Vehículos singulares, 77: Paco Martín y su Renault 5 de 1981

La oportunidad de conocer a los ‘Gasolinas’, Paco y Pepe Martín Yáñez, nos la brindó David Martínez ‘Boliche’, organizador de la exposición de ‘Motos en el trabajo’, celebrada en Quéntar a finales de agosto pasado. Paco colaboró con él aportando algunos de sus vehículos y en el momento de la inauguración nos dimos a conocer al tiempo que nos invitó a visitar su finca del ‘Blanqueo’, donde guarda algunas de sus ‘joyas con ruedas’. Aceptamos y fuimos estupendamente recibidos los que nos dio la posibilidad de conocer algunos detalles de sus historias personales, los coches y motos que posee, las exquisitas hortalizas que cultiva en su pequeño huerto y el buen orujo que elabora en este paraje que lleva por nombre el del primer camping que se conoce en Granada, que fuera propiedad de Fernando Dávila Ponce de León.

«En Pinos Genil, Dúdar o Quéntar yo soy Pacorro», nos cuenta de entrada este gasolinero de la Zubia que heredó de su padre el apodo. Su infancia estuvo muy ligada al tranvía que subía a Sierra Nevada, pues afirma haber nacido en la vivienda de la estación ya que su abuelo era el encargado del mantenimiento de las vías desde Pinos al Charcón pasando por Maitena, en tanto que su abuela, -y a veces su madre y tías-, atendía al teléfono y cambiaba las agujas. «Allí me críe hasta los 9 años y a esa edad mis padres decidieron trasladarse al Camino de Ronda. He seguido viniendo todas las veces que puedo a Pinos Genil, especialmente al cortijo del Blanqueo, muy cerca de la antigua fábrica de celulosa, porque aquí tengo un terreno y los coches», añade. Paco tiene en la actualidad 61 años de edad, de los que 39 ha trabajado en la estación de servicio, también con la mecánica de sus motos y coches.

Paco Martín y Ángel García Tamayo junto al Seat 127, Seat 600 y Renault 5 de 1981 / A. ARENAS
Paco Martín y Ángel García Tamayo, junto al Seat 127, Seat 600 y Renault 5 de 1981 / A. ARENAS

«Siempre me ha gustado la mecánica pero no puedo dedicarme a ella cien por cien» nos comenta con su habitual buen humor. Renglón seguido nos muestras sus tres utilitarios que ha arreglado en sus escasos ratos libres. Uno de ellos es un Seat 127 anaranjado que compró a un hombre mayor de Chite, otro un Seat 600 que posee desde hace casi 30 años y que igualmente perteneció a un hombre mayor que había cerrado una fábrica de calzado. «Fui con un amigo que iba a comprar zapatos, lo vi y me lo traje. Estaba muy mal, la junta culata quemada pero también lo echamos a andar», comenta del ‘seíllas’ blanco. En cuanto, al Renault 5 TX explica que se lo pasó su primo Paco Martínez a condición de que lo arreglara. «Le han salido una pila de cosas pero se ha quedado en condiciones», indica al tiempo que añade que «los tres han pasado la ITV y están listos para circular aunque circulan poco».

De este Renault 5 TX GR8513I, de 1981 (aunque la aplicación Matrículas Españolas nos señala que su año de matriculación es 1983) nos cuenta que venía de fábrica con los colectores Iresa aunque no los tenía, por lo que se los ha puesto al igual que el tubo de escape, también requirió el arreglo de los frenos y una capa de pintura. «El coche vino andando, ahora va como un león sin melena, traía su apertura rápida de carburación y sus llantas de aluminio de fábrica. Tiene 1.397 cc y dándole consume los 9 litros, sobre todo, cuando abría los dos cuerpos». Además de estos coches cuenta con las siguientes motos: una Velosolex, una Sanglas, tres Vespas, un Isocarro, una Dnepr con sidecar y dos Guzzis.

 
Paco Martín y su Renault 5 de 1981 03/09/2016 FOTO: ANTONIO ARENAS
El Renault 5 de Paco Martín, ante la estación del tranvía de Pinos Genil /A. ARENAS

Virtudes y defectos del R5 TX

Arturo Andrés (Autopista nº 1186, 6/3/1982) ofrecía un interesante estudio de esta marca y modelo. Comienza con un cuadro acerca de sus virtudes y defectos. A saber, entre las primeras incluye el precio para su equipamiento, el escalonamiento y mando del cambio, el bajo consumo del motor, el confort por suspensión y nivel sonoro, los potentes y resistentes frenos, la viabilidad, luces y equipo auxiliar y el equipo de ruedas. En cuanto, a sus principales defectos que suponemos no compartirá Paco Martín, establece, la suspensión demasiado blanda, la dirección lenta y pesada, el rendimiento del motor, calefacción de escasa potencia, los asientos muy perfecionables y una carrocería muy vista. El sucesor del Renault 5 TS incorporaba la cilindrada de 1.397 cc y una caja de cambios de 5 marchas. Otras de las novedades fueron los neumáticos 155/70 y el faldón delantero de origen ‘Copa’. Cuenta con 4 cilindros en línea y su potencia fiscal es de 63 CV.

Próxima entrega: Miguel Molina y su MG de 1979 y 2 CV Furgoneta de 1976

Ver ANTERIORES VEHÍCULOS SINGULARES 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *