Agustín Sánchez Mezcua, una huella imborrable

Agustín Sánchez Mezcua falleció el pasado 15 de octubre tras una enfermedad que ha vivido dignamente con la entereza y ánimo que siempre le han caracterizado. Es difícil encontrar una persona de la que todo el mundo hable bien y que, ejerciendo su profesión de maestro, se gane el respeto y el reconocimiento de todos.

Don Agustín, maestro de profesión, ha dejado una profunda huella allá por donde ha pasado, muy especialmente en Peligros, donde ha vivido los últimos 43 años de su vida y en donde desempeñó la mayor parte de su carrera profesional. Allí además se criaron sus hijos, se rodeó de amigos y se ganó el afecto de muchos, como maestro y director del colegio Manuel de Falla, y desarrollando como entrador una de sus grandes pasiones: el deporte. En estos últimos años ha vivido como un hombre de fe, ayudando en Cáritas y como secretario de la Parroquia.

Don Agustín nació el 22 de noviembre de 1936 en el pueblo granadino de Nigüelas donde sus padres, Ignacio y Pilar, eran maestros de escuela. Cuando era niño su familia se trasladó a Maracena. Cursó el Bachillerato Superior en el Instituto Padre Suárez, obteniendo el título de Maestro de Primera Enseñanza en el año 1958. Mientras estudiaba conoció a la mujer de su vida, Araceli, también estudiante de Magisterio y vecina de Maracena. Desde pequeño mostró su afición por el deporte, jugando en las categorías inferiores del Maracena, donde llegó a jugar con el primer equipo y posteriormente en el Guadix, donde jugó mientras preparaba las oposiciones de Magisterio.

Su primer destino como maestro fue Motril. Y en 1961 obtuvo su plaza en Albuñol. En el año de 1963 se casó con Araceli Barrancos Avidad, también maestra y con la que fundó una familia de la que nacieron cuatro niños varones, Agustín, Jesús, Ignacio y Ángel. Durante estos años continuó su formación obteniendo el título de ATS en 1972 y comenzó su labor de promoción del deporte escolar como delegado de Deportes en los colegios de la Alpujarra baja.

En 1973 se trasladó junto a su mujer e hijos a Peligros y un año más tarde fue nombrado director de las escuelas de Peligros, que en ese momento se encontraban diseminadas por todo el pueblo en varios grupos escolares. En 1982, tuvo el privilegio como director de inaugurar el colegio público Manuel de Falla, logrando la agrupación de las distintas escuelas y la construcción de unas instalaciones modernas acordes a las necesidades de la época. Durante estos años obtuvo el título de profesor de Educación Física para desarrollar una de sus grandes pasiones, el deporte. Una vez que dejó el puesto de director, ejerció su magisterio como profesor de Educación Física en el colegio Manuel de Falla, siendo pionero en el desarrollo de esta actividad en Peligros. En esta época se crearon equipos escolares de distintas disciplinas como el atletismo, fútbol, fútbol sala, voleibol, balonmano, baloncesto, participando en los juegos escolares a nivel provincial y a nivel andaluz, llegando a ser subcampeones de fútbol de Andalucía.

Don Agustín ha dejado una huella imborrable en Peligros, donde sus amigos le echan de menos.

TEXTO: I. RODRÍGUEZ

HOMENAJE DE SUS ALUMNOS
20160125DONAGUSTINJPG

El pasado  24 de enero de 2016,  gracias a la complicidad de sus hijos, se reunieron los alumnos de la promoción de EGB del Colegio Nacional ‘Manuel de Falla de Peligros’, para rendir un sencillo homenaje a quien fué “su maestro” de la promoción 1968-1976, D. Agustín Sánchez Mezcua al que le dedicaron estas palabras: “El fue, sigue siendo y será parte de nuestras vidas y corazones al habernos moldeado como personas tanto en lo docente como en lo humano. Desde estas líneas, una vez más…gracias por todo lo que nos diste. Te queremos”.

La foto fue enviada por MIGUEL SÁNCHEZ LÓPEZ

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *