los alumnos descubrieron una ciudad monumental, dinámica, abigarrada y amable. Disfrutaron visitando los principales puntos de interés, escuchando las explicaciones de las guías sobre la “Lonja” o las curiosidades sobre tal calle o tal edificio.

PLAYA DE LA DEVESA-ALBUFERA DE VALENCIA

Así pues, “una semana para no olvidar y que marcará nuestras vidas”, según palabras de los participantes. Entrevistas a turistas, repaso de literatos importantes, estilos arquitectónicos dispares, ciencia en acción, taller gastronómico, taller astronómico, gymkana arqueológica, creadores de poemas, investigadores científicos, balance al finalizar cada jornada y puesta en común…son las actividades y los roles, algunos de ellos, que han desarrollado y vivido a lo largo de estos siete días.

Al final quedó todo esto, y sobre todo, el haber conocido a otros veinticuatro chavales de su edad, con parecidos intereses y no muy diferentes de ellos, aunque cada grupo perteneciese a comunidades distintas. Días para convivir, charlar, experimentar, aprender practicando y ampliar conocimientos, autogestionar emociones. Semana que acabó en lágrimas dulces por la despedida, pero con la esperanza y la ilusión de estrechar los lazos generados. Desarrollo personal y humano, tan necesario y vital en nuestros días, que con este tipo de actividad se potencia por su carácter integrador, el fomento de las habilidades sociales y el desarrollo de la convivencia.

2 thoughts on “Ruta CAL, 2016: ‘Por las orillas del mar de las Ánforas

  • 27 octubre, 2016 en 6:21 pm
    Permalink

    gracias por esta esperiéncia ,de verdad algo inolvidable

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *